Seguidores

Google+ Followers

miércoles, 22 de febrero de 2017

Esas pequeñas cosas

Un bocadillo de Nocilla. Perdón, un bocadillo de crema de cacao, que no Nocilla y tampoco Nutella. Ese bocadillo de crema de cacao es lo que ha desatado esta entrada. Y es que me ha llevado a pensar lo feliz que soy y lo felices que somos o podemos llegar a ser todos con las pequeñas cosas de la vida que normalmente suceden en nuestro día a día.

Yo soy una persona negativa por naturaleza. Bueno... Por naturaleza y porque en ocasiones tengo también toda la mala suerte del mundo, pero dejémoslo en que está presente en mi naturaleza. Eso, en cierta manera, hace que me cueste más ver las pequeñas cosas que me hacen feliz en el día a día, pero no impide que de vez en cuando las atisbe.

Hoy me estoy comiendo un bocadillo de crema de cacao después de unos quince años (quizá más) sin haberla probado. El otro día pude comer chocolate en tableta después de más o menos los mismos años sin haber podido hacerlo. Y es cierto, cada vez que me quiero dar uno de esos caprichos, me tengo que dejar el sueldo del mes casi de manera literal (soy una persona alérgica, lo cual hace que el precio de estos productos se encarezca y lo cual también intensifica que me dé cuenta de lo bajo que es mi salario), pero merece la pena. No hay mal que por bien no venga que dicen.

Incluso hay pequeños momentos que nos provocan cierta felicidad y que competimos muchos en gran medida. Seguro que como yo, habéis escuchado a gente decir que le encanta escuchar llover cuando están calentamos en la cama. O que disfrutan de una buena cerveza fresquita en un día de calor o después de una jornada de trabajo. Un bocadillo de algo dulce (¡o salado!), un paseo en una noche de verano, una conversación profunda con un amigo, una tarde de peli y manta o de peli y palomitas si el tiempo así lo requiere. Ponerse una camiseta de maga corta por primera vez al comienzo del verano o al revés, una sudadera cuando empieza a refrescar. Y, ¿qué me decís de ponerse una manta calentita en los pies cuando los tienes congelados por el frío?

Hoy tocaba un día positivo, hoy tocaba mi bocadillo de crema de cacao...

sábado, 18 de febrero de 2017

20 Songs Tag

Cierto es que los tags están ya muy vistos y que normalmente están también algo acaparados por los vloggers (con uve), pero es un tag de canciones y... Tenía que animarme.


1. Canción favorita.
No tengo una canción favorita, mi canción favorita simplemente depende del momento y del estado del mercado musical. En estos momentos me quedo con Shape of You - Ed Sheeran, pero si me preguntas dentro de dos meses, probablemente será otra diferente. Eso sí, tengo la costumbre de poner la canción que me está gustando en ese momento en bucle hasta que, como es normal, casi la termino aborreciendo.

2. Canción que más odias.
Para no repetir eso de cualquiera de reggaeton, diré que hay una en concreto, Hotline Bling - Drake que no me gusta nada. A pesar de que se está escuchando mucho en la radio, me parece aburrida y repetitiva.

3. Canción que te pone triste.
The Blower's daughter - Damien Rice, es escucharla y sentir tristeza, nostalgia, no sé... Preciosa donde las haya por otra parte.

4. Canción que te recuerde a alguien.
Cualquiera de ella me va a recordar siempre a mi madre (y a alguna que otra persona más, aunque sobre todo a ella), pero digamos que Aprendiz - Malú es su canción más identificativa, su primer éxito y a partir de donde comenzó toda su carrera.

5. Canción que te ponga feliz.
Me es indiferente, da igual la que sea de las dos, pero I Want to Break Free / Don't Stop me now - Queen son dos canciones que me activan al instante. Incluso cuando he tenido un mal día o me encuentro mal, me remueven algo por dentro que me hace tener un ápice de optimismo después de todo.

6. Canción que te recuerda a un momento específico.
Me recuerda a toda la gente que conocí (y perdí) por el camino, a mi infancia y adolescencia, a la razón por la que empecé a amar -aún más- la música, a mi primer concierto sola y a esa pasión que siento por la música celta: The Right Time - The Corrs.

7. Canción cuya letra te sabes perfectamente.
No me sé ninguna. La gran mayoría de las canciones que me gustan están escritas en inglés y yo no sé inglés, así que ninguna me la aprendo al cien por cien. Eso sí, siempre me miro las letras para intentar comprender lo que dicen, aprendérmelas y de paso, mirar también las tradiciones a mi idioma. En ese caso la última a la que le he echado un ojo es You Know I'm No Good - Amy Winehouse.

8. Canción que te haga bailar.
No sé si existe alguien que sea capaz de escuchar I'm Ready - Fats Domino sin mover aunque sea un pececillo...

9. Canción que te ayude a dormir.
Es taaaaaan dulce, taaaaaan melancólica que... Different Worlds - Jes Hudak no me ayuda a dormir exactamente, pero sí me relaja mucho.

10. Canción que te gusta en secreto.
¡No es ningún secreto, me gustan la canciones de Disney! ¿Quién no recuerda esta escena y al menos el ritmillo de la canción? ¡Qué Festín! - B.S.O. La Bella y la Bestia, clarinazo de Disney con la de Bajo el Mar de La Sirenita.

11. Una canción con la que te sientes identificad@.
Excepto en el tema religioso, Somebody To Love - Queen es muy yo... Tan pesimista y a la vez tan optimista y luchadora, no sé...

12. Canción que solías cantar y ahora odias.
Ciega, Sordomuda - Shakira. No es que la odie, pero Shakira me empezó a cargar un poco hace unos años y ahora si no la aguanto demasiado a ella, mucho menos sus canciones. ¿Dónde quedó la Shakira que componía, escribía, tocaba la guitarra y hacía conciertos acústicos?

13. Canción de tu disco favorito.
Al igual que no tengo una canción favorita, no tengo un disco favorito, aunque sí hay varios que escucharía y me gustarían casi por completo, exceptuando algún cancioncilla... Yo me crearía un cd (o dos...) lleno de canciones acústicas que poder escuchar de vez en cuando.

14. Canción que puedes tocar con algún instrumento. 
Sé tocar varias (aunque tampoco tantas), pero You and Me - Lifehouse fue la primera que toqué y "canté" completa. Tiene unos acordes muy fáciles y es muy buena para comenzar.

15. Canción que te gusta cantar en público.
Nunca canto en público (me da vergüencitas) pero I Want You Back - Jackson 5 sería una de las que cantaría de tener la oportunidad de hacerlo.

16. Canción que te gusta para conducir.
¡Me encanta! Y hubo una época en la que siempre la ponían cuando íbamos en el coche. Feeling Good - Muse es una canción para cantar en el coche... Cuando el camino no tenga demasiados baches.

17. Canción de tu infancia.
Canción de mi infancia y con mini anécdota, Palmitas con palmitas - Teresa Rabal. Mi primer Walkman, de la misma marca y que tiró al suelo bailando mi vecina y mejor amiga en su segundo día, primero compartiéndolo con ella. Dar una vuelta entera y Walkman al suelo... Por cierto, Teresa Rabal era aquí una chavalilla. :O

18. Canción que nadie espera que te gusta. 
Without Me - Eminem. Poca gente se espera que me guste esta canción o Eminem, pero a decir verdad, me gustan varias del artista, aunque parezca extraño y no quede muy acorde a mi estética.

19. Canción que quieres que suene en tu boda.
Hombre, si me caso algún día, cosa que dudo mucho, me encantaría que sonase la Marcha nupcial. Lo típico, lo normal... Aunque en realidad preferiría contratar a algún grupo que tocase versiones en acústico para armonizar la fiesta.

20. Canción que quieres que suene en tu funeral. 
Quizá es un poco triste, pero me encanta el Adagio in G Minor - Tomaso Albinoni. En realidad no me gustaría que mi funeral se volviera un acto triste (tampoco una fiesta, no exageremos), pero es una canción tan bonita... Que me parece la más adecuada de las que conozco. 

lunes, 30 de enero de 2017

Las apps que siempre encontrarás en mi móvil

Siguiendo con el tema de las aplicaciones en el móvil de esta entrada pasada, amplío un poco el tema publicando las App para mí básicas y que probablemente siempre podrás encontrar en mi móvil. Cada aplicación de las que voy a hablar a continuación es gratuita o se puede conseguir en algún momento de manera gratuita. 

Tengo las aplicaciones básicas como la aplicación para mensajes, el calendario (¡no sé en el día que vivo!), fotos, tiempo (la uso bastante), reloj, recordatorios (unos cuántos), safari, música, el email (siempre con temas pendientes), etc. 

