Seguidores

Google+ Followers

miércoles, 22 de marzo de 2017

Probando... Los Kleenex Ultra Soft

¡Otro estornudo! 😓


Por fin ha llegado la primavera y a pesar de que mi alergia no se considera estacional, sufro los estragos de forma más intensa en esta época. Desafortunadamente y entre otras circunstancias adversas, en mi trabajo estoy rodeada por completo de árboles y plantas, el polen recorre nuestro espacio -vital- y se impregna en nuestra ropa, nuestro pelo y también viaja internamente por nuestro cuerpo, por lo que cada día no puedo olvidar meter en el bolsillo de mi pantalón de trabajo dos cosas: mis pastillas de la alergia y mi paquete de Kleenex.

Hace un tiempo, como os contaba en esta pasada entrada, Testamus me dio la posibilidad de probar los Kleenex Balsam, que si bien nos encantaron (de hecho mi abuela ahora compra estos pañuelos de papel), los encontré un defecto grave y es que una vez los desplegabas para usarlos por primera vez, se hacían varias capas y era complicado volverlos a "componer". Aún así como digo, el efecto bálsamo de la caléndula parecía efectivo y los hemos seguido consumiendo en casa.

Otra de las cosas que siempre podrás encontrar en mi casa casi en cada habitáculo, es una caja de pañuelos de papel para cualquier percance o estornudo que te pueda pillar por sorpresa. Las cajas de por sí son muy chulas y viene genial tenerlas a mano por, como digo, cualquier cosilla que pueda surgir. Y aunque estos Kleenex en concreto son algo más livianos, son muy suaves, cosa que a veces también se echa un poco en falta.

Y aquí es donde entran los nuevos Kleenex Ultra Soft. No sé si todos los que me leéis los habréis podido probar (yo estoy deseando llevárselos a mi abuela, por cierto, alérgica también) pero creo que son los pañuelos más suaves que he probado, por eso lo de Ultra Soft... La verdad es que espero no tener que usarlos demasiado, porque eso significará que mi alergia no me está dejando muy K.O., pero de tener que hacerlo, supongo y espero que esa suavidad se comporte algo mejor con mi nariz llegado el caso. Aparte de esto, otra de las cosas que más me han gustado es su formato, el cual esta vez es mini. Este año tenemos ropa nueva en el trabajo y por primera vez y para mi desgracia -y la de mis compañeros- los pantalones no tienen cremallera en los bolsillos. Es complicado portar llaves de las taquillas, del material, el pastillero de emergencia, el boli para apuntarlo todo en los torneos, el cacao y además, el paquetón de Kleenex, todo lo cual mientras corres para arriba y para abajo con los chicos, se va saliendo del bolsillo hasta acabar vete tú a saber dónde y cómo. En fin, todo esto para decir eso, que se agradece el formato mini para, en lo personal, no hacerme la vida tan complicada. 

Desde Testamus, y por supuesto también desde la propia marca Kleenex, nos aconsejan sobre otras formas de utilizar los pañuelos de papel que se salgan un poco de lo básico, que viene a ser sonarse los moquillos y nos proponen cosas como usarlos a la hora de desmaquillarnos, como detalle en las bodas (no es la primera vez que lo veo, muy socorrido), para ayudarnos con el exceso de sudoración e incluso algunas testadoras hablan de llevarlos siempre en el bolso para cuando sus bebés se manchan o hay que hacer alguna cura. Yo en mi caso ya los he tenido que usar alguna vez para alguno de los peques con los que trabajo, que los pobres tampoco llevan demasiado bien la llegada de la nueva estación.

¡También vale para no pringar todos tus dibujos!

Gracias Kleenex, gracias Testamus. 

lunes, 13 de marzo de 2017

Muestras maquillaje de Lancôme y de colonia Larome

De nuevo os traigo por aquí otro par de muestras que pedí hace un tiempo.

La primera es de un maquillaje que recibí el 13 de Febrero de Lancôme Paris. Es una muestra bastante generosa de 5ml que viene en una cajita y que incluye la información más importante sobre el maquillaje como pueden ser los ingredientes, el color (sólo había la posibilidad de pedir el número tres, supongo que por ser un color intermedio), datos sobre la duración del maquillaje (aseguran 24 horas de confort y sin retoques) y el factor de protección solar que incluye (SPF 15).

