viernes, 28 de julio de 2017

El aborto, ¿a favor o en contra?

Más o menos desde que tengo uso de razón, aunque evidentemente no edad para ello, me han gustado los niños y he querido tener al menos uno, ya sea propio o adoptado aunque me gustaría que fuese mediante ambas opciones. 

Hoy en día tengo serias y fundadas dudas de que esto vaya a suceder se mire la opción que se mire, pero quizá suene extraño que a pesar de mi amor por traer al mundo una nueva vida, sea partidaria del aborto. 

¿Por qué?

Son varias las razones que me ayudan a decidirme por estar a favor del aborto libre de la mujer antes de tener una obligación de tener un hijo que puedes no desear por diversas razones. 

La primera podría ser una violación. Cuando un hombre tiene la libertad de poder violar a una mujer, esta corre el riesgo de quedar embarazada y no veo la razón de que ese niño venga al mundo en unas circunstancias como esas si la madre elige (y como digo es perfectamente comprensible) no tenerlo. No es para nada justo que un hombre pueda hacer lo que le venga en gana y sufrir unos meses de cárcel (o no, porque hoy en día y visto lo visto en España, sería mucho más probable que alguien así ni siquiera oliese lo que es una cárcel) y que una mujer no tenga la libertad de decisión de poder elegir si va a tener un hijo que va a estar ahí TODA SU VIDA. Que le va a recordar a cada instante lo que pasó, cómo ese niño vino al mundo creando quizá un estrés post-traumático que puede ser crónico, o incluso, lo que puede sentir esa mujer si encima el hijo se parece física o psicológicamente a su padre biológico. Es probable que si elige tenerlo y a pesar de ser fruto de una violación, tanto la madre como el bebé sean felices, pero en mi caso me gustaría poder tener la opción de decidir en un supuesto caso similar. 

Otro caso importante sería el fallo de los métodos anticonceptivos. Si los usas es porque no quieres quedarte embarazada y, aunque en este caso la edad da igual (puedes y debes usarlos tengas la edad que tengas si no quieres quedarte embarazada), no es lo mismo que fallen cuando tienes 15 años que cuando tienes 32. Un embarazo en la adolescencia suele traer bastantes más problemas que en la edad adulta, pero de nuevo al igual que si elegí no tener hijos y el método falló, me gustaría poder elegir si llevarlo a cabo en caso de embarazo. Hay métodos anticonceptivos cuya eficacia es mejor que la de otros, pero cada uno sabe su situación y todos deberíamos tener la oportunidad de elegir. Quizá una chica con 14 años no está preparada para tenerlo ni tiene el dinero y el apoyo para ello; otra de 26 puede estar soltera y sin trabajo (y todos sabemos que esos mismos políticos que aceptan las leyes anti aborto NO van a venir a cuidar a tu hijo ni te van a dar facilidades para ello, al contrario) o quizá tienes 35 y problemas de salud que pueden empeorar quedándote embarazada. Porque traer a un bebé al mundo no consiste en hacerlo físicamente, porque hay que estar ahí en todo momento de manera incondicional 24/7 y eso conlleva dinero, responsabilidad, tiempo y paciencia, porque cada persona es un mundo y cada mundo tiene su situación. 

Como tercera opción y aunque está muy vista y no siempre respetada y comprendida, mi razón sería la ya masticada es mi cuerpo, es mi decisión y como una imagen vale más que mil palabras, en este caso os dejo un cartel que explica bien el concepto de por qué pienso que un hijo es una decisión lo suficientemente importante como para tener en cuenta a la propia madre.  

Fuente: http://www.cuantarazon.com/896097/gran-reflexion-sobre-el-aborto

Y expondría mil razones más y otras dos mil mirando cada caso de forma personalizada, pero ya que habría que mirarlo de forma personalizada, ¿quién mejor que esa misma persona para decir? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario