Seguidores

Google+ Followers

miércoles, 22 de marzo de 2017

Probando... Los Kleenex Ultra Soft

¡Otro estornudo! 😓


Por fin ha llegado la primavera y a pesar de que mi alergia no se considera estacional, sufro los estragos de forma más intensa en esta época. Desafortunadamente y entre otras circunstancias adversas, en mi trabajo estoy rodeada por completo de árboles y plantas, el polen recorre nuestro espacio -vital- y se impregna en nuestra ropa, nuestro pelo y también viaja internamente por nuestro cuerpo, por lo que cada día no puedo olvidar meter en el bolsillo de mi pantalón de trabajo dos cosas: mis pastillas de la alergia y mi paquete de Kleenex.

Hace un tiempo, como os contaba en esta pasada entrada, Testamus me dio la posibilidad de probar los Kleenex Balsam, que si bien nos encantaron (de hecho mi abuela ahora compra estos pañuelos de papel), los encontré un defecto grave y es que una vez los desplegabas para usarlos por primera vez, se hacían varias capas y era complicado volverlos a "componer". Aún así como digo, el efecto bálsamo de la caléndula parecía efectivo y los hemos seguido consumiendo en casa.

Otra de las cosas que siempre podrás encontrar en mi casa casi en cada habitáculo, es una caja de pañuelos de papel para cualquier percance o estornudo que te pueda pillar por sorpresa. Las cajas de por sí son muy chulas y viene genial tenerlas a mano por, como digo, cualquier cosilla que pueda surgir. Y aunque estos Kleenex en concreto son algo más livianos, son muy suaves, cosa que a veces también se echa un poco en falta.

Y aquí es donde entran los nuevos Kleenex Ultra Soft. No sé si todos los que me leéis los habréis podido probar (yo estoy deseando llevárselos a mi abuela, por cierto, alérgica también) pero creo que son los pañuelos más suaves que he probado, por eso lo de Ultra Soft... La verdad es que espero no tener que usarlos demasiado, porque eso significará que mi alergia no me está dejando muy K.O., pero de tener que hacerlo, supongo y espero que esa suavidad se comporte algo mejor con mi nariz llegado el caso. Aparte de esto, otra de las cosas que más me han gustado es su formato, el cual esta vez es mini. Este año tenemos ropa nueva en el trabajo y por primera vez y para mi desgracia -y la de mis compañeros- los pantalones no tienen cremallera en los bolsillos. Es complicado portar llaves de las taquillas, del material, el pastillero de emergencia, el boli para apuntarlo todo en los torneos, el cacao y además, el paquetón de Kleenex, todo lo cual mientras corres para arriba y para abajo con los chicos, se va saliendo del bolsillo hasta acabar vete tú a saber dónde y cómo. En fin, todo esto para decir eso, que se agradece el formato mini para, en lo personal, no hacerme la vida tan complicada. 

Desde Testamus, y por supuesto también desde la propia marca Kleenex, nos aconsejan sobre otras formas de utilizar los pañuelos de papel que se salgan un poco de lo básico, que viene a ser sonarse los moquillos y nos proponen cosas como usarlos a la hora de desmaquillarnos, como detalle en las bodas (no es la primera vez que lo veo, muy socorrido), para ayudarnos con el exceso de sudoración e incluso algunas testadoras hablan de llevarlos siempre en el bolso para cuando sus bebés se manchan o hay que hacer alguna cura. Yo en mi caso ya los he tenido que usar alguna vez para alguno de los peques con los que trabajo, que los pobres tampoco llevan demasiado bien la llegada de la nueva estación.

¡También vale para no pringar todos tus dibujos!

Gracias Kleenex, gracias Testamus. 

lunes, 13 de marzo de 2017

Muestras maquillaje de Lancôme y de colonia Larome

De nuevo os traigo por aquí otro par de muestras que pedí hace un tiempo.

La primera es de un maquillaje que recibí el 13 de Febrero de Lancôme Paris. Es una muestra bastante generosa de 5ml que viene en una cajita y que incluye la información más importante sobre el maquillaje como pueden ser los ingredientes, el color (sólo había la posibilidad de pedir el número tres, supongo que por ser un color intermedio), datos sobre la duración del maquillaje (aseguran 24 horas de confort y sin retoques) y el factor de protección solar que incluye (SPF 15).

Quizá para mí sea un tono algo oscuro, lo comprobaré mejor al ponerlo en contacto con mi piel, pero tengo ganas de probarlo y sobre todo poder constatar de primera mano y en piel grasa, si es verdad eso de las 24 horas sin retoques. De ser demasiado oscuro, simplemente lo mezclaré un alguno de mis otros maquillajes diarios que son seguramente algo más claros. En verano, abusando mucho de la positividad, espero estar un poco más morena y confío que este número tres me sacará un color más acorde al que necesito.

Web de Lancôme Paris: http://www.lancome.es


Las segundas muestras me llegaron el pasado Viernes 3 de Marzo y fueron dos muestras de perfume: una de mujer (número 48) y otra de hombre (número 25). Son las típicas muestras que te vienen en un mini vaporizador y que, gracias a eso, hace que puedas aprovechar mucho mejor y por más tiempo el perfume.

