Seguidores

Google+ Followers

domingo, 22 de febrero de 2015

Receta pan de ajo casero

¡Hoy os traigo una receta! 

No sé por qué, nunca me había parado a publicar una receta en el blog; pero algún día tenía que ser el primero. Como habréis podido leer en el título, es una receta para hacer pan de ajo. A poco que me conozcáis, la gran mayoría sabréis que soy alérgica a muchas cosas y hasta ahora nunca había podido comer pan de ajo en edad adulta. Sabía que me gustaba porque de pequeña sí lo podía comer, pero a medida que mis alergias fueron creciendo y que también las posibilidades que ofrecen las marcas han ido disminuyendo, me vi obligada a dejar de comprarlo. Hay muchas marcas en el mercado que lo fabrican, pero SIEMPRE incluyen trazas de frutos secos (entre otras cosas) y terminan por excluir a las personas alérgicas como yo, de ser consumidores de sus productos. Ahora además con la nueva ley que les obliga a etiquetar correctamente los alimentos y que para más apoyo, también exige a los restaurantes que hagan lo propio, tanto unos como otros se lavan las manos y se curan en salud afirmando que "todo puede contener trazas de (inserte aquí los alérgenos más comunes)" y Santas Pascuas. El que venga detrás, que arree, como dicen en mi pueblo... 

Total, que un día me puse a investigar alguna forma de poder hacer el pan de ajo de forma casera y aquí os traigo la receta, la cual por cierto no puede ser más sencilla...


INGREDIENTES

1 diente de ajo (más si os gusta que sepa mucho a ajo, menos si no os gusta tanto)
Un puñadito de perejil fresco (como el ajo, también va en gustos)
30 gramos de mantequilla
1 barra de pan (ya cocinado o sin cocinar, es indiferente)
1 picadora (no es obligatoria, pero facilita mucho las cosas)
Horno

Normalmente yo pongo un diente de ajo de tamaño medio, perejil al gusto (ni mucho, ni poco) y la barra de pan en mi caso ya está horneada. Nunca he mirado si podría comer pan sin hornear, pero como tengo dudas, voy a lo seguro. Quizá salga mejor con la barra de pan sin hornear, pero es que incluso la barra de estilo baguette no es apta donde yo la compro (trazas de nueces). Es cuestión de probar...

Empezamos con la receta. 
Lo primero que hago es pelar el diente de ajo y quitarle la raíz (el trocito de en medio, que dicen que es lo que repite, lo que le da más olor a ajo, lo que amarga, en fin...) y lo meto a la picadora. Si no tenéis picadora de alimentos, os tocará hacerlo a mano. 

Después corto un poco de perejil, lo lavo y lo echo junto con el ajo. Lo hago al gusto, depende un poco del momento. 


Y lo pico todo junto durante unos segundos. Evidentemente en la picadora no se tarda nada, pero a mano lleva más trabajo.

Este es el aspecto que tiene ya picado todo.

Después agrego los 30 gramos de mantequilla, que también pueden ir un poco al gusto. Si os gusta con menos mantequilla y se unta bien en el pan, podéis echar menos. Si queréis echar más, echad más, cada uno debe encontrarle el punto que más le gusta.

Lo picamos todo durante al menos un minuto y nos quedará algo parecido a esto.

Ahora cogemos la barra de pan y la cortamos en rodajas del grosor que queramos, teniendo siempre en cuenta que se puedan comer bien después. Es mejor no llegar hasta el final del pan con el cuchillo, para que simplemente separemos un poco las rodajas, untemos la mezcla y la podamos volver a juntar. Si alguna rodaja se separa, no pasa nada, yo alguna vez he puesto las rebanadas en el horno todas separadas y no hay problema. Este sería el aspecto que debería tener vuestro pan una vez hayas untado todo el picadillo:

Nota extra: Si os gustan las rodajas blanditas, lo mejor es hacerlo con el pan recién comprado y recién hecho; pero si os gustan un poco más crujientes, tipo tostada, podéis dejar la barra reposar un día y hacerlo todo al día siguiente. No lo dejéis esperar mucho más, porque el pan se pondrá tan duro que se os romperá y no habrá manera de untar nada en él...

