viernes, 13 de abril de 2018

¿Me permites un consejo?

¡No hagas caso de ningún consejo!


Y ese sería el mejor resumen sobre cuál sería nuestra mejor reacción a la mayoría de los consejos que nos dan en la vida, especialmente, de los que implican un tema de relativa poca importancia.

A lo largo de toda mi vida, y puedo asegurar que ya no es tan corta, siempre he estado recibiendo consejos: los que yo pedía, los que la gente me ofrecía e incluso los que me cedía sin yo haberlo pedido con anterioridad. De entre todo el total, pocos podrían salvarse y aún contando con estos pocos, sólo unos cuántos que se podrían contar con los dedos de las manos (e incluso de la mano, así en individual) me han servido para intentar encaminar la vida por un sendero por el que al menos se minimizasen los baches.

En mi humilde opinión, creo que esto se debe a tres circunstancias básicas:

  1. Siempre esté el que todo lo sabe. Lo dicho, sabe de todo, aconseja de todo y siempre, siempre, siempre, lleva razón, porque o lo ha vivido, o lo ha visto o lo ha estudiado. No intentes llevarle la contraria, ya seas Cristiano Ronaldo hablando sobre fútbol o Freud sobre psicología. Él lo estudió; o lo estudió y lo vivió; o lo estudió, lo vivió y lo tiene más fresco y actualizado. El caso, no tienes ni idea y sus consejos podrían servirte o no siempre dependiendo de la suerte y la casualidad, pero no de los méritos propios de lo que ahora se llamaría un cuñadísimo -a pesar de que pueda no tocarte en la familia de sangre o no, ni la puñeta cuando hace aire-.
  2. Casi numero dos, las personas que aconsejan porque sí, por decir algo, porque saben que dar consejos les hace parecer una persona preocupada, una persona sabia, una persona... Que en el fondo no tiene ni puñetera -y volvemos con las puñetas- idea de lo que está aconsejando porque simplemente se limita a decir lo que haría en tu lugar o lo que deberías hacer dependiendo de si esa situación les vienen bien a ell@s o no, que también pasa...
  3. Luego está en caso de las personas que saben aconsejar, pero esas son una entre un millón y las cuales además para llegar a aconsejar bien, han tenido que vivir la misma situación que tú (lo cual tiende a ser bastante complicado) y además conocer también tus circunstancias propias, lo cual incluye desde ingresos financieros, hasta tu singular personalidad. 

Como digo, llevo toda la vida pidiendo consejos, desde para comprar un simple cuaderno (cuando no tienes dinero por ejemplo, hasta eso te preocupa, ¿merecerá la pena?) hasta para cosas más importantes y de las que incluso podría depender el sentido que podría tomar mi vida. Y a mis recién cumplidos 32 años, he descubierto -y ya sé que voy tarde- que la gran mayoría de las veces me han aconsejado mal y he perdido oportunidades más o menos buenas de hacer lo que realmente quería o de lograr lo que realmente necesitaba. Y después de ver estos resultados, me he hartado y he decidido que, al menos la otra mitad de la vida que me queda -vamos a poner hasta al menos los 60 años-, voy a hacer y decidir lo que me apetezca, siempre dentro de unas limitaciones que, normalmente, me las dará la propia falta de dinero o las circunstancias. Me voy a equivocar. Me voy a equivocar mucho, pero creo que voy a aprender mucho más con la prueba-error y el fracaso de mis errores propios, que con los de los demás, porque es mi vida y tanto los errores como sobre todo los aciertos, me deberían pertenecer a mí. 

8 comentarios:

  1. Como miembro de posiblemente los tres grupos que has descrito, declaro que eso es lo mejor que puedes hacer siempre, que los consejos están para valorarlos y analizarlos (porque evidentemente cada cual ve las cosas desde su punto de vista y no tiene que coincidir ni de lejos con tus propias cosas) y no para seguirlos al pie de la letra. Salvo que tomes esto como un consejo, entonces ni caso :P

    ResponderEliminar
  2. Pero... ¿Me das la razón porque la llevo; por ser mujer; o porque por ser mujer, si no me la das, cobras...? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón porque la tienes, el resto da igual ;)

      Eliminar
    2. ¿Me lo darías por escrito? Quiero decir, a mano, para enmarcarlo o algo. :P

      Eliminar
    3. Joum, ni que fuera la primera vez que te doy la razón en algo :(

      Eliminar
    4. También es porque algunas veces la tengo... :P

      Eliminar
    5. Más de las que me gustaría de hecho...

      Eliminar