En la segunda pantalla tengo la mayoría de aplicaciones descargadas y colocadas por temas. En trabajo tengo todas las webs con aplicación con las que trabajo por las noches, apps de música, finanzas, salud... Pero de estos grupos hablaré más tarde. 

Dejando la explicación (casi obvia) sobre el funcionamiento de las apps que creo, resultan más o menos conocidas por todos (Facebook, WhatsApp, Pinterest, el famoso juego Pokemon Go, la app de la tienda del mismo nombre, Aliexpress o la aplicación musical Spotify) empezaré comentando Moves, una aplicación para mí casi básica que calcula los pasos, kilómetros, tiempo y calorías que has consumido a lo largo del día siempre y cuando lleves el móvil encima, por supuesto. Además, es capaz de identificar los lugares en los que has estado y el tiempo que has gastado en cada uno. Como digo, para mí es prácticamente básica trabajando en lo que trabajo porque así veo qué días he consumido más calorías, dónde y de qué manera he colaborado con los chiquillos en mi trabajo. 

Wunderlist es la típica aplicación "to do" para apuntar todas las cosas que tienes pendientes para realizar. Puedes escribirlas por carpetas, yo por ejemplo las tengo organizadas así, y dentro de cada carpeta puedes añadir también subcarpetas por si tienes cosas que añadir o temas con varias cosas a concluir. También te da la posibilidad de compartir estos mismos asuntos pendientes con quien tú quieras, en mi caso, tengo algunos temas en los que también participa mi madre. 

Otro básico es Pic Sync, aplicación dedicada a compartir fotos de tu PC a tu móvil y de tu móvil a tu PC sin necesidad de tener un cable para conectarlos entre ellos. Simplemente debes elegir los archivos de tu móvil que quieres pasar a tu ordenador y en este último te saldrá una dirección web desde la que podrás descargarlas. Funciona de una forma similar a la inversa, pasando fotos del ordenador al móvil.

Music Cloud es, básicamente, una aplicación similar a Spotify pero con algunas diferencias importantes. Suponiendo que, como muchos, no seáis usuarios premium de Spotify, no podréis escuchar las canciones en el orden que vosotros queráis si escucháis música desde el móvil, sino en un orden aleatorio seleccionado por Spotify. Con Music Cloud ese problema desaparece, ya que puedes seleccionar la canción que deseas escuchar y las que vendrán a continuación, eso sí, mirando algunos vídeos de propaganda, eso no nos lo quita nadie. También puedes añadirlas a favoritos, al igual que en Spotify, para crear una lista con tus favoritas. Y aunque yo no lo he probado nunca, creo que en esta opción de aplicación, también puedes descargarte las canciones que escuchas. Sin haber salido mucho de mi zona de confort musical, también creo que hay muchas más canciones y más versiones acústicas de ellas que en Spoti.  

La aplicación llamada Forza probablemente sólo os interesará si sois amantes del fútbol. En ella podéis seleccionar vuestro equipo o vuestros equipos favoritos y ella os avisará de cuándo son los partidos, la alineación en estos, recibiréis un aviso sonoro con cada gol marcado y con cada vídeo subido, para que puedas revivir los goles. 

Unstream es una aplicación gratuita para ver la televisión. En ocasiones puedes ver algunos partidos de fútbol, aunque he de admitir que falla bastante. 

P.C. sólo para chicas, te ayuda a llevar un control sobre tu menstruación. Es muy completa, pero yo la uso básicamente para eso. 

Por último en esta pantalla tenemos Hablar y traducir, un traductor simultáneo en el que escribes o hablas (tiene ambas opciones) las palabras o frases a traducir en casi cualquier idioma imaginable y el programa te dice y escribe cómo deberías escribirlo o pronunciarlo en el idioma deseado. Yo no viajo mucho, pero esto para los viajes debe ser el no va más. 

Waze, para conocer el estado del tráfico y no perderte. No la uso mucho, sólo cuando hay atascos de tráfico y busco información sobre lo que ha pasado o si necesito ir a algún sitio concreto en la capital y no sé por dónde debería ir o cual es el camino más corto. 

Capture es la aplicación para la Go Pro. Desde ahí puedes ver en tiempo casi real lo que la cámara está grabando. 

Después del gran éxito del juego Pokemon Go, aplicaciones como Geocaching comenzaron a despuntar aunque nunca llegaron a alcanzar la fama de este primer juego. El geocaching es una actividad que consiste en depositar y encontrar tesoros que los demás hayan escondido previamente e ir dejando constancia de dónde dejaste el tesoro o lo que encontraste. Puede ser divertido, pero aún hay poca gente, al menos en España, que se anime a continuar con el juego. 

iWish, ¡apunta tus deseos! ¿Tienes deseos? ¿Metas por cumplir? ¿Viajes pendientes? Pues esta aplicación se encarga de llevar una lista y recordártelos, lo cual no termino de saber si es bueno o malo...

YoWindow es otra aplicación más para conocer la previsión del tiempo, sólo se diferencia de las demás porque visualmente es MUY llamativa. 

Youtube es, bueno, eso, Youtube. 

Para terminar con la pantalla, tenía descargada My Monsters, una app entretenida al principio pero que, como todas, de tanto tener que esperar (o pagar) termina cansando. Es muy buena y está muy currada, sobre todo os gustará si os gusta también la música; pero cansa mucho tener que esperar 12 horas y luego otras doce hasta poder crear un monstruo nuevo que pueda agregar notas nuevas a nuestra composición. Seguramente y a pesar de la buena pinta que tenía, la terminaré borrando con el tiempo. 

No me voy a extender con la descripción de estas cuatro Apps, porque si no sois aficionados a la música y en concreto, a tocar instrumentos musicales, no os servirán de mucho. Son métodos para entrenar el oído, Music Tutor; webs con tablaturas y partituras para diferentes instrumentos Tabs Evo Riffstation y una Ocarina. 

Dos grandes clásicos. Antes tenía también el Tetris, pero lo tuve que borrar por falta de espacio, así que dejé el solitario (famoso juego de cartas que consiste en formar escaleras hasta eliminar la última carta del montón original) y el sudoku (debes rellenar una cuadrícula de 9x9 dividida en subcuadrículas de 3x3 con números del 1 al 9 sin que ninguno de ellos se repita ni en horizontal, ni el vertical y tampoco en ninguna de las las subcuadrículas). 

Skitch es una aplicación básica para mí, porque no es la típica app que te permite arreglar el color, poner un filtro o recortar la fotografía (también te permite esta opción), sino que va más por el camino de permitirte hacer anotaciones, pegar emoticonos, pintar encima de ella o pixelar la superficie que necesites. Sin ir más lejos, cada parte pixelada que podéis ver en las fotos de esta misma entrada ha sido editada con esta App. 

Snapseed es el extra, esta sí sirve para hacer los arreglos típicos que solemos hacer en las fotos antes de publicarlas (aunque ahora en el caso del iPhone 6S, por ejemplo, se puede hacer automáticamente después de hacer cualquier foto), quitar manchas, mejorar la foto, mejorar la luz, la nitidez, corregir el balance de blancos, cambiar la perspectiva... MUY completa. 

Ahora estoy probando una nueva llamada Pixify que consigue modificar cada foto hasta hacer que parezca un dibujo. ¡Muy de mi estilo! A ver qué tal...

Tengo dos porque estoy probando ambas antes de decidirme con cuál quedarme definitivamente. En principio creo que Easy Spend me parece algo más intuitiva y puede ser que incluso más sencilla de usar que Frugi, aunque ambas básicamente sirven para lo mismo: un libro de cuentas virtual. Allí puedes apuntar tus gastos, tus ingresos y también puedes mantenerlos seguros de manos inquietas, Easy Spend a través de una contraseña de cuatro dígitos y Frugi con la función de detección de huellas. 

En salud tenemos MyFitnessPal y Heat Rate. La segunda simplemente sirve para tomarte las pulsaciones día a día, o al menos, cuando no se te olvide como a mí. 

Centrándonos en la primera, es una de las aplicaciones más completas, aunque hay otras, para apuntar y llevar constancia de nuestras comidas. Para personas alérgicas o que quieran perder o ganar peso (y ya con esto incluimos a aproximadamente el 90% de la población del mundo) viene genial porque simplemente tienes que pasar el código de barras por el programa, que detectará el alimento que estás consumiendo y así podrás agregarlo y ver las calorías que has consumido. También tiene un apartado para detectar el porcentaje de carbohidratos, proteínas y grasas que tomas en el día. También se pueden encontrar otras apps con funciones similares como: FatSecret, MyNetDiary, Fooducate o Lose it! y seguramente un largo etcétera. 

Diría que es el apartado que más uso, ahora rebautizado como monitorización (antes también se llamaba salud). 