Ahora envolvemos el pan en papel de aluminio (para que no se nos queme) y lo metemos al horno precalentado previamente, durante 5 minutos. Yo dejo el papel de aluminio un poco abierto y estoy pendiente. Este es el aspecto que toma nuestro pan al final de la receta:

Si el pan que habéis comprado está sin hacer, simplemente dejadlo hasta que veáis que está hecho, no tiene más historia. 

A pesar de ser una receta súper sencilla, ¡está buenísimo! Lo único más fácil sería ir a la tienda y comprarlo directamente, pero ya os digo que no va a saber igual.


PD: Se agradece y se recomienda encarecidamente el uso del cepillo de dientes y, si puede ser, enjuague bucal, después de deleitar dicho manjar...

miércoles, 18 de febrero de 2015

Muestras La Roche-Posay y Glizigen

Esta semana NO HE PARADO. Bueno, de hecho, no he parado literalmente, porque el otro día me puse de pseudo portera en una pachanga y no me paré el golazo que me metieron... En fin, pies para qué os quiero, si luego no me servís para darle a una simple pelota... 

A lo que voy, ¡que no paro! Hace unos días; quizá un poco tarde, sí, pero a caballo regalao' no le mires el dentao'; me regalaron una agenda y ahora apunto todo lo que tengo por hacer pendiente ahí. Bueno, todo, todo, tampoco. En realidad tiene espacio para tres tareas al día, así que, si las apuntase todas, tendría cubierto hasta Agosto. xD Como evidentemente el abrir la agenda y ver proyectos de aquí a cuatro meses no es muy motivador, lo que hago es apuntar tres al día para toda la semana. Vamos, lo que son 3x7 de toda la vida. A veces los cumplo y a veces no, así soy yo, pero la verdad es que el experimento está resultando. 

Otra de estas tareas programadas para deshacerme de todo lo pendiente que me agobia el día a día, es escribir una entrada en el blog por semana. A cuatro semanas por mes (normalmente), creo que por ahora estoy cumpliendo. Y así también me pongo al día con esto de las muestras, que van llegando algunas nuevas y todavía no pude enseñaros las antiguas... 

Estas son del día 12 de Diciembre, me llegaron juntas. 

La primera es de La Roche-Posay. Es una marca que ya conocía con anterioridad por un problema que tuve en la piel. Desde mi nacimiento, y van a hacer 29 años ya en poco más de un mes, sufro una alergia en la piel y que no es grave como tal; pero es bastante insufrible. Tengo alergia acuagénica, o lo que es lo mismo, alergia al agua. Si queréis leer más sobre el tema, aquí tenéis un artículo de Wikipedia que lo explica: Alergia acuagénica. El resumen es que, cada vez que el cuerpo de los alérgicos al agua tocan eso, el agua durante unos minutos, nos producen picores, urticarias, malestar y en algunos casos más extremos o en días concretos, sensación de quemazón. Más o menos conocéis la sensación que producen las picaduras de mosquito, ¿verdad? Pues algo así, pero a lo grande, como nos gusta a nosotros los alérgicos, todo a lo grande. ¿Para qué sufrir una picadura de mosquito cuando puedo tener cincuenta? ¡Viva...! Yo desde pequeña me resigné a no rascarme, pero realmente es muy complicado no hacerlo. No suele ser grave como digo, aunque a veces puede producir malestar o, si te rascas, te puedes producir heridas... De hecho últimamente me está pasando eso mismo, es lo que tiene que se me haya juntado en época de otras alergias. En estos casos, lo mejor es tomar antiestamínicos durante un tiempo y esperar a que la alergia venga menos fuerte. 