Quizá para mí sea un tono algo oscuro, lo comprobaré mejor al ponerlo en contacto con mi piel, pero tengo ganas de probarlo y sobre todo poder constatar de primera mano y en piel grasa, si es verdad eso de las 24 horas sin retoques. De ser demasiado oscuro, simplemente lo mezclaré un alguno de mis otros maquillajes diarios que son seguramente algo más claros. En verano, abusando mucho de la positividad, espero estar un poco más morena y confío que este número tres me sacará un color más acorde al que necesito.

Web de Lancôme Paris: http://www.lancome.es


Las segundas muestras me llegaron el pasado Viernes 3 de Marzo y fueron dos muestras de perfume: una de mujer (número 48) y otra de hombre (número 25). Son las típicas muestras que te vienen en un mini vaporizador y que, gracias a eso, hace que puedas aprovechar mucho mejor y por más tiempo el perfume.

Aún no las he podido usar, pero aún cerradas se atisbaba buen olor de ambas. Y como para mí es indiferente que sean perfumes de hombre o de mujer...

Web de Larome Paris: http://www.perfumeslarome.com

domingo, 5 de marzo de 2017

Casas muy diferentes

La gente siempre me ha considerado alguien especial, diferente, sin que esto implique que sea algo bueno o algo malo. Quizá, y yo creo que así es, simplemente aprecian que no sigo la tendencia de moda y, al hacérseles complicado el etiquetarme en un estilo, la manera más fácil de describirme es esa, rara, extraña, diferente, especial...

Tengo casi 31 años, soy madrileña y desde muy joven prefiero quedarme en casa escuchando música, tocando la guitarra o viendo una película antes que salir de fiesta. De hecho sólo estuve una vez en una discoteca y fue de paso. Mientras que la tendencia aquí es escuchar el reggaeton de moda, yo prefiero la música celta o cualquier versión acústica de alguna canción de pop o rock. ¿Raro? Bueno, diferente. He sido criticada por mis conocidos por llevar pantalones de tiro bajo y de colores porque lo ¿normal? aquí es llevar vaqueros cortos con los bolsillos asomando. Ni más bonito, ni más feo, simplemente diferente y probablemente seguiré siendo así por muchos años, diferente. 

Mis gustos denominados como llamativos por los demás (a pesar de que el llamar la atención sea lo último que me gustaría hacer) van en concordancia para cualquier aspecto de mi vida. Ya he dicho muchas veces que sería muy feliz viajando por el mundo en una Volkswagen, a pesar de que mucha gente se pueda sentir más cómoda en una apartamento o un hotel, más grande, menos asfixiante, con más comodidades... Y como he afirmado en varias ocasiones, a pesar de vivir en una casa normal, un piso de tamaño medio en el que, como todos, tengo que aguantar los gritos y golpes de mis vecinos a cualquier hora del día, haciendo hincapié en la madrugada y la tempranísima mañana porque debe ser cuando más energía les apetece desbordar, en mi mente continúa la idea de poder comprar, primitiva mediante, un tipo de casa muy concreto.

Aquí tenemos tres opciones: la famosa casa victoriana que siempre me atrajo, las casas de madera prefabricadas que tanto me han gustado siempre y... las casas diferentes.

¿Conocéis por ejemplo las casas ecológicas? Fabricadas con barro, con botellas, de paja... Apenas consumen, son autosuficientes y en la gran mayoría de las ocasiones están hechas por uno mismo o por personas con casas similares que pueden ayudarte a encauzar tus ideas, aunque evidentemente siempre interviene un arquitecto o alguien similar que cumpla un mismo trabajo. ¿Conocéis por ejemplo a Michael Reynolds, también conocido como el guerrillero de la basura?