Aquí tenemos Life Cycle, una aplicación que te dice exactamente dónde y cuánto tiempo has estado hasta completar el 100% del tiempo de tu día e incluyendo el tiempo que has dormido. Viene genial para saber en qué aprovechas (o malgastas) tu tiempo y a mí en concreto me sirve mucho para saber cuántas horas paso en realidad en mi trabajo y cuántas duermo realmente... Aquí os dejo una imagen del funcionamiento de la app. 

Son 15:08 horas en casa (los dibujos y colores se pueden personalizar), 5:26 horas durmiendo (sí, es bastante poco), 21 minutos en coche, 22 minutos andando y 2:22 horas de compras. Y bueno, también podéis ver los pasos, en total en el día, 8742 pasos. Hace un recuento por días, semanas completas, meses y años, si es el caso. MUY completa también, ¡me encanta!

Sleep Cycle es la que uso para detectar las horas de sueño. He probado muchas con anterioridad, pero ninguna me ha parecido tan fiable como esta, por lo que se ha convertido en mi favorita. Mientras que aplicaciones parecidas me detectaban "dormida" mientras que trabajaba o llevaba el móvil en el bolsillo, esta simplemente tienes que dejarla encendida (no el móvil, sino la aplicación) mientras duermes y detecta por el ruido cuánto duermes realmente y cuando no. Además puede despertarte a la hora que le digas, de forma que analiza el momento en el que estás "menos dormida" y aprovecha para hacer sonar la alarma. 

También uso desde hace poco Balanced, la cual me sirve para saber qué cosas debo hacer y repetir y cada cuánto tiempo debo hacerlo. Por ejemplo, si necesito escribir cuatro entradas en el blog al mes, lo escribo en la aplicación y ella misma me va recordando que ya debería ir empezando o que aún puedo esperar unos días a hacerlo. Luego me enseña en una gráfica qué tal se me va dando el cumplir con las cosas pendientes (por cierto, mal, se me está dando mal). 

Hasta ahora nunca había pensando en aplicaciones así como básicas y relativamente fijas para mí, pero desde que empecé a seguir la serie que estoy siguiendo (The 100) y comencé a leer nuevos libros, me pareció de gran utilizar tener un par de apps en las que poder llevar un control sobre todo lo que estaba viendo o leyendo actualmente. Checktrak es una App con miles de series en la que puedes ir marcando cada capítulo de cada serie ya visto, para no repetirte y también tiene las mismas opciones para las películas. Goodreads es similar, pero como podréis comprobar por el nombre, está adaptada a la literatura. Lo que más me ha sorprendido de esta última es poder encontrar libros muy raros o poco conocidos, como por ejemplo algunos de los que escribieron amigos míos, ¡y que están incluidos en la lista!


¿Con cuáles os quedáis? :)

lunes, 23 de enero de 2017

Muestras libro sobre Europa y libro para colorear

Esta vez ha tocado una de libros y es que estas Navidades, entre los que nos hemos comprado y los que hemos recibido de extra, podemos considerar que hemos tenido unas Navidades algo literarias.

¡Vamos a explorar Europa!

El primer libro que me llegó, el día 14 del mes pasado (y del año pasado), fue un libro sobre Europa con el que poder aprender de forma adaptada a niños, la historia del continente europeo. En él nos hablan de cómo desplazarnos por la zona, los países que lo componen, la moneda oficial (porque como sabemos, a pesar de existir el euro, aún hay países dentro de la unión europea que no los han implantado), nos ayudan a aprender palabras básicas de muchos de los idiomas hablados y por supuesto, tenemos todo tipo de mapas o información sobre la guerra, la Revolución Industrial, la Edad Media, los diferentes descubrimientos o las capitales de cada lugar.

Es un libro muy completo y, aunque esté adaptado a edades tempranas (aconsejado para niños entre 9 y 12 años), cualquier adulto puede leerlo y aprender sobre el tema, lo cual a muchos no nos viene nada mal y me incluyo.















¿Mi parte favorita? Los dibujos, son súper originales.

Ambos libros fueron solicitados aquí: https://bookshop.europa.eu/en/home/


On the Farm

A pesar de que me encante colorear, creo que esta vez este libro no está adaptado a mi edad, por eso lo pedí para regalárselo a mi sobrina mayor (3 añitos) y que pudiera disfrutar coloreando los animalitos de la granja. Lo recibí justo después de las vacaciones de Navidad (el día dos), así que he decidido esperar a que se pase un poco el furor de las fiestas y, sobre todo, de Papá Noel y los Reyes Magos para comprarle también unos lápices de colores y dárselo todo junto, para que se entretenga. Ella ya ha do un par de veces a la granja con la guarde y con sus padres y siempre viene muy contenta de haber visto a las cabritas, así que creo y espero que le gustará.
Ambos libros fueron solicitados aquí: https://bookshop.europa.eu/en/home/

viernes, 13 de enero de 2017

Dos joyas en Apps de juegos

Pocas son las veces en las que me descargo algún juego en mi teléfono que realmente me abstraiga de mi mundo y consiga mantenerme en otro paralelo. Para mí esta sensación es comparable a la que tengo cuando leo un buen libro y también la forma de enamorarme en ambas circunstancias es similar.

Cuando comienzo a leer un libro, en seguida siento si me está enamorando o si es un libro más. Normalmente los termino igual, me enganchen o no, pero hay libros que no he conseguido terminar por mucho que lo haya intentando. En realidad sólo recuerdo dos libros en mi lista negra en toda mi vida (que no es corta) y sé que con uno de ellos algunas personas me vais a odiar... El primero de ellos lo leí siendo muy pequeña (seguramente rondando la época en la que fue escrito), regalado por mi padre y nunca conseguí que me enganchara. Se titula El Diablo de los Números y a pesar de que por aquella época yo era muy buena estudiante y una apasionada de los números, después de unos cuántos intentos, olvidé aquel libro. El segundo, y sé que para muchos seré el anticristo como mínimo, es Harry Potter y la Piedra Filosofal. Mi padre me lo trajo de un viaje no sé si fue a... ¿Londres? No lo recuerdo. Donde por lo visto lo estaba petando y aquí empezaba a llegar, así que puedo presumir de ser una de las primeras personas que, al menos, intentó leer el libro. No me gustó. No digo que sea malo, para nada, la historia está muy bien, no cabe duda que tiene millones y trillones de fans, libros, películas y casi cualquier tipo de cosa que puedas desear, incluso un mundo que visitar, El Mundo Mágico de Harry Potter que se encuentra en Orlando, Florida, Estados Unidos. A mí nunca llegó a atraparme. Para contrarrestar el par de libros que nunca llegué a terminar, desde aquí puedo recomendar al menos Las Cenizas de Ángela, uno de mis favoritos.

Volviendo al tema, la mayoría de las Apps de juegos que podemos encontrar en los smartphones hoy en día suelen aburrirme. Tengo instaladas como fijas tres grandes clásicos, que mezclan un poco lo atemporal con lo actual como son: Tetris, Solitario y Sudoku. Las tres me sirven para entretenerme si tengo que estar esperando ya sea en el trabajo, en alguna cita en la que haya mucha gente o en el coche cuando hago viajes largos; pero ninguna de ellas tiene ese matiz de estrategia, de hacerme pensar, de... Lógica que necesito para engancharme a ellos. Me encantan ese tipo de juegos que hacen que te comas la cabeza, en los que necesitas resolver un puzzle para pasar a la siguiente pantalla o que no te deja avanzar hasta que no encuentres una llave que está escondida en algún lugar secreto que no consigues encontrar y que al final te da dolor de cabeza. Pero estás tan enganchado a ellos que necesitas volver a jugar y probar cosas que ya habías probado quinientas veces y que no habían funcionado, pero que quizá esta vez te den alguna pista de dónde está la maldita solución al enigma.

Hoy quería hablaros de mis dos últimos descubrimientos; los descubrí hace bastante tiempo y aunque ahora no tengo tiempo ni para jugar, ni para buscar; son el mejor ejemplo que he encontrado para describir el tipo de juegos del que os estoy hablando.


Monument Valley

Es un juego que no posee unos gráficos especialmente currados o modernos, por así decirlo; pero en mi opinión sí son muy bonitos. Todo el juego es una especie de rompecabezas con arquitectura (al estilo Escher, ¿le conocéis?) y de estilo romántico en el que debes guiar a una pequeña princesita durante los diez niveles que nos ofrecen. ¡Probadlo!


El segundo juego del que quería hablaros es The Room. The Room es el típico juego de rompecabezas interactivo y en 3D del tipo del que os hablaba anteriormente y en el que te tienes que, prácticamente, romperte la sesera para encontrar algunas de las soluciones que te llevarán a poder avanzar pantallas. Huecos secretos, palancas escondidas, juegos de lógica... Todo vale para engancharte desde el principio con este juego. También existe una parte dos, pero en este caso es de pago y al menos yo, hasta ahora no he podido encontrarla de forma gratuita.