Aparte de esto, que es a lo que iba, cuando era algo más pequeña, tuve otra enfermedad en la piel de origen desconocido llamada pitiriasis. De esta mejor no os pongo link, porque además de haber de muchos tipos, no es agradable de ver. Los picores eran irracionales. Tanto que a veces no podía soportarlos y llegaba a sangrar. Pero lo peor llegaba por las noches, ya que aparte de no soportarlo, no era consciente de que me rascaba. Probé de todo, cremas, polvos de talco, calor, frío, ácido... Bueno, no, lo último era ya a vida muerte. No se me quitaba con nada y de hecho, me duró seis horribles meses, aunque los últimos ya era un poco más soportable. En aquella época de búsqueda de una crema milagrosa que calmase los picores, fue cuando probé algunas cremas de La Roche-Posay que, aunque no solucionaron nada, al menos no agravaron los síntomas. Probad a echaros determinadas cremas después de tener la piel en carne viva... 

Como extra especial y comentario que no viene del todo al caso, esto se repitió pero con menor duración y sólo en las piernas, en el verano de 2013. Por si alguien tiene alguna pista de lo que pudo ser o de algún tratamiento o calmante si se repite... Nunca se supo lo que fue, aunque se barajó la posibilidad de que fuera una dermatitis atópica. Como casi ya experta en picores, eso no era una simple dermatitis... 

Bueno, que se me va el tema, a lo que iba.. Conozco la marca, es algo carilla (al menos lo era cuando yo la usé) y se puede encontrar en farmacias. Como digo, no me pareció que hicieran malos productos, así que me animé a pedir unas muestras. Me enviaron dos muestras de Effaclar Duo+ de 2ml. cada una. Está a punto de gastárseme la crema de Muestra de Biotherm, así que probaré estas y ya veremos qué tal me van, aunque tengo confianza. Yo personalmente, tengo la piel grasa y aunque no soy una paella andante, esto me provoca que de vez en cuando me salga aún granito (tampoco hay que bautizarlos y no tienen pinta de que vayan a hacer la comunión), marca, imperfección, etc. La crema está especialmente indicada para estos problemas e incluso creo que, si me va muy bien y me sorprende, dependiendo un poco del precio, quizá me la compre para el día a día.  
Como siempre y por si os apetece probar las cosas de las que os hablo, aquí os dejo el link de la marca: La Roche-Posay.

Pasamos ahora a la muestra que me enviaron desde los laboratorios Catalysis. En este caso, me enviaron una muestra de Glizigen, un gel para la higiene íntima que pedí para mi abuela. En este caso no lo voy a probar, directamente se lo di a ella porque ha sido operada ya dos veces y quizá le vaya bien. Creo que le iba a comentar a su médico si podía usarlo o se lo desaconsejaba. Pero mi abuela es como es, desconfiada por naturaleza (gracias a Dios, porque hoy en día es lo mejor) y a no ser que el médico le diga que haría bien en probarlo, me da a mí que a ella no le van mucho estas cosas. Pero bueno, aquí está la muestra de todas formas...
La web ahora mismo está en mantenimiento. De todas formas, cuando vuelva 'a su ser', la podéis consultar aquí: Glizigen.

sábado, 7 de febrero de 2015

Mis "nuevas" Asics Noosa Tri 9

El pasado Jueves mientras venía del gimnasio, me he di cuenta de que aún no había hablado sobre las zapatillas que me compré hace tiempo para hacer deporte y correr (cuando haga una temperatura más agradable para correr en Madrid, que esta mañana había que ir con piolets a comprar la barra del pan del día...).

Soy, por ahora, una orgullosa poseedora de estas Asics Noosa Tri 9.