Soy totalmente consciente de que estas casas no se asemejan al tipo de casa existente, común hoy en día y que a mucha gente le pueden llegar a chirriar, por ejemplo a mi madre no le gustan nada, pero para mí tienen algo mágico. No me portaría para nada cambiar mi casa actual por una de estas aunque sea en una versión tiny (minúscula), aunque la mejor opción sería tener un buen trabajo (sí, aquí, en España, lo normal...) y comprarte una como segunda casa para ir a pasar las vacaciones. En Canarias...

Aparte de lo ecológicas que pueden llegar a ser estas casas (he leído que alguna hace un gasto similar al de una bombilla), también son económicas, ya que están construidas con materiales básicos y/o reciclados como pueden ser las botellas, los botes, la paja, el barro, etc., lo que evidentemente y a su vez, también las convierte en unas casas más baratas que en las que solemos vivir.

Podéis encontrar cualquiera de estas fotos en Google usando la palabra clave earthship (nave tierra o barco de tierra traducido al castellano) o en webs como esta: Earthships.


Y si estas casas os están recordando a algo pero no sabéis exactamente a qué, a algunos feamente denominados frikis seguramente les gustará más este otro estilo de casa.

Cambiamos un poco de estilo, pero no nos alejamos de las casas ecológicas, puesto que estas mini casas siguen la línea de casa ecológica, que gasta poco, cuesta poco, es rápida de construir y por supuesto, es muy original.

¿Algún fan de El Señor de los Anillos?

GREEN-HOMES-EN from REVOLUTIONARY TECHNOLOGIES on Vimeo.

 
 

Aquí tenemos Hobbiton, la Comarca en versión estadounidense que ha copiado el estilo de las casas en las que vivían los hobbits y las ha hecho realidad. Esta aldea se llama Green Magic Home y en ella se pueden encontrar las típicas casas enterradas en las que vivían Bilbo Bolsón y sus compañeros. Son prefabricadas, se instalan en tres días y puedes hacerte con una a partir de los 15.000€.

Si nada de esto te convence y tienes un poco (mucha) de maña, puedes hacer como Ash, que a pesar de que suene muy Pokemon, es otro fan más de los muchos que hay de El Señor de los Anillos y que un día decidió que podría hacerse una mini casa al estilo Tolkien en su jardín. Y así lo hizo... Nada que envidiar a las demás.
Tenéis más fotos aquí.

¿Con cuál os quedaríais?

miércoles, 22 de febrero de 2017

Esas pequeñas cosas

Un bocadillo de Nocilla. Perdón, un bocadillo de crema de cacao, que no Nocilla y tampoco Nutella. Ese bocadillo de crema de cacao es lo que ha desatado esta entrada. Y es que me ha llevado a pensar lo feliz que soy y lo felices que somos o podemos llegar a ser todos con las pequeñas cosas de la vida que normalmente suceden en nuestro día a día.

Yo soy una persona negativa por naturaleza. Bueno... Por naturaleza y porque en ocasiones tengo también toda la mala suerte del mundo, pero dejémoslo en que está presente en mi naturaleza. Eso, en cierta manera, hace que me cueste más ver las pequeñas cosas que me hacen feliz en el día a día, pero no impide que de vez en cuando las atisbe.

Hoy me estoy comiendo un bocadillo de crema de cacao después de unos quince años (quizá más) sin haberla probado. El otro día pude comer chocolate en tableta después de más o menos los mismos años sin haber podido hacerlo. Y es cierto, cada vez que me quiero dar uno de esos caprichos, me tengo que dejar el sueldo del mes casi de manera literal (soy una persona alérgica, lo cual hace que el precio de estos productos se encarezca y lo cual también intensifica que me dé cuenta de lo bajo que es mi salario), pero merece la pena. No hay mal que por bien no venga que dicen.

Incluso hay pequeños momentos que nos provocan cierta felicidad y que competimos muchos en gran medida. Seguro que como yo, habéis escuchado a gente decir que le encanta escuchar llover cuando están calentamos en la cama. O que disfrutan de una buena cerveza fresquita en un día de calor o después de una jornada de trabajo. Un bocadillo de algo dulce (¡o salado!), un paseo en una noche de verano, una conversación profunda con un amigo, una tarde de peli y manta o de peli y palomitas si el tiempo así lo requiere. Ponerse una camiseta de maga corta por primera vez al comienzo del verano o al revés, una sudadera cuando empieza a refrescar. Y, ¿qué me decís de ponerse una manta calentita en los pies cuando los tienes congelados por el frío?