Si conocéis más juegos de este estilo -y gratuitos- no dudéis en aconsejármelos porque me encantará conocerlos. 

sábado, 7 de enero de 2017

¿Un sueño oculto?

¿Alguna vez habéis tenido un sueño que a primera vista parece imposible, pero que una vez desglosado es temerosamente factible?

Hace mucho tiempo conocí a una chica con la que compartía en secreto un sueño. Aunque para ella no era tanto un sueño sino más bien una experiencia que le hubiera gustado poder lograr, yo inspiraba sus ganas y ella inspiraba las mías, pero ninguna de las dos llegó a dar el primer paso para hacerlo realidad, al menos hasta donde yo supe, porque aquella chica desapareció de mi vida (¡no murió!) hace ya muchos años.

Teníamos gustos parecidos, por lo que hablábamos a menudo por foros (gracias a uno nos conocimos), redes sociales e incluso por carta y a pesar de que, como ya he dicho, ella tenía muchos más medios a su disposición para llevarlo a cabo (véase dinero), se veía tan disparatado a ojos de los demás que el tiempo fue pasando y el dinero se fue quedando en las típicas cosas que necesitamos para vivir y no en los sueños que precisamos para alimentar nuestra alma. 

Ese sueño era comprar una Volkswagen (en mi caso la T1, no cabe duda) para restaurar o en su defecto, un esqueleto que no estuviera en muy mal estado. Lo mejor es comprar un esqueleto sin óxido o con un tipo de óxido que pueda ser tratado de manera más o menos fácil y que no implique gastar demasiado dinero en ello, ya que luego habría que ir remodelado la furgoneta tanto en el exterior, como en el interior, por no hablar del motor, que probablemente se llevaría la mayor parte del dinero. Visto así y teniendo en cuenta que esto puede costar, dependiendo del cuidado que se le haya dado, unos 1000-2000€, se podría considerar que está casi al alcance de cualquiera. De cualquiera excepto del mío, que debo ser la única persona del mundo que encima de aceptar un trabajo en el que cobra nada y menos, está trabajando por amor al arte porque no ve ese nada y menos desde hace ya más de nueve meses. 

Foto de José Piasentini

A lo que iba, ella tiraba más por comprar un esqueleto y restaurarla a su gusto, pintura incluida y yo, viendo mi liquidez (tanto actual como pasada, eso no cambia) me debatía mucho entre comprarla nueva y olvidarme de historias (entre 9000€ y 20000€, dependiendo de lo que busques) o tirar más por su propuesta siempre y cuando pudiera ir haciendo arreglos a menudo sin temor a luego no poder pagarlos y dejar la furgo abandonada durante meses o gastar más dinero que comprando una nueva, lo cual no me compensaba. Cierto es que, como todo en la vida, ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Quizá una furgo casi fabricada de cero te puede salir más cara y llevarte mucho más tiempo de espera en poder disfrutarla (esto último es evidente), pero a cambio tienes eso, todo está a tu gusto. En cambio una nueva es como es, pero además de poder salirte más barata, podrás disfrutarla desde el minuto uno y, la parte que siempre tuve yo mente, podrás vivir un presente con ella mientras cambias todo lo que no te convencía.

Por ejemplo, yo siempre sueño con poder instalarle una ducha a la furgo en un futuro (en un futuro que ya tiene que correr porque no tengo ni furgo, ni esqueleto, ni dinero, pero en fin, como diría mi abuela: es un poner). En una Volkswagen T1 tanto por tamaño como por instalaciones diría que es prácticamente imposible poner una ducha normal, pero mi mente ya ha pensado en cómo, dónde y qué tipo de ducha podría poner si el día de mañana existiese esa posibilidad. Una ducha, sólo para poder usar en verano y algo limitada, pero una ducha al fin y al cabo. Y un wáter. Un wáter que además está pensando para que sepas si está ocupado o no antes de entrar puesto que tiene toda la privacidad que podría esperarse en una furgoneta que carece de estos medios. Es sorprendente y bastante extraño estar buscando en internet qué tipo de ducha, water, cocina o nevera instalar en una furgoneta cuando no-tienes-furgoneta, pero yo lo hago en épocas de aburrimiento (aunque de estas no tengo muchas) y sé exactamente lo que quiero. Y a pasar de que a parte de la familia no le parezca excesivamente femenino por mi parte, amaría poder encargarme yo misma de todo esto (con la ayuda de alguien, claro, para ir más rápido y ser más efectiva, siempre cuatro ojos ven mejor que dos y dos cabezas, si la otra parte es morena, piensan mejor que una. Chistes de castañas claras, ni caso...). Me encantaría poder saber sobre mecánica y electrónica, poder colocar un reproductor de música actual en aquella VW tan antigua, averiguar si hay manera de instalar leds para poder encenderlos e iluminarte una vez estés dentro de la furgo o sea de noche, saber si en la actualidad existe algún sistema o si con el tiempo se podría instalar un enchufe para conectar una guitarra, o un cargador para el móvil/ordenador y cosas locas de ese estilo. Y cuando consiguiera uno de mis propósitos, intentaría ir a por otro igual o más loco todavía. Además estoy segura de que una Volkswagen (o una moto deportiva que no cuesta mucho más que el esqueleto del que os hablo) podrían ser el único par de vehículos por los que quizá algún día me animaría a conducir de nuevo. 

jueves, 29 de diciembre de 2016

¿Y qué hay de los propósitos para el 2017?

Sabiendo que soy la persona que más ideas tiene en el mundo y que más proyectos empieza y luego nunca termina, hace mucho tiempo que dejé de hacerme propósitos para el año nuevo.

No fumo, así que no tengo que dejar de hacerlo. No bebo, no tomo drogas y lo más fuerte que hago es decir alguna que otra palabrota, ahora un poco moderada por el hecho de trabajar con niños de siete años. Siete años que les quedan lo suficientemente sobrados como para cagarse en la hostia puta y quedarse tan anchos, también lo digo...

Aunque mi peso no me preocupa en exceso (y si lo hiciera sería más por faltar que por sobrar), debería volver al gimnasio, tanto por salud como para verme mejor, pero no tengo tiempo. Quizá si pudiese llevar una vida algo más ordenada, con un trabajo fijo, un horario fijo también y sobre todo, un sueldo fijo, seguramente sería lo primero en mi lista; pero por ahora voy a tener que dejarlo en stand by o ir tan sólo de vez en cuando, com hago ahora. Muy de vez en cuando...

Con este panorama, lo único accesible para mí desde hace un par de años es hacerme pequeños propósitos a intentar cumplir y... Que si no cumplo, no se entere nadie. ¿Inteligente? No, en realidad mu' tonto, pero sorprendentemente he logrado cumplir y mantener con el que me hice hace un par de años: volver a escribir en el blog y escribir AL MENOS, cuatro entradas al mes. Lo complicado ahora es mantenerlo y empezar a cumplir otro propósito nuevo.

¿Y ahora cuál toca? Dejar de acumular cosas pendientes. Tengo un montón de cosas pendientes. Y pendientes de las pendientes. Y nunca puedo terminarlas. Entre las que yo empiezo, las que empiezan los demás y tampoco terminan, las obligadas y el poco tiempo disponible, tengo tal acumulación que me tengo que hacer listas para no olvidarlas. ¿Tres por día? Es la meta. ¿Cumplirlo? No lo creo, pero sería lo mejor para no tener que aprovechar las vacaciones haciendo este tipo de cosas. Para ello me estoy poniendo las pilas estas vacaciones (en vez de descansar, muy inteligente también por mi parte) y me han regalado una agenda en la que iré apuntando tres cosas pendientes al día a cumplir.

Aunque en realidad... ¿Quién cumple sus propósitos de Año Nuevo?


¡Feliz Navidad!

lunes, 26 de diciembre de 2016

Muestras de Oral-B y Fluocaril

Y de nuevo, la entrada de muestras de los Lunes.

Esta vez las dos me llegaron desde la misma web, la web de Proxima a ti, en la que casi siempre podéis encontrar algo interesante que mirar o buscar. De vez en cuando nos ofrecen muestras, concursos, trucos para ahorrar, actividades para hacer con los más peques de a casa, etc. ¡Animaos a echarle un vistazo!

La primera muestra de pasta dentífrica de Oral-B Pro-Expert me llegó el pasado día 14 de Noviembre. Es una muestra de 15 ml. de dentífrico con flúor y sabor a menta que promete una protección profesional. La usaré en cuanto se me gaste el tubo que estoy usando actualmente (al cual ya no le queda mucho...).