La historia sobre cómo llegaron estas zapatillas a mi vida es corta pero algo extraña. El caso es que yo, al comenzar a ir al gimnasio, carecía de zapatillas con las que poder hacer ejercicio y correr en la cinta, así que iba con las únicas zapatillas que tenía, unas de montaña de marca blanca. Evidentemente no podía seguir yendo con esas puesto que me arriesgaba a sufrir una lesión, lesión que con el tiempo vino a mí, aunque por otros medios. Comencé a ahorrar (por aquel entonces me costaba un poquito más ya que no trabajaba) y mientras pregunté a gente que sabía del tema para que me aconsejaran mejor de lo que podría conseguir leyendo sugerencias genéricas de determinadas marcas o personas. El resultado fue: pronadora del pie izquierdo y un poco del derecho con una forma de correr bastante desequilibrada. No sé de qué me sorprendo. Por lo de desequilibrada, más que nada. Pero vaya, las elegidas fueron unas Adidas Supernova Solution 3 que me han dado muy buen resultado. Como digo, estuve lesionada con una tendinitis en el tensor de la fascia lata y estas zapatillas no me hicieron mal. Al contrario. Son muy cómodas, tienen la opción de ser complementadas con el chip de MiCoach y además no me costaron excesivamente caras gracias a una oferta que encontré una tienda de ropa y complementos de internet. Hasta aquí todo bien. Seguramente era mejor tener unas de quita y pon, pero como en realidad sólo iba al gimnasio dos veces a la semana y no salía a correr por aquel entonces, daba tiempo a que se airearan, a lavarse, etc. Aún así la idea de tener dos pares para el llamado "quita y pon" seguía rondando por mi cabeza.

Un día en el gimnasio me fijé en las zapatillas de una chica que había por allí y me gustaron bastante. Llamaban la atención por su colorido (estas zapatillas normalmente, o te atraen, o las odias) y empecé a mirar si ellas y yo éramos compatibles. En unas webs ponía que sí, que eran para pronadores, en otras webs veía que me las desaconsejaban totalmente siendo además para neutros puros... Vamos, que no me aclaraba para nada, realmente acabé con más lío en la cabeza que antes de buscar. Aparte, había dos inconvenientes y es que estas zapatillas, además de bastante complicadas de conseguir, no se ajustaban para nada a mi presupuesto de joven sin trabajo. Costaban la friolera de 140€. Definitivamente no eran para mí. Pero como buena Aries, soy cabezota y yo quería esas zapatillas, aunque no quería pagar tanto por ellas. Me fui a una tienda especializada donde el dependiente no parecía tener mucha idea de lo que necesitabaa y se empeñaba en venderme unas para pisada neutra de 286€. Si no estaba dispuesta a pagar 140€, imaginad la idea de entregar 286€ que no conseguiría ahorrar en dos años de trabajo (además de forma literal, imaginad lo que gano al mes). Y bueno, lo dicho, que en aquellos momentos ni siquiera trabajaba, tenía un poco ahorrado de cumpleaños, Reyes, etc., pero ni de broma tenía ni podía aspirar a ahorrar tanto. Para que luego te hagan una rozadura y encima te las tengas que comer con papas fritas. ¡Que no, que no, hombre!

Opté por darles la última oportunidad a las zapatillas y me fui a otra tienda especializada en zapatillas deportivas. Da gusto cuando una persona te habla de algo que sabe y te lo explica de manera que puedas entenderlo. O al menos eso fue lo que me transmitió. Yo no le había dicho aún lo que quería y ya me estaba dando opciones de varios precios para que pudiera comparar. Cuando le hablé de estas en concreto, me dijo que sí, que me podían valer bien porque estaban destinadas tanto a neutros como a personas con algo de pronación y que además, al ser zapatillas para gente que hacía triatlones, también corregían muy bien la pisada desequilibrada. Por lo único que me las "desaconsejaba" era porque eran muy caras y evidentemente, me las podía llevar y podrían no resultarme cómodas finalmente. Y claro, pagar ese precio por unas zapatillas que no te vas a poder poner, no es muy alentador. Menos para una pobretona como yo. Pero bueno, para estas cosas suelo tener mucha suerte y casi siempre acierto, así que ya estaba convencida. Me faltaba aún por limar el "pequeño" detalle del precio, los 140€, vamos.