Hoy tocaba un día positivo, hoy tocaba mi bocadillo de crema de cacao...

sábado, 18 de febrero de 2017

20 Songs Tag

Cierto es que los tags están ya muy vistos y que normalmente están también algo acaparados por los vloggers (con uve), pero es un tag de canciones y... Tenía que animarme.


1. Canción favorita.
No tengo una canción favorita, mi canción favorita simplemente depende del momento y del estado del mercado musical. En estos momentos me quedo con Shape of You - Ed Sheeran, pero si me preguntas dentro de dos meses, probablemente será otra diferente. Eso sí, tengo la costumbre de poner la canción que me está gustando en ese momento en bucle hasta que, como es normal, casi la termino aborreciendo.

2. Canción que más odias.
Para no repetir eso de cualquiera de reggaeton, diré que hay una en concreto, Hotline Bling - Drake que no me gusta nada. A pesar de que se está escuchando mucho en la radio, me parece aburrida y repetitiva.

3. Canción que te pone triste.
The Blower's daughter - Damien Rice, es escucharla y sentir tristeza, nostalgia, no sé... Preciosa donde las haya por otra parte.

4. Canción que te recuerde a alguien.
Cualquiera de ella me va a recordar siempre a mi madre (y a alguna que otra persona más, aunque sobre todo a ella), pero digamos que Aprendiz - Malú es su canción más identificativa, su primer éxito y a partir de donde comenzó toda su carrera.

5. Canción que te ponga feliz.
Me es indiferente, da igual la que sea de las dos, pero I Want to Break Free / Don't Stop me now - Queen son dos canciones que me activan al instante. Incluso cuando he tenido un mal día o me encuentro mal, me remueven algo por dentro que me hace tener un ápice de optimismo después de todo.

6. Canción que te recuerda a un momento específico.
Me recuerda a toda la gente que conocí (y perdí) por el camino, a mi infancia y adolescencia, a la razón por la que empecé a amar -aún más- la música, a mi primer concierto sola y a esa pasión que siento por la música celta: The Right Time - The Corrs.

7. Canción cuya letra te sabes perfectamente.
No me sé ninguna. La gran mayoría de las canciones que me gustan están escritas en inglés y yo no sé inglés, así que ninguna me la aprendo al cien por cien. Eso sí, siempre me miro las letras para intentar comprender lo que dicen, aprendérmelas y de paso, mirar también las tradiciones a mi idioma. En ese caso la última a la que le he echado un ojo es You Know I'm No Good - Amy Winehouse.

8. Canción que te haga bailar.
No sé si existe alguien que sea capaz de escuchar I'm Ready - Fats Domino sin mover aunque sea un pececillo...

9. Canción que te ayude a dormir.
Es taaaaaan dulce, taaaaaan melancólica que... Different Worlds - Jes Hudak no me ayuda a dormir exactamente, pero sí me relaja mucho.

10. Canción que te gusta en secreto.
¡No es ningún secreto, me gustan la canciones de Disney! ¿Quién no recuerda esta escena y al menos el ritmillo de la canción? ¡Qué Festín! - B.S.O. La Bella y la Bestia, clarinazo de Disney con la de Bajo el Mar de La Sirenita.

11. Una canción con la que te sientes identificad@.
Excepto en el tema religioso, Somebody To Love - Queen es muy yo... Tan pesimista y a la vez tan optimista y luchadora, no sé...

12. Canción que solías cantar y ahora odias.
Ciega, Sordomuda - Shakira. No es que la odie, pero Shakira me empezó a cargar un poco hace unos años y ahora si no la aguanto demasiado a ella, mucho menos sus canciones. ¿Dónde quedó la Shakira que componía, escribía, tocaba la guitarra y hacía conciertos acústicos?

13. Canción de tu disco favorito.
Al igual que no tengo una canción favorita, no tengo un disco favorito, aunque sí hay varios que escucharía y me gustarían casi por completo, exceptuando algún cancioncilla... Yo me crearía un cd (o dos...) lleno de canciones acústicas que poder escuchar de vez en cuando.