La segunda muestra también me llegó desde la misma web, Proxima a ti y también es de pasta de dientes, pero esta vez de la marca Fluocaril. 

Esta muestra es algo más pequeña, de 8ml. y llegó algo después, el día dos de este mismo mes. El Fluocaril Bi-Fluoré 250 tiene un alto contenido en flúor, previene la caries, es anti sarro y antiséptico buco-dental. Os dejo el enlace a la marca, por si os interesa. También tenéis más arriba el enlace a la web de Próxima a ti. 

martes, 13 de diciembre de 2016

Ganar dinero a través de internet : Actualización a Diciembre 2016

Os aconsejaría leer las primeras entradas (en concreto la de Octubre y la de Abril, por aquí os las dejo) en las que pone que las bases para conseguir algo de dinero son especialmente la paciencia y la constancia. Pero como sé que nadie o casi nadie se va a poner a revisar un post antiguo por muchos enlaces que recomiende, también os confesaré antes de comenzar que no se gana mucho dinero. Lo que siempre repito, si se pudiesen ganar 500€ a través de una pantalla viendo publicidad, nadie trabajaría de cajero, reponedor o en una tienda de ropa, por poner un ejemplo. Si necesitáis algo de dinero para algún capricho, porque no os importa ir ahorrándolo poco a poco (mi caso) o porque os venga bien tener un extra para algunas compritas que realicéis en internet, estos métodos son perfectos para ello. Si estáis buscando ganar el mismo dinero que en un trabajo, buscad un trabajo, no os puedo decir más. ¡Vamos a ello!

Primera entrada (10.11.2014): http://paulie86.blogspot.com.es/2014/10/ganar-dinero-traves-de-internet.html
Segunda entrada (09.04.2015): http://paulie86.blogspot.com.es/2015/04/ganar-dinero-traves-de-internet-un-mito.html
Tercera entrada (09.03.2016): http://paulie86.blogspot.com.es/2015/04/ganar-dinero-traves-de-internet-un-mito.html


Clickxti: Aún sin haber cobrado, sigo confiando en la web. Habrá que esperar al menos otra actualización más para ver si puedo cobrar y comprobar. http://www.clickxti.com/alta.php?Id=43145469 Funcionamiento: Recibes emails de Clickxti que debes abrir para cumular puntos.

NeoBux.com: De total confianza, al menos hasta el día de hoy. Va muy poco a poco, pero sigo acumulando y sigo cobrando sin problemas. El cobro además es muy rápido, con poco dinero acumulado. https://www.neobux.com/?r=PiperPaulie Funcionamiento: Pinchas en el anuncio, después en el punto rojo (o calabaza en Halloween y motivo de Navidad en Navidades) y esperas a ver el visto verde.

Gift Hunter Club: Aunque la noto de capa caída, hoy en día se puede seguir ganando algo de dinero si la dedicas un poco de tiempo. Lo mejor es que puedes ir cobrando a partir de dos dólares, los cuáles se pueden ganar fácilmente. http://www.gifthunterclub.info/?id=210445 Funcionamiento: Encuestas, vídeos, radio, apps...

ClixSense: De las mejores, sin más. Con los anuncios vas acumulando dinerillo y con las encuestas completas los pagos. http://www.clixsense.com/?7177045 Funcionamiento: Pinchas el anuncio, clicas la foto del gato y esperas a que la barra se complete y aparezca el visto. La encuestas son las que más dinero dan, atent@s también a ellas.

Paid2YouTube: Empecé a probar esta web hace relativamente poco tiempo. Aún estoy a la espera de poder pedir el primer pago, más o menos tengo acumulada la mitad del saldo necesario. Toca esperar... http://www.paid2youtube.com/?r=Piper8622 Funcionamiento: Sencillo, pulsas el vídeo, esperas 30 segundos en los más largos, creo que son como seis segundos en los más cortos y esperas a ver el visto. IMPORTANTE no salir de la web mientras se reproduce el vídeo.

Probux: Cobré hace poco y todo perfecto. Se necesita poco dinero acumulado para pedir el pago. http://www.probux.me/?ref=Piper Funcionamiento: Pinchando en earn money tenéis varias opciones para ganar dinero.

Innocurrent: No sé qué contar sobre esta web. Al igual que en un principio no me convencía para nada porque nunca podía ganar dinero, de repente cada día podía ver un montón de anuncios con los que en poco tiempo gané para cobrar. http://www.innocurrent.com/?reg=428122 Funcionamiento: En start earning tenéis las opciones disponibles para ganar dinero.

Ayuwage: Otra que tal baila pero a la inversa. Hace un tiempo podía conseguir ver un montón de anuncios y cobrar en poco tiempo y ahora, nada. Seguiré a ver si vuelve la época de vacas gordas. http://www.ayuwage.com/?reg=281167 Funcionamiento: De nuevo en start earning tenéis la clave para empezar a acumular el dinero.

Beruby: Para muchos, de las mejores. Cada mes confirman saldos y, si tienes suficiente, cada mes puedes cobrar aunque sea poquito. http://es.beruby.com/promocode/ut4NU0 Funcionamiento: De nuevo estamos ante vídeos, Apps, posibilidad de que te devuelvan un porcentaje del dinero gastado en tus compras, etc.

Toluna: Aunque están baneando con premeditación y alevosía, para mí es otra de las fijas. Puedes conseguir tanto regalos como dinero. Para apuntarte como referido mío, debes cederme tu email. Funcionamiento: Existen encuestas y diversas formas de ir ganando puntos a intercambiar por dinero o regalos.

Maximiles: Necesitaría vuestro email para añadiros. Se pueden ganar diferentes tipos de premios. Me uní hace poco y en cuanto pueda, voy a intentar canjear algo. Por lo que he oído y comprobado, se puede confiar en esta web. Funcionamiento: Envían emails para ayudar a cumular puntos ayudados también de las encuestas.

We are testers: De nuevo a través de un email. Funcionamiento: Encuestas.

En cuanto a las App estoy probando algunas. En cuanto tenga la seguridad de que todas van bien, son constantes y, lo más importante, se cobra, os las comentaré en la próxima actualización. 

jueves, 8 de diciembre de 2016

¡Liberación!

Podría describir Diciembre de este año como uno de los meses más estresantes desde hacía mucho tiempo.

Evidentemente sigo en mi "trabajo", que quieras que no, te quita mucho tiempo. Que esa supuesta hora se suele convertir en casi dos, o como en el caso del último día que estuve allí, en tres... Y va minando. Cada vez me gusta menos la costumbre de tener que perder una tarde completa en algo que, desafortunadamente, a veces me provoca más disgustos que satisfacciones. Pero sigo y sigo, porque también sé que de dejarlo, estaría en casa mano sobre mano y con menos opciones aún de satisfacción -económica al menos- que las que tengo ahora, que ya es decir. Cuestión aparte es que mis niños, por muy revoltosos que a veces sean, son una de las mejores razones y también de las principales, sino la única, para permanecer allí.

Desde el dia 15 de este mes, en realidad fue algo después, también comencé a estudiar un curso online que al parecer, mi padre tenía muchas ganas que hiciera. Era un curso relacionado con las redes sociales, los community manager y el marketing y... Digamos que las partes relacionadas con las redes sociales y similares fueron relativamente fáciles y cortas (hablaban de cosas como la creación de una cuenta de Facebook, sobre cómo manejar un canal en Youtube e incluso daban claves básicas para la creación de un blog), pero según avanzaba el curso, se iba haciendo cada vez más largo, aburrido y complicado. De pasar a contestar preguntas fáciles, básicas y que además podían encontrar de forma literal en los textos, pasé a preguntas carentes de información y descripciones infinitas en las que no dejaban claro cuál era la opción correcta a contestar. Si leías, leías y volvías a leer, nunca dabas con la respuesta correcta, pero si intentabas usar la lógica... ¡Volvías a fallar! Por suerte el pasado día cinco terminé por fin con aquel curso. El resultado fue un 100% de aciertos en el cuestionario final y tener que esperar al menos dos meses a que me manden el diploma.

Además continúo "trabajando" (las queridas comillas que siempre me acompañan cuando hablo de mis "trabajos") por la noche en las páginas web para intentar ganar algún dinerillo y por suerte, este tema no va del todo mal. Debería decidirme a actualizar el tema en el blog en cuanto tenga tiempo, pero esta breve liberación no creo que me vaya a dar para tanto.

