lunes, 2 de octubre de 2017

Y yo, ¿estoy a favor de una Cataluña independiente?

Mi respuesta es: NO. 
¿Votaría entonces, en el caso de poder hacerlo, por una Cataluña independiente? Probablemente SÍ. 

Y dado que unas respuestas así quedan quizá demasiado tajantes, pero son a su vez algo contradictorias, os explico las razones de ambas respuestas en la siguiente entrada.


¿Por qué decido hacer una entrada sí?
Por mil razones... La primera porque estamos viviendo el día post referéndum, ese día después de en el que se ha intentado -o conseguido, no lo tengo muy claro, la verdad- preguntar a los catalanes si están a favor o en contra de independizarse de España. La segunda, porque cada cierto tiempo parece que me mola meterme en terrenos fangosos, ¿a quién lo le gusta cierta dosis de adrenalina de vez en cuándo (obviemos por supuesto la inyectada...)? También porque me gusta dar mi opinión sobre las cosas, porque aunque considero que no se debe juzgar sobre lo que no se sabe, sí creo que es bueno dar tu opinión sobre cualquier tema y sobre todo, escuchar las opiniones de los demás, sean iguales o contrarias a la tuya. Además a lo contrario solemos llamarlo censura. Esto aparte de ayudarte a conocer a otras personas, confío en que te enriquece e incluso a veces puedes llegar a replantearte ciertas cosas y cambiar tu perspectiva sobre otras muchas. Y por último, porque como opines donde opines (Facebook, foros, en sitios que opinan como tú, sitios diferentes) o con quien opines (amigos, desconocidos, familia...) siempre va a haber alguien a quien no le guste o no respete tus ideas y te suelte lo que le apetezca en ese bonito momento, yo tengo un sitio personal donde plasmarlo y dejar volar esta cabecita mía que a veces sólo me da disgustos. Este es un blog personal en el que expongo lo que se me pasa por la cabeza en cada momento (Mis Pensamientos, más claro agua) que está abierto a críticas -constructivas-, opiniones, ideas y comentarios, pero siempre las opiniones de quien escribe serán las que inicien los temas a tratar con las diversas entradas y, por tanto, a partir de ahí se iniciaría cualquier tipo de debate. 


Comencemos con lo interesante, ¿por qué no estoy a favor de la independencia de Cataluña?
La respuesta es tan sencilla como utópica, no estoy a favor de ningún extremismo (en este caso, nacionalismos), considero que en ningún caso unen, tan sólo dividen y considero también que los extremos llevan pocas veces a un entendimiento o una cordialidad y casi siempre a la violencia. Puede sonar demasiado diplomático (quizá lo sea, pero es una opinión que comparto también para otro tipo de temas muy diversos entre sí), puede sonar también a que no tengo ni puta idea sobre el tema (lo cual se me ha echado en cara millones de veces por... ¿Profesionales con una licenciatura de ciencias políticas? Supongo); pero por ahora y visto lo visto, continúo pensando de la misma manera.

Otra de las razones y la principal para defender este 'no' es que ni entiendo, ni entenderé nunca para que cojones sirve una frontera. Que sí, que 'soy una mujer mágica, del país feliz, de la casa de la gominola de la calle de la piruleta...'; pero continúo sin entenderlo. O sea, este país es mío/nuestro, le pongo una frontera electrificada y/o con pinchos (o véase muro, el orden de factores no altera el producto) y cuando un mejicano, un sirio o un marroquí intente entrar en mi territorio -y siguiendo con el tema Simpson-, ¡golpe de remo! Y a tomar por culo... Eh, pero yo desde la tranquilidad de ser el jefe y de ser el que manda (que no que lo diga él, que es que encima lo hemos elegido nosotros), mando a las fuerzas del orden y ahí se apañen. Golpe de remo por aquí, golpe de remo por allá, ¿qué es lo peor que puede pasar? ¿Unos cuántos civiles heridos? ¿Quizá algún que otro policía? Da igual, ellos son los malos, ¡qué malos! A mí mañana no me va a doler nada... ¿No os suena de algo? ¿Para qué quiero yo una frontera en Cataluña si para mí un catalán es igual a mí? ¿Para qué la quiero en México? ¿O en Francia? Coño, ahí sí, porque se habla francés. Pues nada, ahí empezamos con las cercas no vaya a ser que nos mezclemos. ¿Acaso no aprendimos nada del muro de Berlín? Bueno, sí, a tirarlo, ¡menos mal que a veces y aún con todo, razonamos! Nos costó cierto tiempo verlo, eso sí. Y a pesar de ello, entiendo perfectamente que ni todo el mundo piensa como yo, ni todo el mundo actuaría como yo, que hoy en día una frontera -física o no física- en ocasiones es necesaria porque si no esto sería un viva la Pepa; pero me gustaría comprobar si esta podría ser una solución definitiva o tan sólo un parche. A lo mejor la sociedad logra sorprenderme y hoy en día podríamos vivir todos somos ciudadanos del mundo, sin tener que sentirnos de un sitio u otro.