14. Canción que puedes tocar con algún instrumento. 
Sé tocar varias (aunque tampoco tantas), pero You and Me - Lifehouse fue la primera que toqué y "canté" completa. Tiene unos acordes muy fáciles y es muy buena para comenzar.

15. Canción que te gusta cantar en público.
Nunca canto en público (me da vergüencitas) pero I Want You Back - Jackson 5 sería una de las que cantaría de tener la oportunidad de hacerlo.

16. Canción que te gusta para conducir.
¡Me encanta! Y hubo una época en la que siempre la ponían cuando íbamos en el coche. Feeling Good - Muse es una canción para cantar en el coche... Cuando el camino no tenga demasiados baches.

17. Canción de tu infancia.
Canción de mi infancia y con mini anécdota, Palmitas con palmitas - Teresa Rabal. Mi primer Walkman, de la misma marca y que tiró al suelo bailando mi vecina y mejor amiga en su segundo día, primero compartiéndolo con ella. Dar una vuelta entera y Walkman al suelo... Por cierto, Teresa Rabal era aquí una chavalilla. :O

18. Canción que nadie espera que te gusta. 
Without Me - Eminem. Poca gente se espera que me guste esta canción o Eminem, pero a decir verdad, me gustan varias del artista, aunque parezca extraño y no quede muy acorde a mi estética.

19. Canción que quieres que suene en tu boda.
Hombre, si me caso algún día, cosa que dudo mucho, me encantaría que sonase la Marcha nupcial. Lo típico, lo normal... Aunque en realidad preferiría contratar a algún grupo que tocase versiones en acústico para armonizar la fiesta.

20. Canción que quieres que suene en tu funeral. 
Quizá es un poco triste, pero me encanta el Adagio in G Minor - Tomaso Albinoni. En realidad no me gustaría que mi funeral se volviera un acto triste (tampoco una fiesta, no exageremos), pero es una canción tan bonita... Que me parece la más adecuada de las que conozco. 

lunes, 30 de enero de 2017

Las apps que siempre encontrarás en mi móvil

Siguiendo con el tema de las aplicaciones en el móvil de esta entrada pasada, amplío un poco el tema publicando las App para mí básicas y que probablemente siempre podrás encontrar en mi móvil. Cada aplicación de las que voy a hablar a continuación es gratuita o se puede conseguir en algún momento de manera gratuita. 

Tengo las aplicaciones básicas como la aplicación para mensajes, el calendario (¡no sé en el día que vivo!), fotos, tiempo (la uso bastante), reloj, recordatorios (unos cuántos), safari, música, el email (siempre con temas pendientes), etc. 

En la segunda pantalla tengo la mayoría de aplicaciones descargadas y colocadas por temas. En trabajo tengo todas las webs con aplicación con las que trabajo por las noches, apps de música, finanzas, salud... Pero de estos grupos hablaré más tarde. 

Dejando la explicación (casi obvia) sobre el funcionamiento de las apps que creo, resultan más o menos conocidas por todos (Facebook, WhatsApp, Pinterest, el famoso juego Pokemon Go, la app de la tienda del mismo nombre, Aliexpress o la aplicación musical Spotify) empezaré comentando Moves, una aplicación para mí casi básica que calcula los pasos, kilómetros, tiempo y calorías que has consumido a lo largo del día siempre y cuando lleves el móvil encima, por supuesto. Además, es capaz de identificar los lugares en los que has estado y el tiempo que has gastado en cada uno. Como digo, para mí es prácticamente básica trabajando en lo que trabajo porque así veo qué días he consumido más calorías, dónde y de qué manera he colaborado con los chiquillos en mi trabajo. 

Wunderlist es la típica aplicación "to do" para apuntar todas las cosas que tienes pendientes para realizar. Puedes escribirlas por carpetas, yo por ejemplo las tengo organizadas así, y dentro de cada carpeta puedes añadir también subcarpetas por si tienes cosas que añadir o temas con varias cosas a concluir. También te da la posibilidad de compartir estos mismos asuntos pendientes con quien tú quieras, en mi caso, tengo algunos temas en los que también participa mi madre. 