Y bueno, eso, mi liberación, que era de lo que en realidad iba a hablar en esta entrada. Desde el pasado Lunes hasta el próximo Domingo hemos hecho en el trabajo un medio puente-medio acueducto con el que por fin podré liberar mi mente de las mil y una cosas que tengo pendientes y empezar a realizarlas. Entre el curso, los trabajos y la vida loca (?) no me ha dado tiempo a nada. Y ya iba teniendo ganas de continuar viendo una serie que tengo pendiente desde hace unas cuántas semanas. Bueno, que de eso tampoco me había dado tiempo a hablar por aquí, claro... Hace unos meses decidí que ya que mis Lunes estaban compuestos por trabajo fuera de casa y nocturno, los Martes por estudio y trabajo nocturno, los Miércoles por trabajo fuera y nocturno, los Jueves por estudio y trabajo nocturno, los fines de semana por trabajo fuera de casa, estudio y por supuesto trabajo nocturno... Podría darme un capricho de vez en cuando y sacar unos minutillos para ver alguna serie, como casi cualquier persona de mi edad hace de vez en cuando. Ya que todo mi tiempo está dedicado a cosas sin fundamento -llámese apoyo económico- que mi mente se pudiera relajar de vez en cuando iba a ser un regalo, así que comencé a ver "The 100".

¿Por qué esta serie y no otra? Fácil. Quería una serie que no fuese extremadamente conocida. Las series tipo Lost, Breaking Bad, Vikingos, The Walking Dead, Juego de Tronos y un largo etcétera estaban por tanto descartadas. A pesar de que no me gustan tampoco demasiado las series de ciencia ficción y que esta es bastante conocida, aún no he visto que se hable demasiado sobre ella en España. Eso y que saliera recomendada en la web donde las visiono, me hizo decidirme a empezar con ella. Me son indiferentes los spoilers, pero como sé que hay gente a quien le matas de un plumazo la ilusión de seguir una serie una vez que se enteran de uno, no destriparé nada por aquí y de hacerlo, lo avisaré de manera bastante perceptible...

   "Situada 97 años después de una guerra nuclear que ha destruido la civilización, los supervivientes de una nave espacial, que han sobrevivido durante tres generaciones en el espacio, envían 100 delincuentes juveniles "para testar" las condiciones de la tierra, con la esperanza de eventualmente volver a polar el planeta. El grupo de jóvenes tratará de sobrevivir en un entorno desconocido y hostil a pesar de las brechas que se abren entre ellos, unos partidarios de seguir en conexión a la llave, otros a favor de empezar de cero sin depender de nadie. Mientras, en la nave, las luchas por el poder político se recrudecen, llevando a los dirigentes a situaciones extremas difíciles decisiones."

Descripción tomada de la App CheckTrakt.


Sin decir nada concreto diré que a partir de cierto punto y de la desaparición de mi personaje favorito en la serie, ésta se ha vuelto tan aburrida -para mí- que probablemente deje de verla cuando termine la tercera temporada. Aparte, creo que la cuarta temporada aún está por grabarse, con lo cual tampoco habría forma de seguir con ella.

Por consejo de prácticamente una unanimidad de gente y desde el capítulo uno, empecé a ver la serie en V.O. (por supuesto con subtítulos) y puedo confirmar que es verdad, cuando la escuchas doblada no es lo mismo.

Tendréis que verla para entender un poco más lo que voy a decir a continuación (¡qué difícil es hablar sin decir!), pero los personajes cambian tanto con el paso de la serie y aparecen como protagonistas una vez ya comenzada, que mi mente a veces no asimila que personajes como los de Octavia, Kane e Indra me cayeran mal al principio y ahora me gusten mucho; que otros como Bellamy, Monty, Jasper o Jaha me cayeran bien e incluso muy bien al principio y ahora me parezca que se merecen un abrazo bajo la lluvia con un cable pelado; que haya otros que siempre me han caído bien, Clarke (tiene detalles que chirrían, pero es la prota), Abby (con sus cosas), Finn (menos algunos detalles), Wells (el hijo de Jaha), Raven (más cabezota...), Lincoln y Lexa (la que nunca sonríe); o que simplemente me confundan como John Murphy.

Además también tengo la impresión de que no han sabido racionar bien la nueva trama... Como si se hubieran acelerado en hacer cosas por el éxito de la primera y quizá la segunda temporada. Viendo ya la tercera, algunos temas parecen sacados de contexto o sin sentido y al menos en mi caso me han hecho perder un poco el hilo. Si conocéis "Lost" sabréis de lo que hablo.

Y ya las muertes... ¡Qué manía con matar siempre a los buenos!

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Nos cayó la del pulpo...

Domingo, 23 de Octubre de 2016. Día lluvioso donde los haya, pero a mi cuerpo un poco de juerga de más le daba ya igual. La mañana había avisado, trabajamos pasados -y repasados- por agua desde bien temprano, aunque contentos, las cosas habían salido bien. Yo llevaba enferma casi una semana (¡y así continué!). Alergia, placas en la garganta, fiebre, tos de orco de Mordor y ciática, más un agradable "sopeo" mañanero, no iban a impedir que esa misma tarde visitara por primera vez en mis 30 años vida el Santiago Bernabéu.

Ya había estado unos años atrás en el Vicente Calderón viendo jugar al Atlético de Madrid, que una es madridista, pero sobre todo amante del fútbol en general. Aborrezco casi de forma dramática los sitios plagados de personas e incluso siento cierta incomodidad con los ruidos muy fuertes, dicho lo cual está muy claro que ciertamente no soy fanática de asistir a ciertos eventos deportivos, véase por ejemplo un partido de fútbol; pero hay ciertas épocas o circunstancias en las que cambiando algunos cables en mi cabeza y recolocándolos estratégicamente, me veo más o menos capaz de lograr según que cosas.

El caso es que era un partido épico, en una ubicación también épica que no se podía dejar pasar. ¿Quién me iba a decir a mí que el primer partido que vería en el Bernabéu iba a ser contra el Athletic de Bilbao, el equipo de los amores de mi padre? Lo de que íbamos a ganar lo tenía más que claro, pero ver su cara sentado en las gradas de los blancos a unos metros de Cristiano y perdiendo...

Cuando llegamos diluviaba, cuando nos fuimos jarreaba, así que alquilamos unas cuántas almohadillas mitad para taparnos, mitad para tirárselas a Cristiano si fallaba mucho ese día. Y el partido comenzó.

El primer gol, precoz, salió de las botas de Benzema con un gran pase de la muerte de Isco después de que éste se zafara de un defensa del Bilbao que había caído en el área, supongo, por el estado del césped aquel día. Mención aparte el pedazo de pase previo de Marcelo a Isco. Medio gol. Yo le retransmitía todo minuto a minuto por el WhatsApp a mi madre, también madridista. Mi tío, sin nosotros saberlo, resultó estar también en el recinto ese día (él es socio) pero afortunadamente él no tuvo que mojarse. Tampoco tuvo el privilegio de poder ver a jugadores profesionales a unos metros de su cara, todo tiene sus pros y sus contras.

Unos quince minutos antes de terminar la primera parte, el Athletic nos coló un gol tremendamente parecido al nuestro en la portería de Keylor. Sabin Merino empataba así el partido. Esto había que solucionarlo, habrase visto meterle un gol al Real Madrid...

Unos cuántos intentos, córners, faltas (¡mucha más lluvia!) y oportunidades de ambos equipos después, llegó nuestro segundo gol, Morata ponía así el broche final a un interesante partido y a su feliz -espero- cumpleaños.

Para repetir quizá otro día en el que me apetezca ponerme a cruzar más cables.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Muestras de Biotherm y Pompadour

Lunes de muestras llegadas el día 13 de Noviembre la primera y de Biotherm y el 17 de Noviembre la segunda de Pompadour. Si no recuerdo mal, las dos son dos viejas conocidas no siendo la primera vez que me envían ninguna de ellas.

La última muestra que recibí fue un contorno de ojos y esta vez toca probar la versión Aquapower de Biotherm. 

Aquapower es un gel que promete ultra hidratación oligo termal sin pausa durante 48 horas. Existe tanto para piel normal y mixta, como para piel seca y está especialmente indicado para la piel de los hombres. Este gel de Biotherm sacia la piel tonificándola y dejándola suave y flexible todo el día para así mantenerla equilibrada y regenerada. Tendremos frescura asegurada durante horas.

Para cualquier cosa, revisad su web: http://www.biotherm.es


Cuatro dias después tenía en mi buzón estas muestras de Pompadour. Como ya digo, no es la primera vez (y espero que tampoco la última) que recibo muestras de la marca. Aquí podéis ver cuáles fueron las anteriores.
 

Esta vez es el turno de probar el té verde (con jengibre y naranja), la infusión de  cola de caballo (para ayudar a eliminar líquidos) y el detox (como el propio nombre nos indica, para eliminar esas toxinas que nuestro cuerpo produce). Otra cosa no, pero será por variedad, ¡en Pompadour podéis encontrar de todo!

