jueves, 1 de mayo de 2014

Mi ropa de verano

A poco que alguien me conozca sabrá que no soy para nada seguidora de modas. Tampoco podría encasillarme en un sólo estilo a la hora de vestir: skate, hipster, punk, heavy, emo y mil tribus urbanas más que ramifican y crean otras individuales dentro del mismo estilo... En fin, que como dije una vez en mi entrada Yo siempre he admirado..., me gustan algunas cosas de cada estilo sin que sean determinantes a la hora de describirme. Me gustan las gafas de pasta pero no podría decirse que soy hipster. Me gustan las rastas pero no podría considerarse que soy rastafari. Me gustan las T1 pero tampoco soy hippie. Creo que se entiende...

Si una cosa me gusta (y entra dentro de mi presupuesto) me la compro. Me da igual que esté de moda, que no lo esté, que sea de hombre, que ya no se lleve, que a nadie le guste... Si me gusta, me la voy a comprar y me la voy a poner. De hecho, para que algo acabe en mi armario, debe cumplir tan sólo cuatro normas básicas:

   1. Que se ajuste a mi presupuesto. Puedo pagar 90 euros por un pantalón, pero no me apetece hacerlo porque pienso que difícilmente los valga.
   2. Que me guste. Esta es de cajón...
   3. Que sea cómodo. Comodidad ante todo, si voy a ir estupenda pero me tengo que bajar la falda cada dos minutos para que no se vea nada o subir el escote del vestido palabra de honor, no me lo voy a poner. 
   4. Que me haga sentir cómoda el estilo. Con unos mocasines o un polo, probablemente no me sentiría nada cómoda. 

Curiosamente la mayoría de la ropa que tengo no sigue estos 'requisitos' puesto que es regalada y entre eso y que yo cuido un montón las cosas, me dura tanto tiempo que a veces me dan ganas de hacer un montón con ella y quemarla. 

(Que conste que es una forma de hablar, nunca lo haría y en tal caso, la donaría, porque como digo, es ropa que está muy bien cuidada y alguien más la podría aprovechar).

El caso es que a veces tienes 20 camisetas, que son una barbaridad, pero están bien y no las vas a tirar... De las 20, dos son nuevas y te gustan, otras 12 son de hace un montón de años pero te valen y están bien (típicas excusas para no tirarlas) y sobre las restantes piensas: '¿Pero qué demonios...(bebí yo para comprarme esto, sí)?' Y sigues dejando las 20 en el montón de las camisetas, que no caben en el armario, que éste se viene abajo, pero... Sabes que deberías hacer limpieza y tirar un montón de cosas que no te vas a poner, pero me da la impresión de que tirar esa ropa es una frivolidad, como que me sobra el dinero y tiro cosas útiles y nunca lo hago. Así que mi armario es una mezcla de estilos en el que pocas veces encuentro algo que combine, me quede bien, me valga o me guste, a pesar de tener mil cosas dentro. Y esto se aplica a cualquier prenda, no sólo a camisetas... Pantalones largos, cortos, calcetines, chaquetas, sudaderas... 

Este año voy a aprovechar el cambio de estación; porque como sabréis, en España hay dos estaciones, verano e invierno; y voy a comprar cosas que tengo encaprichadas y que además me hacen falta (menos una, que pese a su funcionalidad en verano es sólo puro capricho, para qué nos vamos a engañar). Si me está leyendo alguien muy rico y que me deba un favor, pongamos Cristiano Ronaldo, Bill Gates o Amancio Ortega (¡vamos! No lo neguéis, sé que soléis leer mi blog a menudo... xD) y le apetece regalarme alguna cosa, no diré que no. 