Por otra parte, dudo mucho (aunque alguno habrá) que alguien que exige una independencia lo haga por sentirse superior a otras personas de otros lugares, porque si es así, tan sólo es un ignorante y yo tampoco le querría cerca. La mayoría de la gente por suerte a día de hoy consideramos (y me incluyo) que la gente diferente, de otros países y con diversas culturas y religiones puede vivir junto a nosotros en armonía siempre y cuando nos respetemos los unos a los otros (teoría que por cierto respalda mi idea del ser ciudadanos del mundo). Que nadie es superior o inferior a alguien porque todos somos iguales dentro de los diversos tipos de educaciones y costumbres que nos hayan ofrecido en cada rincón del mundo. Mi mejor amiga era croata (la tuve desde muy pequeñita). Mi vecina es marroquí; tres de mis cuatro sobrinos son medio americanos, medio españoles; los que viven encima son rumanos y mi prima vive en Francia. Todo esto es riqueza cultural. ¿Quién no está orgulloso de ser bilingüe o de conocer a gente de todo el mundo? Aunque parezca que se me está yendo un poco la flapa con el tema (que puede ser, echémosle la culpa al ibuprofeno) con esto sólo quiero hacer hincapié en que si estamos deseando conocer mundo, costumbres y lenguas, ¿para qué sirve esa separación de tierras? Que un alemán probablemente seguirá teniendo sus costumbres, religión e idioma con fronteras o sin ellas. Igual que un canadiense. Deberíamos estar orgullosos de decir que somos españoles y que somos madrileños. O catalanes. O valencianos. Y yo (y creo que muchos) estoy a favor de que no se pierda ningún tipo de costumbre o dialecto (dialectos en su mayoría del latín, que luego también hay líos con las lenguas), que para conservarlos no hace falta una separación de tierras (de hecho yo estaba aprendiendo catalán y gallego. Escrito, eso sí...). España, siempre hablando de lo que se considera España a día de hoy, es un país rico en dialectos que deberíamos conservar y la lucha por conservarlos considero que poniendo todos de nuestra parte, sería muy fácil. Puede que me equivoque, pero una separación tampoco ayudaría demasiado a que los dialectos se extendiesen y conservasen.

Para aquellos que defienden que la separación viene dada porque España les roba... En efecto, España te está robando. A ti, a mí, a mis vecinos rumanos y a todo el que respire el aire de la zona. Pero no es España o los españoles quienes te estamos robando, son lo políticos. O los bancos, o todos a los que quieras y puedas culpar; pero apenas ninguno de los que te quieres separar. Un probablemente 95% de aquellos a quienes dejarás atrás no te está robando. Y de hecho... Apoya y respalda tus opiniones en este sentido al 100%, dímelo a mí, que tenemos placas solares en el edificio, guiño, guiño. ¿No sería mejor (digo yo así como quien no quiere la cosa) que en vez de buscar una separación, buscáramos la unión para luchar contra todo eso? Que no sé, oye, pero yo alguna vez he escuchado que la unión hace la fuerza, podíamos probar a ver qué pasa. A mí me suena mejor y menos egoísta, vete tú a saber. A mí me roban, yo me independizo (hasta aquí como que os entiendo), pero ahí os quedáis los demás. Yo mañana me voy a una tienda y veo a alguien enganchar la cartera del bolso de otra persona, pero como no me lo está quitando a mí... Eh, ¡que yo también me quiero independizar de los políticos y los bancos que me roban! Aunque dudo mucho que aún con una independencia se pueda vivir tranquilo en este sentido. Se llame España, Cataluña o Conchinchina (situada en la zona meridional de Vietnam, al sur de Camboya), va a haber ladrones de guante blanco y traje con corbata en todos lados.

Llegados a este punto deberíamos hablar también del famoso boicot a las empresas catalanas (y de La Liga y de cientos de cosas más, pero es mejor no darme más cuerda, ya lo estáis viendo). Tanto en este problema como en los anteriores, de nuevo tengo una conducta clara. Yo soy el tipo de persona (y también estoy obligada a ello de cierta manera al ser multi-alérgica) que lee todas y cada una de las palabras que vienen en cualquier producto que se compre en una tienda. Nunca sabes dónde puede estar la sorpresa... Por tanto sé qué empresa es catalana y cuál de cualquier otro lugar. La procedencia de un alimento me da exactamente igual y siempre lo voy a tener en consideración cuando respete lo que son para mi dos puntos obligatorios: una correcta etiquetación y un buen precio (o mantener el que tenía). Y a partir de ahí, me da igual si la empresa es catalana o de Chipre mismo. Es sencillo. Hay cierta empresa catalana que ahora mismo me ofrece donas (y cuando digo donas a todos automáticamente nos viene a la mente la marca) aptas a 1.20€. Es un capricho que de vez en cuando me puedo dar, no me juzguéis... Si el día de mañana esa empresa se queda en Cataluña una vez que esta se hubiese independizado y, por fronteras, por transportes, por materia prima buscada de otra manera o más lejana, me empieza a cobrar 2€ por el mismo producto, voy a dejar de comprarlo. Pero ya digo, no porque sea catalana, sino por mi bolsillo.  No acepto lo mismo más caro y no considero que sea un boicot mas que a mi billetera. En el caso de que una empresa quiera mudarse simplemente por ideales, no tengo una opinión formada puesto que me parece algo demasiado complejo de entender. Si quieren gastar dinero en infraestructuras porque se van a sentir mejor, adelante, yo en principio no voy a tener que pagarlo. Ahora bien, si por hacerlo así a mí me va a repercutir también al bolsillo, la pela es la pela (lo ha dicho una madrileña, ¡golpe de remo!).