Después de un arduo trabajo de investigación, por fin las encontré en internet. Y de mi talla. A 140€. xD Todo igual, salvo por una cosa, esta tienda tenía grandes descuentos. De Asics y Adidas no voy a hacer mucha más propaganda, que para lo que me pagan ya he hecho suficiente; pero aquí os dejo el link de una tienda para deportistas que me llegó a sorprender sobremanera: Forum Sport. Tenían las zapatillas que quería a 140€, igual que en otras tiendas, pero con el descuento que me aplicaban, se me quedaban en 90'94€, lo cual estaba bastante, bastante mejor. Casi 50€ de golpe y las tendría en casa en unos días. Pero es que además, me descontaron también los 7€ de gastos de envío que cobraban en la tienda, así que pagué por estas zapatillas 83'99€ de los 140€ que costaban en origen. Me ahorré 56€ y aunque pagar 84€ por unas zapatillas me parece una burrada, el ahorro también me parecía una burrada y tenía que aprovecharlo. ¿Lo mejor? Son súper cómodas, cero molestias con ellas y son muy bonitas. Tanto las primeras, las Adidas, como estas, están llamando la atención de la gente que me las ve puestas. Las Asics algo más, pero también hay que tener en cuenta que las Adidas las cogí más por condicionantes físicos y no tanto por estética.

Ahora tengo este nuevo trabajo y necesitaba unas zapatillas deportivas para el día a día, así que uso las Adidas para trabajar y las Asics para el gimnasio. Al final tendría que haberme comprado dos pares quisiera o no, así que creo que hice un par de buenas compras.

¿Sois de los que las odiáis o de los que las amáis? :)

martes, 3 de febrero de 2015

Muestra DKNY

¡Y otra muestra más de colonia! Si no recuerdo mal, esta es ya la quinta que recibo, no está mal. Fue la última muestra de colonia que tuve en el pasado 2014, así que me dio por estrenarla justo el día de Año Nuevo. 

La colonia es una muestra de Donna Karan New York (DKNY), creo que es más que evidente por el sobre y... La verdad es que no huele nada mal. No es una colonia que compraría porque "no es mi olor", pero huele mejor de lo que esperaba, que supongo que era un olor algo fuerte, cargante y para nada de mi estilo. No entiendo mucho de colonias, pero parecía que olía un poco a frutas, algo parecida a alguna colonia (quizá de la misma marca) que yo ya había olido con anterioridad. 

Viene presentada en una postal, así que normalmente las muestras son de un sólo uso, pero el olor continúa en las tarjetas, así que lo que suelo hacer yo es echarme la colonia el día que me apetezca probarla, y luego dejo la tarjeta abierta encima de mi mesita de noche. Es bastante agradable girarte en la cama mientras estás medio dormida y sentir el olor a colonia. A veces subo a la habitación y toda ella huele a la muestra. Luego el olor se va difuminando con los días hasta que deja de oler, pero esta me parece una muy buena forma de aprovechar un perfume que originariamente, es de un sólo uso y sólo puedes oler durante un día. 

Por si os interesa, la chica de la foto es Rita Ora, cantante y actriz. 

En la tarjeta te viene además una invitación a su enlace en varios idiomas. Aquí os dejo en link por si estáis interesad@s en ella:  myny.dkny.com

Y bueno, la tarjeta es bastante original. Al menos los días que permanece encima de mi mesilla da buen olor y no tiene aspecto del típico ambientador, algo es algo. Seguro que la foto de fondo le gusta mucho a mi amiga Nata, aunque nunca se digne a leerme, jajajaja. 
¡Un saludo! :)