Primera prenda a añadir en mi armario, ¡unos calcetines! Parece algo tonto, pero con tanto gimnasio, tanto entrenamiento y tanta historia, ando algo corta de calcetines. Evidentemente hay que lavarlos todos los días después de cada entrenamiento y he tenido que tirar un montón porque se han roto del roce con las zapatillas y de los continuos lavados. Tengo el capricho de comprarme unos de estos típicos de skate, los old school. Me gustan iguales a los de la foto, de la misma altura y del mismo color, azules y rojos. Los he visto en una tienda catalana por 8 eurazos (un par de calcetines 8 euros...) y en una tienda americana donde ya he comprado antes por 6.50 euros. Que sigan bajando...

Este es el capricho del que os hablaba, un gorro Panamá. Lógicamente los de la marca no bajan de los 65 euros (más 15 euros de gastos de envío, por supuesto), pero una falsificación es bastante más barata y me comentan que para calmar el ansia de desencapricharme y cubrirte del sol, sirve igual. Quizá es una leyenda urbana... :P 

Me gusta el de la derecha y, para que os hagáis una idea sobre mi seguimiento de las modas, lo quiero desde hace tres veranos y aún hoy me ha sido imposible conseguirlo. 

Soy de cabeza pequeña (pero muy bien amueblada, que no se diga), a ver si este año tengo más suerte.

También quiero unos pantalones chinos, o similar, cortos y que sean de un color diferente. Verdes claros, azules claros, morados, rojos... 

Una vez cumplidos los 12 años, arriba-abajo, dejé de ponerme pantalones cortos por vergüenza, o qué sé yo. Hace un par de años quise volver a ponerme unos en verano, pero no tenía, así que decidí que para el verano siguiente (este que pasó) me compraría unos y me los pondría. Desgraciadamente tuve una enfermedad en la piel y de nuevo tuve que quedarme sin comprar y lucir unos pantalones cortos. Este año ya medio por capricho, medio por venganza contra mi cuerpo, quiero mis pantalones cortos. 

Por favor, que sean tímidamente largos. Para enseñar el culo prefiero ir por la calle en ropa interior o bikini. Contra gustos no hay nada escrito, pero los míos, que sean como los de la foto.


Oh, por favor, quiero un chaleco negro de cuero... Bueno, quien dice cuero, dice polipiel, vosotros me entendéis. Me encantan las chupas de cuero. De hecho tengo tres, dos negras y otra color camel. Dos de ellas me costaron la sorprendente cifra de 15 euros, cuando a veces no encuentras ni una camiseta de manga corta por ese precio. 

Hace tres veranos (y a la vez que quería unos pantalones cortos) estuve buscando comprar un chaleco vaquero, pero por aquel entonces estaban de moda y en algunos sitios no bajaban de los 50 euros. Ni de broma pago 50 euros por una cazadora sin mangas, por mucha marca que tenga y mucha moda y tendencia que cree. Además la mayoría eran bastante feos, ya sabéis ropa de mujer en la que a dos centímetros le meten brillantina, lazos, tachuelas y una cremallera. Así, algo sencillo... 

El año pasado por fin pude comprarlo fuera de temporada por 10 euros.



Y quiero otros chinos, pero esta vez largos. Estoy totalmente falta de pantalones. Quiero unos, a poder ser que no sean azules. Me gustaría tener unos negros (sí, ya sé que es un color que se pone muy feo con los lavados, pero quiero unos negros) y otros color mostaza. Así podría tirar todos los pantalones que tengo, que están los pobres para el arrastre y tener tres, para quita y pon. Mis Levi's de siempre y este par.

Por cierto, eso de que sólo sean para hombres y por tanto, sólo estén en la sección de hombres... Sí, ya sé que ponerse pantalones de hombre siendo mujer es cuando menos que un delito, debo ser una una forajida, deténganme, pero quiero probar estos pantalones, nunca tuve unos del estilo.

PD: Sí, se me ha ido la olla. A veces me pasa.
Sobre el tiempo que hace que quiero este tipo de pantalones ya perdí la cuenta. Los llamados tartan, escoceses, punks o como quiera que cada uno los conozca siempre estuvieron en mi mente, pero nunca logré conseguir unos.