Después de todos estos puntos y antes de dejar la entrada e irme a dormir (ya me está haciendo efecto el ibuprofeno), debo aclarar por qué entonces votaría 'sí' en caso de producirse un referéndum en España en caso de consulta por la independencia.

En el caso de que Cataluña con sus votos eligiera el 'sí', yo no me siento quién como para darle la espalda ni a la democracia, ni a los catalanes. Si la mayoría quiere el 'sí', apoyaré el 'sí' y si ella mayoría opta por el 'no', esa será también mi decisión. Por mucho que pueda opinar que mis razones son muy válidas, porque para eso las defiendo, porque creo que son las buenas; no tengo por qué llevar la razón y me gusta que la mayoría en democracia sea quien decida, aunque a veces ya hemos comprobado que nos equivocamos (miremos la política actual sin ir más lejos). Aunque también os digo, me gustaría tener oportunidad de votar y dar mi opinión en las urnas (aunque sea pública ya en el blog) puesto que creo que debe ser toda España quien decida y no sólo Cataluña. Ahora mismo Cataluña forma parte de España y compartimos un todo, siento que debería ser ese todo el que decidiera. Tipo comunidad de vecinos, ya sabéis, que aunque se tenga que hacer una obra en la primera planta y sean ellos además (los de la primera planta) quienes lo paguen íntegramente, deben votar todos los vecinos antes de proceder a ello. Lo mismo nos sorprendemos a nosotros mismos...

Y sí, siempre opinaré en contra de lo que está demostrando hoy día nuestro gobierno. Sí, lo mejor es hablar, cuando no se hablan las cosas, nacen los problemas y con ellos, todo lo demás. 

2 comentarios:

  1. Yo es que todo esto lo he visto como un contrasentido. Los del gobierno (en principio favorables al no) han hecho todo lo posible por desincentivar a que la gente (sobre todo los del no) vote. Los del si van a ir a votar sea como sea, por muchos problemas que le pongas. ¿Qué resultado crees que va a haber cuando has hecho campaña para que no se vote y has puesto todas las trabas posibles al si? pues que los del si irán en masa y los del no no irán. Si a eso añades censos inexistentes (por culpa del gobierno, claro, que no permitió ningún tipo de censo en lugar de permitir que se hiciera uno con totales garantías, pues dejó un vacío que permite todo tipo de triquiñuelas y falta de control), estado policial (porque si tan importante es parar una votación ¿por qué denunciar y llevar a juício a los responsables políticos? ¿por qué criminalizar a la población que está ejerciendo un derecho democrático?) y sobre todo toneladas de manipulación (esto ha sido más una guerra publicitaria y propagandística entre dos bandos que otra cosa), luego no te sorprendas si quedas en ridículo delante de todo el mundo y además no evitas que pase algo que era inevitable, que es que con la calentona el otro coja puerta y se vaya (por mucho que vayan a salir perjudicados de todas todas, porque la clase política y las élites económicas catalanas que son los mayores impulsores de todo esto tienen tanto de limpios como las de España)

    ResponderEliminar
  2. Es normal que lo veas como un contrasentido porque es lo que vemos la gran mayoría.

    Los del gobierno actual siempre serán partidarios del no porque casi en el aspecto que lo mires, son partidarios del no en todo (no adopción de parejas homosexuales, no al matrimonio gay, no a las ayudas por dependencia y no hasta a la sanidad y la educación; pero en fin, eso es tema de otro debate). Los del sí evidentemente lo quieren y están convencidos de hacerlo. Pues júntalo todo...

    Por otra parte está el tema de que sea ilegal o de cómo haya que hacerlo. ¿Es anticonstitucional? Sí. ¿Cambiamos la constitución? No. ¿Lo hablamos? No. ¿Tú te echas para atrás? No. ¿No damos de hostias? Eeeeeehhhh, ¡buena idea...! ¡Por fin nos entendemos! Pero no entre nosotros, que se peguen los que se sienten españoles contra los que no se sienten españoles, los del sí contra los del no (y que se unan los del quizá, no se van a ir de cositas por estar dubitativos), llamamos a la policía también y...

    En fin, que yo no digo que mi opinión no pueda cambiar de aquí a un tiempo, la vida da muchas vueltas; pero al igual que hay gente en mi vida que por política se ha quedado por el camino (y también de forma literal, en mi familia como en otras muchas hubo bajas debido a la política) dudo que por ahora cambie de parecer con respecto a lo que digo en la entrada.

    ResponderEliminar