Aún no las he podido usar, pero aún cerradas se atisbaba buen olor de ambas. Y como para mí es indiferente que sean perfumes de hombre o de mujer...

Web de Larome Paris: http://www.perfumeslarome.com

domingo, 5 de marzo de 2017

Casas muy diferentes

La gente siempre me ha considerado alguien especial, diferente, sin que esto implique que sea algo bueno o algo malo. Quizá, y yo creo que así es, simplemente aprecian que no sigo la tendencia de moda y, al hacérseles complicado el etiquetarme en un estilo, la manera más fácil de describirme es esa, rara, extraña, diferente, especial...

Tengo casi 31 años, soy madrileña y desde muy joven prefiero quedarme en casa escuchando música, tocando la guitarra o viendo una película antes que salir de fiesta. De hecho sólo estuve una vez en una discoteca y fue de paso. Mientras que la tendencia aquí es escuchar el reggaeton de moda, yo prefiero la música celta o cualquier versión acústica de alguna canción de pop o rock. ¿Raro? Bueno, diferente. He sido criticada por mis conocidos por llevar pantalones de tiro bajo y de colores porque lo ¿normal? aquí es llevar vaqueros cortos con los bolsillos asomando. Ni más bonito, ni más feo, simplemente diferente y probablemente seguiré siendo así por muchos años, diferente. 

Mis gustos denominados como llamativos por los demás (a pesar de que el llamar la atención sea lo último que me gustaría hacer) van en concordancia para cualquier aspecto de mi vida. Ya he dicho muchas veces que sería muy feliz viajando por el mundo en una Volkswagen, a pesar de que mucha gente se pueda sentir más cómoda en una apartamento o un hotel, más grande, menos asfixiante, con más comodidades... Y como he afirmado en varias ocasiones, a pesar de vivir en una casa normal, un piso de tamaño medio en el que, como todos, tengo que aguantar los gritos y golpes de mis vecinos a cualquier hora del día, haciendo hincapié en la madrugada y la tempranísima mañana porque debe ser cuando más energía les apetece desbordar, en mi mente continúa la idea de poder comprar, primitiva mediante, un tipo de casa muy concreto.

Aquí tenemos tres opciones: la famosa casa victoriana que siempre me atrajo, las casas de madera prefabricadas que tanto me han gustado siempre y... las casas diferentes.

¿Conocéis por ejemplo las casas ecológicas? Fabricadas con barro, con botellas, de paja... Apenas consumen, son autosuficientes y en la gran mayoría de las ocasiones están hechas por uno mismo o por personas con casas similares que pueden ayudarte a encauzar tus ideas, aunque evidentemente siempre interviene un arquitecto o alguien similar que cumpla un mismo trabajo. ¿Conocéis por ejemplo a Michael Reynolds, también conocido como el guerrillero de la basura?


Soy totalmente consciente de que estas casas no se asemejan al tipo de casa existente, común hoy en día y que a mucha gente le pueden llegar a chirriar, por ejemplo a mi madre no le gustan nada, pero para mí tienen algo mágico. No me portaría para nada cambiar mi casa actual por una de estas aunque sea en una versión tiny (minúscula), aunque la mejor opción sería tener un buen trabajo (sí, aquí, en España, lo normal...) y comprarte una como segunda casa para ir a pasar las vacaciones. En Canarias...

Aparte de lo ecológicas que pueden llegar a ser estas casas (he leído que alguna hace un gasto similar al de una bombilla), también son económicas, ya que están construidas con materiales básicos y/o reciclados como pueden ser las botellas, los botes, la paja, el barro, etc., lo que evidentemente y a su vez, también las convierte en unas casas más baratas que en las que solemos vivir.

Podéis encontrar cualquiera de estas fotos en Google usando la palabra clave earthship (nave tierra o barco de tierra traducido al castellano) o en webs como esta: Earthships.


Y si estas casas os están recordando a algo pero no sabéis exactamente a qué, a algunos feamente denominados frikis seguramente les gustará más este otro estilo de casa.

Cambiamos un poco de estilo, pero no nos alejamos de las casas ecológicas, puesto que estas mini casas siguen la línea de casa ecológica, que gasta poco, cuesta poco, es rápida de construir y por supuesto, es muy original.

¿Algún fan de El Señor de los Anillos?

GREEN-HOMES-EN from REVOLUTIONARY TECHNOLOGIES on Vimeo.

 
 

Aquí tenemos Hobbiton, la Comarca en versión estadounidense que ha copiado el estilo de las casas en las que vivían los hobbits y las ha hecho realidad. Esta aldea se llama Green Magic Home y en ella se pueden encontrar las típicas casas enterradas en las que vivían Bilbo Bolsón y sus compañeros. Son prefabricadas, se instalan en tres días y puedes hacerte con una a partir de los 15.000€.

Si nada de esto te convence y tienes un poco (mucha) de maña, puedes hacer como Ash, que a pesar de que suene muy Pokemon, es otro fan más de los muchos que hay de El Señor de los Anillos y que un día decidió que podría hacerse una mini casa al estilo Tolkien en su jardín. Y así lo hizo... Nada que envidiar a las demás.
Tenéis más fotos aquí.

¿Con cuál os quedaríais?