Que viva la variedad...

Para encontrar justo la infusión que estabas buscando visita: http://www.pompadour.es

jueves, 17 de noviembre de 2016

Los 15 videojuegos de mi vida

Estoy segura de que los 15 juegos de los que voy a hablar quizá no hayan podido marcan un antes y un después en el mundo gamer, pero por una u otra razón, sí marcaron un antes y un después en mi vida.

Aunque podáis pensar lo contrario dado el poco tiempo que paso en la actualidad jugando con videojuegos, soy una gran aficionada a este hobbie y si no lo practico más a menudo es por dos razones principales: la falta de tiempo libre y la poca disponibilidad monetaria que gastar en este tipo de ocio. Quizá la primera pudiera ser mermada, podría sacar unos cuántos minutos al día para jugar a algún juego, pero con mi sueldo, no podría comprar videojuegos a menudo (a los precios que están y sin pagarme, llevaría sin poder comprar uno desde Febrero...). Como para permitirme una consola de última generación...

A pesar de ello hubo varias épocas en mi vida en las que aparte de tiempo, también tenía medios para jugar a varios tipos de videojuegos en ordenadores, recreativas o consolas.

Hoy os voy a hablar de los 15 mejores.


Pong de Atari
Es el predecesor de todos los juegos. No hay juego más sencillo y a la vez más adictivo. Algo así como la famosa serpiente de los Nokia... Evidentemente no empecé a jugar a este juego cuando salió, ya que se inventó en los años '70, pero sí he jugado y sí guardo un buen recuerdo sobre él.

Un día mi padre fue a buscarme al colegio y eso era algo que no solía suceder, por lo que me quedé bastante extrañada. Yo era muy pequeña, quizá tenía cinco o seis años, o puede que cuatro; pero ya sabía lo que venía a continuación. Mi padre era un adicto al trabajo y antes de pasar por casa me iba a tocar esperar a que hiciera algo por allí.

Cuando llegué, todos los compañeros de mi padre se quedaron conmigo mientras él hacía lo que tuviera pendiente en ese día, pero como solía suceder, el tiempo pasaba y pasaba y mi padre no terminaba. Cuando se acabaron también los temas de conversación (los que pudiera haber con una niña de esa edad) sobre cuáles eran mis materias favoritas, que eran el lenguaje y las matemáticas, pero un poco más las mates (quién me ha visto y quién me ve) e incluso coincidía en gustos con una de las compañeras de mi padre, me ofrecieron jugar a algún juego de los ordenadores que allí tenían. Era la época en la que los ordenadores empezaron a llegar a variedad de trabajos y aunque aún no se sabía muy bien cómo se manejaban, yo siempre había tenido uno en casa y ya más o menos me los conocía.

En aquellos tiempos no era muy diferente a como soy ahora y me negué a que encendieran un ordenador y lo dejasen inutilizable sólo por mí. Aún así decidieron hacerlo y fue la niña de las matemáticas quien enseñó a poner en funcionamiento un juego en el ordenador a un grupo de trabajadores que aún no sabían de ese trasto mucho más allá de simplemente encenderlo. ¿Recordáis que todo se instalaba a partir de MS-DOS? ¡Qué tiempos aquellos!

Jugué un ratito con el Pong, más pendiente de la vergüenza que tenía y de que viniese mi padre que del juego en sí, pero es un juego que recordaré siempre por esta anécdota.


Super Mario
Como bien diría Jezulín, en cuatro palabras: ¡Cla-si-ca-zo!

¿Existe alguien mínimamente ligado a los videojuegos que no conozca a Súper Mario? ¿Y al de verde? Que sí, que ya sé que es Luigi, pero en la época en la que todos los juegos estaban en inglés, este idioma no era tan común y no había tanta información sobre los videojuegos, para los peques que empezábamos a jugar estos juegos era el segundón, el de verde.

Mis primos tenían la famosa Nes, de vez en cuando la llevaban a casa de mi abuela y podíamos jugar todos juntos. Sólo había dos mandos y entre que yo era la más pequeña, la que no sabía jugar y además la niña, a veces me tocaba esperar a que ellos murieran para jugar, pero alguna vez la dejaban en casa de la abuela y cuando ellos se iban, podía estar un ratito jugando con ella yo sola. Por supuesto el juego estrella, aunque teníamos otros, era el Súper Mario.

Actualmente el único juego por el que he gastado dinero es en el de Súper Mario para la Wii y estoy esperando además que saquen por fin el juego para el iPhone. Dicen que será próximamente, en Diciembre de este año. Y lo mejor de todo, ¡aún tengo la NES! Mis primos la iban a tirar y yo decidí quedármela antes de que pudieran hacer esa tropelía. Lo único malo es que, aunque funciona, necesita algún arreglo puesto que no se ve el juego en la pantalla. La primera vez que la puse funcionó bien, pero ahora no quería ir... Si no funcionara finalmente, miraría comprarme la que ha salido nueva una vez me tocase la lotería esta Navidad.


Prince of Persia
Continuamos en los ochenta con este juego, uno de los que tenía en mi primer ordenador y uno de los que más usaba para divertirme cuando mi padre no tenía que usarlo. Ya sabía ponerlo sola y cuando me daban permiso para poder jugar un ratito después de terminar los deberes o dibujar un rato, intentaba saltar los malditos pinchos sin caer encima de ellos. Pensándolo bien era un juego un poco rarito para una niña tan pequeña, cuando caías en los pinchos, el personaje se quedaba ahí clavado y la sangre comenzaba a salir de sus piernas -sangre pixelada en cuadritos en aquella época, por supuesto-. Y las planchas de hierro algunas veces conseguían espachurrarte la cabeza.

Era bastante difícil jugar de por sí, más aún manejando las teclas del teclado que además de vez en cuando se colgaban con un juego tan potente para ese ordenador. Ahora lo tengo en el Mac y puedo jugar desde aquí, pero evidentemente no es lo mismo y tampoco ha mejorado nada la jugabilidad, lo que se traduce en que básicamente, sigo cayendo en los pinchos, jejejejeje.


¿Dónde está Carmen Sandiego?
Este fue el juego con el que más geografía logré aprender. Al principio no lograba entenderlo muy bien, no sabía dónde me decían que tenía que viajar para seguir investigando y no tenía ni idea de dónde podía estar ese Sydney, por poner un ejemplo, o cómo identificarlo por el monumento que salía en la imagen o la bandera del lugar que te mostraban. En el colegio aún estaban enseñándonos a leer y desafortunadamente tiempo después descubrí que tampoco iba a aprender demasiado de otros países fuera del mío, o de su geografía y arquitectura.

Tiempo después un día jugando con mi vecino se me encendió la bombilla. ¿Y si cogíamos un atlas e identificábamos las banderas y así el país al que nos tocaba viajar? Suena un tanto básico, ¿y la Wikipedia? Pensad que aún no teníamos siquiera internet e íbamos a base de disquetes... A partir de esa idea pude empezar a aprenderme algunas banderas que no conocía como las de Mónaco, Francia o el famoso Sidney.

Debería buscarlo para jugar algún día...


King's Quest V
Amaba y odiaba por igual tanto este juego como su música. Lo odiaba porque siempre me perdía y porque la musiquita se te metía hasta el duodenorrr, pero en el fondo me divertía un montón jugar e investigar en las diferentes pantallas.

Los gráficos comenzaban a ser cada vez mejores, aunque aún había cosas que seguían fallando, como cuando apuntabas a una cosa que sabías que tenía que reaccionar en tu ratón, pero no lo hacía y tenías que andar rondando con el puntero hasta que por fin podías clicar. Me encantaba la primera pantalla, una en la que salía una especie de sauce llorón, la del pueblo al completo y ésta, con la que ya sabía que estaba llegando al final.

Me encantaría poder recuperarlo para jugar en el Mac, porque hay algunas cosas que ya no recuerdo del juego y podría ser un re-descubrimiento.


Sonic
Si el juego de Súper Mario era un clasicazo, Sonic no va a ser menos, aunque este esté más ligado a la compañía Sega. Poca gente hay también que no conozca a Sonic o incluso también a los personajes del juego considerados secundarios.

Ya había jugado antes a Sonic en recreativas, en casa de algún amigo o en algún juego que se pudiera conseguir instalar en el PC (recordemos que en los '80 y los '90, los móviles o no existían, o eran bastante básicos), pero fue a raíz de, si no recuerdo mal, caerme de morros con la bici y tener que estar en casa unos cuántos días aburrida, que un amigo de mi padre se ofreció a prestarme una consola Sega nuevecita porque él nunca la usaba. Me la dejó durante tantísimo tiempo que yo ya creía que me la había regalado... Pero no... Me apasionaba jugar con la Sega en el patio de casa en el verano. Llamaba a mi vecino para jugar juntos (tanto él como yo compraríamos una PlayStation con el tiempo), llamaba a mis amigos, a mis primos...