Hace un par de años o tres se volvieron a poner de moda y los comenzaron a traer en las típicas tiendas de ropa de chicas jóvenes que casi todos conocemos. Fui allí a verlos, pero lo cierto es que se alejaban bastante de la típica estética y se acercaban más a unos pantalones normales pero rojos y de cuadros. El hecho es que, entre eso y que el precio estaba en concordancia a que estaban de moda en aquellos momentos, me volví a quedar con las ganas de estos pantalones.

Tiempo antes mi abuela había intentando coserme unos ella misma al saber que me gustaban, pero la mujer ya no veía mucho y no consiguió sacar bien el patrón de los primeros pantalones que le dejé de muestra, así que tuve que llevar otros y al final salió un pantalón mezcla de los dos de guía... Cierto es que bonitos quedaron y además me los he estado poniendo hasta hace poco, pero volvemos a lo mismo, eran unos pantalones de cuadros rojos.

Continuo queriéndolos, pero no a cualquier precio, eso de que unos pantalones cuesten 75 euros no está hecho para mí.







A lo mejor soy una chica rarísima, no lo niego, pero que haya tenido que estar con unos mismos vaqueros desde que tenía 16 años (al menos me salieron buenos...) porque no había manera de encontrar otros del estilo, manda huevos, como diría uno que yo me sé. De verdad que no pido tanto, sólo quiero que sean normales y NO AJUSTADOS. Creo que los fabricantes/diseñadores en materia femenina no conocen ninguno de esos dos términos: normales y no ajustados.

De tener algún rotillo y no ser más caros de 30 euros, me dignaría a hacer un monumento, aunque sea a cartón piedra, del diseñador que los creó. Los del centro de la foto, por ejemplo, me convencerían bastante.

Y bueno, para terminar, necesitaría unas zapatillas. Siempre he llevado las típicas Pama, Naik, Adadis, Ball Star y similares, o simplemente unas zapatillas de marca blanca que se pueden comprar en cualquier establecimiento.

Ahora me apetece tirar unos cuántos pares que tengo más viejos y comprarme unas que sean un poco más caras, pero que si puede ser, sean más bonitas y me duren algo más.

Estas Vans rojas llevan mi nombre...

13 comentarios:

  1. Sombrero, pantalones, camisa, zapatillas... ¡vas a salir completamente equipada!!

    ResponderEliminar
  2. Tan sólo me falta el dinero, pero nah, cosa de poco. :P

    ResponderEliminar
  3. ¿Y si matamos dos pájaros de un tiro?

    http://img.sheinside.com/images/sheinside.com/201307/1374635278242899892.jpg

    ResponderEliminar
  4. Mira que me da a mí que por mucho que intentase pagar con ella, no me darían nada a cambio. Menos aún si me la quito para pagar, lo que puede derivar en una llamada a la policía por exhibicionismo. xD

    ResponderEliminar
  5. Me da a mi que te morirías de vergüenza antes de que te detuvieran, así que no hay problema :P

    ResponderEliminar
  6. No creas, en realidad me daría vergüenza el exhibicionismo en sí, pero no la detención.

    ResponderEliminar
  7. ¿Y si no fuera desnuda sino en mallas ajustadas de color carne de esas que se ponen para simular desnudos?

    ResponderEliminar
  8. No hay nada más hortero que unas mallas color carne. Y mira que yo soy hortera, pero... :p

    ResponderEliminar
  9. Creo que unas mallas de leopardo...

    Pues por aquí se han puesto más o menos de moda (al menos se ven mucho) los pantalones de color carne o crema (no mallas, aunque algunos son más ajustados que otros y pudieran pasar por mallas).

    ResponderEliminar
  10. Allá le andan. xD

    ¿Como algo tipo pitillo?

    ResponderEliminar
  11. Algunos, pero más bien de todo tipo: pitillos, chinos, piratas, pantalones cortos, largos...

    ResponderEliminar
  12. Eso ya pasa a ser pandemia. xDDD

    ResponderEliminar