Seguidores

sábado, 19 de noviembre de 2011

He vuelto a coger la guitarra.

Sí, así es. Suena bien, pero por muy bien que suene, no es algo bueno. He vuelto a coger todos mis bártulos y por primera vez desde hace bastante tengo y también por primera vez desde que tengo el Mac, me he puesto a grabar sonidos con la guitarra. Hacía tanto que no la tocaba que, al poco tiempo, el dolor era insoportable en los dedos, pero a pesar de todo, he seguido tocando. Es… Como una forma masoquista que tengo de empezar de cero. Lo había dejado de hacer porque creía que me iba bien y me despejaba la mente de otras maneras. La verdad es que, cada vez que cojo la guitarra después de mucho tiempo, siento que comienzo de cero. Otra vez. De nuevo. Y una vez más. Y continuo sintiendo que no será la última vez. La realidad es que empecé a tocar en una época de mi vida en la que estaba hundida, supongo que por eso el paralelismo. Mis amigas durante 16 años habían decidido que nuestra amistad no valía nada en tan poco tiempo que yo no fui capaz de darme ni cuenta. Normalmente lo que hago en estos casos es arrastrarme y permitir que me pisen con tal de recuperar lo perdido a pesar de que lo perdido no valga nada. A pesar también de que yo no haya tenido la culpa y a pesar de todo. No me gusta perder lo que tengo hasta esos momentos puesto que "lo tengo" y me gusta cuidarlo, sea bueno o sea contraproducente para mí. Pero en ese momento ni siquiera estaba para pensar en mí, así que supuse que la amistad duradera era un paso y que quizá podrían ser ellas las que por una vez en la vida me ayudasen a mí. Me equivoqué.

Aún así no escarmiento y sigue pasándome. Ahora, supongo que por no confiar en nadie -y además continuo comprobando que con razón aunque me duela- rebajo las edades de pérdida de la amistad. De los 16 a los 6, de los 6 al año, del año…

Más o menos con unos 22-23 años, estaba tan en el fondo en lo que se refiere a mi vida amistosa, nula académica y en la que a la familiar se refiere, pasándola en un hospital -no sé si decir que de visita era "afortunadamente"- que decidí comprarme la guitarra. Tendría una amiga, me haría lesbiana y pasaría de enamorarme de sentimientos a ser una ameba enamorada del sonido que emitía una simple madera. No la había dejado hasta ahora. Supongo que, más que cogerla con fuerza, se podría decir que los demás me habían dejado con fuerza a mí.




He vuelto a coger la guitarra.

Sí, así es. Suena bien, pero...

11 comentarios:

Isa Persefone dijo...

Jó :_(

Nata dijo...

nunca dejes aquello que te haga feliz, pero nunca retengas y menos a la fuerza aquello que tienes, ya que a veces puede ser producente pero a veces no.... las cosas pasan por un motivo y las personas entran y salen... no retengas a las personas pero que tampoco te quiten el sueño... nadie merece tus lagrimas, nadie merece hacerte daño y quien te haga daño es que no te merece... no le des mas vueltas y haz simplemente lo que te guste a TI, lo que te haga feliz a TI... se egoista por una vez en tu vida e intenta ser feliz!!!! no lo olvides!!!! tu vales mas ke todos los que estamos en tu vida... solo tu deberias ser importante en tu vida.. el resto tan solo somos viajeros en esta vida.... y algunos te aran bien y otros no.. pero de todos debes aprender,...

Piper dijo...

No me engañes Nata, eso se lo estabas diciendo a alguien que había cerca de ti y no a mí, seguro Carapapa :P

La verdad es que he llorado incontables veces por cosas (y personas) que no merecían la pena. Pero ni a mí ni a nadie. Pero es algo que no puedo evitar y vuelvo a hacerme daño en vez de ser egoísta y pasar. Porque siento que el ganarte a alguien es eso, GANARTE, y es un logro personal. No hago muchos, por lo tanto, los quiero conservar. En aquella época de mi vida dejé de llorar, pero fue una época que viví como dentro de un sueño y no me acuerdo de mucho. Más o menos desde que me mudé, me siento igual... Y no logro ser una persona egoísta. Volveré a encontrar a gente aunque no sea física, que vuelva a ver por dónde soy débil y a atacar. Y yo volveré a caer. Es lo que tiene que no me enfade nunca. Hasta que es demasiado tarde y no me enfado, me destrozan y entonces cojo la guitarra y dejo la amistad.

gloÖak dijo...

Yo pienso igual que Nata mujer.
hay demasiadas cosas por las cuales vivir, la vida es bella, es cuestión de saber verla de ese modo; personas que no valgan la pena en tu vida y en la de cada uno habrá,pero nunca debes bajar la mirada por esas personas que no te valoran, vales millones mujer, no dejes que estas personas que sólo te hacen mal triunfen ante tí..

Y cómo lo puse en Facebook, si eras feliz antes de conocer a muchas personas, entonces también puedes ser la misma después de que estas personas se marchen sin valorarte..

Te quiero <3

Piper dijo...

Nah, yo no quiero vivir por cosas, quiero vivir con personas y... Sólo busco a aquella persona que merezca la pena. Pero 26 años de búsqueda empiezan a ser algo... Cansinos...

Nunca he sido feliz, sólo era inocente...

Yo también te quiero. :)

Anónimo dijo...

Mereces algo mejor

Piper dijo...

Algo mejor que qué... :)

Vicky A. H. dijo...