No descarto comprar una Sega de segunda mano si algún día tengo algo de dinero.


Tekken y Street fighter
Cuando era realmente pequeña (os hablo de cuando con 25 pesetas podías jugar un buen rato en las recreativas) siempre este juego y similares era uno de mis fijos.

Tanto mis primos como yo nos solíamos quedar en casa de mi abuela y cuando salíamos por la noche en verano a tomar algo, mis tíos se quedaban con sus amigos en alguna terraza mientras y nos daban unas cuantas monedas de 25 pesetas (¡las del agujero!) para que pudiéramos jugar en los recreativos. Yo tenía siempre mis máquinas fijas: lucha y conducción. Me daba igual el juego que fuera, pero mis favoritas eran siempre esas. Os puedo decir hasta dónde estaban puestas las máquinas en la primera tienda de recreativos que hubo en el pueblo de mi abuela. Y también donde estaban situadas en la segunda tienda, aunque recuerdo casi mejor dónde estaba la favorita de mi primo mayor, la de las burbujitas. En ocasiones esperaba a que gastasen ellos sus monedas en jugar al futbolín y también me unía.


Crazy taxi 
Y este juego, (o más bien los similares, porque cuando este salió yo ya no iba a las recreativas) era también mi otro fijo. Lucha y conducción, lucha y conducción. De vez en cuando me unía a alguno de bolitas o de cualquier otra cosa, pero siempre guardaba algo para uno de estos dos juegos. Lo que más rabia me daba era cuando llevaba un rato jugando y al ser una chica (no había muchas) se empezaba a hacer corrillo para verme jugar. En ocasiones perdía a propósito para irme a otra máquina y que la gente no me mirase. Y lo que me jorobaba eso, que perdía partidas de un buen rato jugando...

No os digo lo que significó para mí que más tarde incluyesen pedales, asientos e incluso motos a tañamos real en este tipo de máquinas, aunque yo ya no jugase.


Pandemonium
Para mí fue el juego del cambio. Ya teníamos en casa un ordenador más potente y más actual que el primero que tuvimos en la familia y comenzaba a descargar mi música, hacer mis trabajos en el ordenador... Hasta que un día llegó mi padre y sin querer borró toooooodo lo que tenía en el ordenador. Música, fotos, imágenes, juegos, archivos... No me preguntéis qué hizo para borrar todos mis documentos y ninguno suyo, pero así fue. Borrados del ordenador y de la papelera de reciclaje, por supuesto. Le dije que si en ese momento me dejaba mirar algunas cosas o descargar algún programa de recuperación, quizá pudiera haber algo salvable, pero estuvo todo el día en el ordenador y cuando pude ponerme con él, no pude recuperar ni una sola cosa de las borradas. No tenía dinero para comprar un disco duro, no sabía aún hacer copias de seguridad, particiones o ese tipo de cosas, así que lo llevamos a una tienda, me hicieron una copia de lo poco que había quedado vivo (tan sólo alguna que otra película) y para que no se me hiciera tan duro comenzar de cero con todo, en la tienda me instalaron de regalo uno de los juegos más actuales que había en ese momento.

Después de todos los juegos a los que había jugado en un ordenador, este era un salto en el tiempo. Mejor jugabilidad (aunque aún seguía jugando con las teclas de un PC), mejores gráficos, una historia más divertida y unos melones saltarines. Digamos que no se me olvidó el disgusto, pero es verdad que se me hizo algo más llevadero.


Tzar
No tengo ni idea de dónde pudo salir este juego, pero juraría que aún tengo el cd de instalación en la otra casa. No tiene unos gráficos excelentes, cierto es, pero es el típico juego con el que empiezas a jugar y no lo puedes dejar. Que si creo luchadores, que si creo campesinos, recolecto, hago crecer mi pueblo...

Dejé de jugar más que nada porque a pesar de crear miles y miles de luchadores, catapultas, tener un buen ejército tanto en tiradores como en torres de lucha y similares, siempre venía el enemigo y de un soplido acababa con mi imperio. ¿Por qué si tenemos los dos un mismo arquero y nos atacamos gana siempre él? Bah... Pero bueno, con el tiempo volvía a ponerlo y volvía a engancharme a jugar. Está visto que no se necesitan grandes gráficos para que un juego te enganche durante horas y horas.


Morpheus
Otro juego que al ser de los más actuales (recordemos que he empezado hablando sobre el Pong) también está aún en mi poder. Me pasa algo parecido a lo que me pasaba con el King's Quest V, hace mucho que no juego y el volver a jugar podría ser un re-descubrimiento, pero desafortunadamente el cd de instalación no es compatible con Mac. Debería buscar por la red porque seguramente haya alguna forma de jugar a él aún teniendo Mac, pero es un juego que a pesar de ser viejo, puede ser bastante divertido aún en la actualidad. Al menos si lo miramos desde el punto de vista de no conocerlo y tener que averiguar cómo montar un puzzle, a qué estancia debes ir para conseguir pistas y un largo etcétera. Me apasionan este tipo de juegos en los que te vuelves loco para dar con la solución final.

Como el Tzar, no sé de dónde salió, pero le tengo un cariño especial.


Tom Raider
Tomb Raider, con Lara Croft al frente, fue primer juego de mi primera consola propia. Si bien antes había tenido en ocasiones una NES prestada y la Sega también de préstamo, hace muchos años en una mezcla de buenas notas, Reyes y cumpleaños, mis padres me regalaron la Play Station. Sí, la uno, la misma que aún conservo y que al ser mía, funciona aún a la perfección.

El juego venía de forma gratuita con la compra de la consola y en ese momento estaba despuntando. Solía quedar con mi vecino para jugar, como de costumbre y con la que era mi mejor amiga en esos años. Entre todos conseguimos los trucos para el juego y aunque nunca los usé, creo que aún los tengo por ahí guardados junto con el mismo juego.

Debería sacar la Play otra vez para reencontrarme con Lara Croft de nuevo.


Final Fantasy 
El Final Fantasy ha sido el juego que siempre he querido que me guste y que nunca ha conseguido engancharme. Jugaban casi todos mis amigos, mi mejor amiga jugaba, mi compañera de clase jugaba (y estaba empeñada en que yo también tenía que jugar porque me parecía -según ella- a Aeris) e incluso mis antiguos vecinos jugaban.

Me mudé de allí, si no recuerdo mal, cuando estaba a punto de cumplir nueve años y no volvimos a encontrarnos, pero una antigua vecina me contó que los que quedaron allí les pusieron el nombre de las personas que nos habíamos mudado a personajes de ese juego sólo para poder recordarnos durante algo más de tiempo.

Alguna vez fui a casa de mi mejor amiga a jugar con ella, pero a pesar del empeño en que me gustase, nunca me apeteció probarlo más allá de aquellas tardes sueltas. Lo mismo mañana comienzo a jugar y me engancho, ¿quién sabe?


Crash Team Racing (CTR)
Por el amor de Dios, ¡que no le toque un misil al que va segundo! ¿Alguna vez habéis jugado a este juego? Si el Crash Bandicoot está bien, el Crash Team Racing con compañía está aún mejor. El juego nace de una base muy simple, es un juego mezcla entre carreras y plataformas en el que aparte de tener que llegar primero, debes intentar ir cogiendo premios en la carreras que te facilitaran eso mismo, el llegar a ser primero. Hay trampas que te perjudican, que te ralentizan, que explotan... Y a su vez hay premios que te hacen ir más deprisa o importunar a los demás participantes de la carrera. Pero el misil... El misil es un mundo aparte. Siempre y cuando no vayas primero (entonces no sirven para mucho) el misil es la pieza clave para quitarte a los compañeros que van delante de en medio. Mi vecino pudo piratear la PS en una tienda y comenzó a comprar juegos muchísimo más baratos que en las tiendas, por lo que pude probar un montón de juegos de la consola. Yo la pirateé después en mi casa, pero ya había salido la PS2 y los juegos de la uno empezaban a escasear, más aún los falsificados.

Aún así y si tenéis la oportunidad, el CTR hay que probarlo.

Fifa - PES
Y por último, pero no por ello menos importante, los épicos Fifa y PES (Pro Evolution Soccer). Los típicos juegos de fútbol a los que yo empecé jugando cuando los gráficos eran en píxeles y que han ido evolucionando de una manera que casi da miedo en cuanto a similitud (en una versión algo más que en la otra). 

Aún tengo ambos en antiguas versiones para mi Wii y aún sigo jugando con ellos de vez en cuando. El fútbol siempre ha sido un valor seguro para acertar conmigo.