Otro básico es Pic Sync, aplicación dedicada a compartir fotos de tu PC a tu móvil y de tu móvil a tu PC sin necesidad de tener un cable para conectarlos entre ellos. Simplemente debes elegir los archivos de tu móvil que quieres pasar a tu ordenador y en este último te saldrá una dirección web desde la que podrás descargarlas. Funciona de una forma similar a la inversa, pasando fotos del ordenador al móvil.

Music Cloud es, básicamente, una aplicación similar a Spotify pero con algunas diferencias importantes. Suponiendo que, como muchos, no seáis usuarios premium de Spotify, no podréis escuchar las canciones en el orden que vosotros queráis si escucháis música desde el móvil, sino en un orden aleatorio seleccionado por Spotify. Con Music Cloud ese problema desaparece, ya que puedes seleccionar la canción que deseas escuchar y las que vendrán a continuación, eso sí, mirando algunos vídeos de propaganda, eso no nos lo quita nadie. También puedes añadirlas a favoritos, al igual que en Spotify, para crear una lista con tus favoritas. Y aunque yo no lo he probado nunca, creo que en esta opción de aplicación, también puedes descargarte las canciones que escuchas. Sin haber salido mucho de mi zona de confort musical, también creo que hay muchas más canciones y más versiones acústicas de ellas que en Spoti.  

La aplicación llamada Forza probablemente sólo os interesará si sois amantes del fútbol. En ella podéis seleccionar vuestro equipo o vuestros equipos favoritos y ella os avisará de cuándo son los partidos, la alineación en estos, recibiréis un aviso sonoro con cada gol marcado y con cada vídeo subido, para que puedas revivir los goles. 

Unstream es una aplicación gratuita para ver la televisión. En ocasiones puedes ver algunos partidos de fútbol, aunque he de admitir que falla bastante. 

P.C. sólo para chicas, te ayuda a llevar un control sobre tu menstruación. Es muy completa, pero yo la uso básicamente para eso. 

Por último en esta pantalla tenemos Hablar y traducir, un traductor simultáneo en el que escribes o hablas (tiene ambas opciones) las palabras o frases a traducir en casi cualquier idioma imaginable y el programa te dice y escribe cómo deberías escribirlo o pronunciarlo en el idioma deseado. Yo no viajo mucho, pero esto para los viajes debe ser el no va más. 

Waze, para conocer el estado del tráfico y no perderte. No la uso mucho, sólo cuando hay atascos de tráfico y busco información sobre lo que ha pasado o si necesito ir a algún sitio concreto en la capital y no sé por dónde debería ir o cual es el camino más corto. 

Capture es la aplicación para la Go Pro. Desde ahí puedes ver en tiempo casi real lo que la cámara está grabando. 

Después del gran éxito del juego Pokemon Go, aplicaciones como Geocaching comenzaron a despuntar aunque nunca llegaron a alcanzar la fama de este primer juego. El geocaching es una actividad que consiste en depositar y encontrar tesoros que los demás hayan escondido previamente e ir dejando constancia de dónde dejaste el tesoro o lo que encontraste. Puede ser divertido, pero aún hay poca gente, al menos en España, que se anime a continuar con el juego. 

iWish, ¡apunta tus deseos! ¿Tienes deseos? ¿Metas por cumplir? ¿Viajes pendientes? Pues esta aplicación se encarga de llevar una lista y recordártelos, lo cual no termino de saber si es bueno o malo...

YoWindow es otra aplicación más para conocer la previsión del tiempo, sólo se diferencia de las demás porque visualmente es MUY llamativa. 

Youtube es, bueno, eso, Youtube. 

Para terminar con la pantalla, tenía descargada My Monsters, una app entretenida al principio pero que, como todas, de tanto tener que esperar (o pagar) termina cansando. Es muy buena y está muy currada, sobre todo os gustará si os gusta también la música; pero cansa mucho tener que esperar 12 horas y luego otras doce hasta poder crear un monstruo nuevo que pueda agregar notas nuevas a nuestra composición. Seguramente y a pesar de la buena pinta que tenía, la terminaré borrando con el tiempo. 