A mí me duelen las manos después de intentar colocar el acorde de Fa durante mucho tiempo... Y pensar que cuando me enseñaron los primeros acordes lo ponía rápido y bien (y mi entonces profesor -y pareja- se quedaba alucinado por ello).

A veces pienso que tratar de poner ese acorde es como cuando antes pensaba en él, pero prefiero que me duelan los dedos y no el corazón, la verdad XD

Ayer decidí dejar de guardarle rencor y, después de varios amagos suyos de acercarse mientras yo me cerraba en banda, acercarme yo un poquito. Quizás consigamos ser amigos. Quizás ese día dejen de dolerme los dedos al poner el acorde de Fa.

O quizás no XD

Entiendo que te refugies en la guitarra... A mí me relaja cogerla y poner acordes casi al azar, aunque no me resulta tan catártico como escribir.

Sobre las amistades, unos llegan, otros se van, otros nunca debían haberse acercado en primer lugar... Lo importante es tenernos a nosotros mismos ;-) Y saber valorar a la gente en su justa medida. Quizás de un tiempo a esta parte me cuesta mucho menos que antes el mandar a tomar por saco a supuestos amigos míos, pero, en serio, desde que lo hago cuando es necesario, me siento mucho, mucho mejor XD Como tú sueles decir, evita a esa gente que te roba la energía, mándala bien lejos y trata de ser todo lo feliz que puedas, con gente o sin ella.

No sé si este comentario tiene mucho sentido, pero me han venido muchas ideas a la cabeza al leer esta entrada... XD Besitos!!!

Piper dijo...

A mí me duele mucho la muñeca y el dedo se me pone súper áspero. Pero claro, con mi guitarra es lo más normal... A ver si consigo probar, aunque sea sólo eso, una Taylor. Estoy en la duda de si realmente existe tanta diferencia en cuanto a la comodidad al tocar. Porque como sea así, me da que salgo de la tienda cargada. xD

Jolín, que súper metáforas tan bonitas sobre el amor y la guitarra. No me mezcles temas que me gustan que me vuelvo loca... Es como lo que me pasa a mí. Cuando me duele el corazón voy con mi guitarra. No se pasa, pero si como dices duelen los dedos, tienes dos dolores en los que pensar y no sólo en el del corazón.

El caso es que ahora me dio por tocar (y cantar, Dios... xD) "Someone like you" y entre lo triste es, que toco un pelín más (lo dejé por completo por unos meses porque ni eso podía) y que me pongo melancólica... Voy a acabar llorando por las esquinas. xD No tengo remedio...

Ays, es que es muy difícil poner en un escalafón al que se lo merece pero por timidez no se implica y a la vez es muy fácil poner en un puesto importante a alguien que te dice buenas palabras si no sabes que ni las siente, ni son ciertas. Pero claro, si nos pudiésemos meter en la mente de las otras personas, quizá todo sería demasiado sencillo, ¿no?

¿Eso quiere decir que inspiro? :D

Vicky A. H. dijo...

La Taylor es acústica, ¿no? Yo te confirmo que entre la guitarra clásica y la acústica hay una diferencia brutal... La clásica es mucho más complicada de tocar... Un amigo me dejó que probara su acústica y conseguía poner el acorde de Fa sin problema... XD

XD Esa metáfora la tenía pensada de antes... Una de esas ideas que dices "tengo que escribir sobre ello", pero al final la inspiración no quiere que lo escribas hasta que leí esta entrada y las ideas se acomodaron, así que ahí quedó XD Pero sí, siempre son preferibles (al menos en mi opinión) los dolores físicos... Al menos a mí me resulta muchísimo más fácil controlarlos... :-)

Ains... No me llores por las esquinas, mujer!! (Y tengo curiosidad por escucharte cantar, en serio :-D).

Pues sí, si pudiéramos saber qué piensa exactamente cada persona, sería todo mucho más sencillo... Y nos llevaríamos muchas menos sorpresas desagradables... Y no desconfiaríamos de quien sí va de buenas... XD

Y sí, inspiras :-D Por lo menos a mí, muchísimo en varios ámbitos :-D Besitos!!!

Piper dijo...

Taylor hay de todo tipo, pero esta vez me voy a decantar por las electroacústicas, que ya que me gasto el dinero, al menos puedo tocar en dos "versiones". Tengo tres tipos de guitarra: acústica, clásica y eléctrica y desde luego nunca en mi vida diría que la acústica es la más fácil ni de coña. xD Pero claro, eso es porque la mía es brutal a la hora de tener que pisar las cuerdas, pero es coger la clásica y para tocar me parece de juguete, súper fácil. En cambio la otra, es que nada. Yo creo que aún hay un acorde que me es imposible de hacer aún y mira que llevo tiempo con ella. Por eso será que tengo tantas ganas de probar otra acústica (nunca lo hice) para ver si realmente es mi guitarra o es que soy una flojeras. Pero claro, viendo cómo toco la clásica o la eléctrica de fácil, las culpas se las lleva todas la acústica por malucha.

Yo tengo una idea parecida en a cabeza desde hace tiempo. Pero es una metáfora sobre el amor y una caja de cartón. Siempre hubo diferencia entre clases xDDD

¿Curiosidad o miedo? Sé sincera xD

Oye, pues yo me estoy poniendo al día con respecto a eso. Quiero decir, con respecto a ponerme en el lugar de la otra persona. Lo estoy empezando a hacer hasta literal si me descuido... Mola...

Y yo cada vez que hago algo artístico o veo mi corcho con cosas hechas y preparadas para vender, ya inevitablemente pienso en ti :)