No me voy a extender con la descripción de estas cuatro Apps, porque si no sois aficionados a la música y en concreto, a tocar instrumentos musicales, no os servirán de mucho. Son métodos para entrenar el oído, Music Tutor; webs con tablaturas y partituras para diferentes instrumentos Tabs Evo Riffstation y una Ocarina. 

Dos grandes clásicos. Antes tenía también el Tetris, pero lo tuve que borrar por falta de espacio, así que dejé el solitario (famoso juego de cartas que consiste en formar escaleras hasta eliminar la última carta del montón original) y el sudoku (debes rellenar una cuadrícula de 9x9 dividida en subcuadrículas de 3x3 con números del 1 al 9 sin que ninguno de ellos se repita ni en horizontal, ni el vertical y tampoco en ninguna de las las subcuadrículas). 

Skitch es una aplicación básica para mí, porque no es la típica app que te permite arreglar el color, poner un filtro o recortar la fotografía (también te permite esta opción), sino que va más por el camino de permitirte hacer anotaciones, pegar emoticonos, pintar encima de ella o pixelar la superficie que necesites. Sin ir más lejos, cada parte pixelada que podéis ver en las fotos de esta misma entrada ha sido editada con esta App. 

Snapseed es el extra, esta sí sirve para hacer los arreglos típicos que solemos hacer en las fotos antes de publicarlas (aunque ahora en el caso del iPhone 6S, por ejemplo, se puede hacer automáticamente después de hacer cualquier foto), quitar manchas, mejorar la foto, mejorar la luz, la nitidez, corregir el balance de blancos, cambiar la perspectiva... MUY completa. 

Ahora estoy probando una nueva llamada Pixify que consigue modificar cada foto hasta hacer que parezca un dibujo. ¡Muy de mi estilo! A ver qué tal...

Tengo dos porque estoy probando ambas antes de decidirme con cuál quedarme definitivamente. En principio creo que Easy Spend me parece algo más intuitiva y puede ser que incluso más sencilla de usar que Frugi, aunque ambas básicamente sirven para lo mismo: un libro de cuentas virtual. Allí puedes apuntar tus gastos, tus ingresos y también puedes mantenerlos seguros de manos inquietas, Easy Spend a través de una contraseña de cuatro dígitos y Frugi con la función de detección de huellas. 

En salud tenemos MyFitnessPal y Heat Rate. La segunda simplemente sirve para tomarte las pulsaciones día a día, o al menos, cuando no se te olvide como a mí. 

Centrándonos en la primera, es una de las aplicaciones más completas, aunque hay otras, para apuntar y llevar constancia de nuestras comidas. Para personas alérgicas o que quieran perder o ganar peso (y ya con esto incluimos a aproximadamente el 90% de la población del mundo) viene genial porque simplemente tienes que pasar el código de barras por el programa, que detectará el alimento que estás consumiendo y así podrás agregarlo y ver las calorías que has consumido. También tiene un apartado para detectar el porcentaje de carbohidratos, proteínas y grasas que tomas en el día. También se pueden encontrar otras apps con funciones similares como: FatSecret, MyNetDiary, Fooducate o Lose it! y seguramente un largo etcétera. 

Diría que es el apartado que más uso, ahora rebautizado como monitorización (antes también se llamaba salud). 

Aquí tenemos Life Cycle, una aplicación que te dice exactamente dónde y cuánto tiempo has estado hasta completar el 100% del tiempo de tu día e incluyendo el tiempo que has dormido. Viene genial para saber en qué aprovechas (o malgastas) tu tiempo y a mí en concreto me sirve mucho para saber cuántas horas paso en realidad en mi trabajo y cuántas duermo realmente... Aquí os dejo una imagen del funcionamiento de la app. 

Son 15:08 horas en casa (los dibujos y colores se pueden personalizar), 5:26 horas durmiendo (sí, es bastante poco), 21 minutos en coche, 22 minutos andando y 2:22 horas de compras. Y bueno, también podéis ver los pasos, en total en el día, 8742 pasos. Hace un recuento por días, semanas completas, meses y años, si es el caso. MUY completa también, ¡me encanta!

Sleep Cycle es la que uso para detectar las horas de sueño. He probado muchas con anterioridad, pero ninguna me ha parecido tan fiable como esta, por lo que se ha convertido en mi favorita. Mientras que aplicaciones parecidas me detectaban "dormida" mientras que trabajaba o llevaba el móvil en el bolsillo, esta simplemente tienes que dejarla encendida (no el móvil, sino la aplicación) mientras duermes y detecta por el ruido cuánto duermes realmente y cuando no. Además puede despertarte a la hora que le digas, de forma que analiza el momento en el que estás "menos dormida" y aprovecha para hacer sonar la alarma. 

También uso desde hace poco Balanced, la cual me sirve para saber qué cosas debo hacer y repetir y cada cuánto tiempo debo hacerlo. Por ejemplo, si necesito escribir cuatro entradas en el blog al mes, lo escribo en la aplicación y ella misma me va recordando que ya debería ir empezando o que aún puedo esperar unos días a hacerlo. Luego me enseña en una gráfica qué tal se me va dando el cumplir con las cosas pendientes (por cierto, mal, se me está dando mal). 

Hasta ahora nunca había pensando en aplicaciones así como básicas y relativamente fijas para mí, pero desde que empecé a seguir la serie que estoy siguiendo (The 100) y comencé a leer nuevos libros, me pareció de gran utilizar tener un par de apps en las que poder llevar un control sobre todo lo que estaba viendo o leyendo actualmente. Checktrak es una App con miles de series en la que puedes ir marcando cada capítulo de cada serie ya visto, para no repetirte y también tiene las mismas opciones para las películas. Goodreads es similar, pero como podréis comprobar por el nombre, está adaptada a la literatura. Lo que más me ha sorprendido de esta última es poder encontrar libros muy raros o poco conocidos, como por ejemplo algunos de los que escribieron amigos míos, ¡y que están incluidos en la lista!


¿Con cuáles os quedáis? :)

lunes, 23 de enero de 2017

Muestras libro sobre Europa y libro para colorear

Esta vez ha tocado una de libros y es que estas Navidades, entre los que nos hemos comprado y los que hemos recibido de extra, podemos considerar que hemos tenido unas Navidades algo literarias.

¡Vamos a explorar Europa!

El primer libro que me llegó, el día 14 del mes pasado (y del año pasado), fue un libro sobre Europa con el que poder aprender de forma adaptada a niños, la historia del continente europeo. En él nos hablan de cómo desplazarnos por la zona, los países que lo componen, la moneda oficial (porque como sabemos, a pesar de existir el euro, aún hay países dentro de la unión europea que no los han implantado), nos ayudan a aprender palabras básicas de muchos de los idiomas hablados y por supuesto, tenemos todo tipo de mapas o información sobre la guerra, la Revolución Industrial, la Edad Media, los diferentes descubrimientos o las capitales de cada lugar.

Es un libro muy completo y, aunque esté adaptado a edades tempranas (aconsejado para niños entre 9 y 12 años), cualquier adulto puede leerlo y aprender sobre el tema, lo cual a muchos no nos viene nada mal y me incluyo.















¿Mi parte favorita? Los dibujos, son súper originales.

Ambos libros fueron solicitados aquí: https://bookshop.europa.eu/en/home/


On the Farm

A pesar de que me encante colorear, creo que esta vez este libro no está adaptado a mi edad, por eso lo pedí para regalárselo a mi sobrina mayor (3 añitos) y que pudiera disfrutar coloreando los animalitos de la granja. Lo recibí justo después de las vacaciones de Navidad (el día dos), así que he decidido esperar a que se pase un poco el furor de las fiestas y, sobre todo, de Papá Noel y los Reyes Magos para comprarle también unos lápices de colores y dárselo todo junto, para que se entretenga. Ella ya ha do un par de veces a la granja con la guarde y con sus padres y siempre viene muy contenta de haber visto a las cabritas, así que creo y espero que le gustará.
Ambos libros fueron solicitados aquí: https://bookshop.europa.eu/en/home/