Seguidores

Google+ Followers

sábado, 28 de abril de 2012

Una serie de catastróficos experimentos: Día 1

Bueno, espero que no sean tan catastróficos, pero es cierto que quiero ir preparando unas cuántas cosas que iré metiendo en una caja y que con un poco de suerte, podrán viajar dentro de poco.

El regalo (también llamado piquetón, perdón, paquetón, en qué estaría yo pensando...) va a ser una especie de caja de amigo invisible (en cierto caso bastante acertado) cuyos regalos van a tener su propio significado de forma tanto individual como colectiva. Además, voy a intentar por expreso deseo del destinatario no gastar dinero o gastar el mínimo posible. No te voy a hacer ni caso, que lo sepas.

Mi primera parada es esta tarde en una tienda. No te preocupes, es más trabajo que dinero y si queda bien, quedará muy bonito. Sólo debo comprar una cosa que ya tengo en casa, además sin estrenar aún, pero que compré para algo determinado y que aún no quiero abrir. Primer experimento, el fondo de la caja.

Cuando venga de la tienda, sigo escribiendo las novedades. A ver si con un poco de suerte encuentro lo que necesito.

...

Al final me he recorrido todos los bazares de mi pueblo (y cuando digo todos...) y no he conseguido encontrar el material ni vivo ni muerto, pero me he traído un poquito de cada sitio para los próximos regalos y ya que estamos... He tenido la suerte de encontrar otra Volkswagen más para mi colección (wiiiiiiiihhhhhhh) y... Una cosa importante para mi gran experimento de Septiembre.

Trataré de ponerme al día con ambas cosas a la vez (para que lo de Septiembre no se me termine echando encima) pero para empezar con lo de ahora, no me va a quedar otra que abrir lo que tenía para mí. Bueno... Soy hija única que de esa extraña variedad a la que no le importa compartir las cosas. El primer experimento se retrasará, pero espero que para el Martes ya esté más que acabado. Es que en el fin de semana tengo pollo. xD






jueves, 26 de abril de 2012

L.A.



Esta es la foto de fondo de pantalla de mi Mac.

(http://www.fotos.org/galeria/data/900/Los-angeles-California-fondos.jpg)

El otro día y por error, borré sin darme cuenta el fondo de pantalla que tenía puesto en mi ordenador. Era una foto que me gustaba mucho y curiosamente, la foto que tenía antes era muy parecida a esta. Era también una foto nocturna de Los Angeles en la que aparecían ese mismo efecto de luces "corridas" que se produce al dejar el obturador abierto más tiempo del necesario y con un montón de edificios con luces encendidas y apagadas al azar. Tito Google dice que esto también es Los Angeles. Yo no lo sé, desafortunadamente nunca estuve allí, pero supongo que tito Google no tendría por qué mentirme...

Algo raro me sucedió con esta foto, algo diferente. Digamos que al verla, pude viajar dentro de ella. Bueno, es algo que a veces me pasa, pero que nadie se preocupe, no son viajes astrales en los que veo elefantes rosas, que nos conocemos... Es como esa especie de juego que consiste en mirar edificios cercanos a tu casa y pensar cómo será la vida de los que viven allí y cómo sería de diferente la tuya estando allí, mirar los carros de la compra de las personas y pensar cómo sería tu vida si ahora mismo os tuvieseis que cambiar por esa persona que miras o ir en un trayecto en coche e imaginar lo mismo sobre los tipos que vayan en los coches de al lado. Sé de mucha gente que lo hace.

Al poner esta foto, me quedé mirando fijamente las ventanas de los edificios. Y no sé tampoco por qué razón me quedé mirando una ventana en concreto de un edificio también determinado y me vi allí, viviendo. Me vi en el tercer edificio contando desde la izquierda, el más alto, ese que tiene un símbolo negro en forma de "S" en su esquina derecha. Hubiera preferido "vivir" en uno que tuviese en frente muchas ventanitas, pero supongo que esas ventanas me quedaban más en segundo plano como para llamar tanto mi atención. Me vi en la segunda fila de ventanas también empezando por la derecha, en la quinta que está encendida empezando a contar desde la parte superior. Esa que tiene un poquito menos de luz que las otras. Esa que está por debajo de unas cuántas casas en penumbra, que no está ni en el centro, ni en una esquina, ni arriba, ni abajo. Esa que en esta foto es insignificante, pero que viviendo allí, sería más insignificante todavía. Probablemente ni siquiera son casas y es simplemente un edificio de oficinas. Me perdonaréis por no saber qué significa esa "S", podría ser un logotipo muy conocido, pero yo no lo identifico.

Obviando todo esto, yo estaba allí y aquello no fue lo único que vi. A veces, muchas veces, me gusta jugar con mi mente a cambiar de vida. Esto da pie a muchas cosas. Es como estar viendo una película pero siendo consciente de lo que tienes. Algo así como estar rodando un videoclip. Supongo que la vida es lo suficientemente aburrida, especialmente la mía, que hace que sin estas cosas apenas tenga mucho sentido vivirla.

Siempre tuve el sueño de tener varias opciones con respecto a casas, aunque bien es cierto que siendo española y yendo como van las cosas, el sueño sería simplemente tener una casa... Pero soñar es gratis y en cuanto a mis opciones, ya sabéis que si pudiera elegir, tengo siempre en mente una casa de madera, una casa victoriana o un loft moderno. Pero nunca os he hablado de otra de mis opciones. La otra opción es esta. Una opción que para nada me importaría sería tener un piso pequeño en un gran rascacielos con infinidad de pisos y poder vivir en una situación más o menos parecida a la que pensé viendo la foto. ¿Sabéis esos pisos tipo "Friends" pero con grandes ventanas en las que puedes ver a tus vecinos del edificio de en frente? Salen en casi todas las películas americanas, e incluso en series tipo C.S.I. (más en el de New York, claro). Me sentí Adele en el video clip de Make you feel my love. Incluso en ese momento me entró la extraña sensación de querer comer helado, en concreto un Häagen Dazs sabor cheesecake...




Y, ¿por qué no?



Lo de que tuviese una azotea sería una oferta difícil de rechazar aún siendo un piso tan pordiosero como el de Violet en El Bar Coyote. Siempre me he preguntado si se podría subir a una azotea pública a tocar la guitarra, porque... Yo he hecho algo parecido, pero era... Murcia. Y hombre, no es lo mismo.

Bien es cierto que viviendo donde vivo ahora, la mente no necesita mucho juego puesto que, salvando las distancias, vivo en un pueblo de Madrid que tiene unas vistas muy parecidas en cuanto a lo que podría imaginarse con mi pobre descripción. Odio no poder poner fotos del lugar donde vivo, más que nada por privacidad, pero si las vierais, comprobaríais que no es tan descabellado lo que intento describiros.

En fin, que como los sueños, sueños son, seguiré soñando siempre con la misma casa, una casa pequeña con los ventanales justo en frente de la puerta principal. A la derecha hay un par de cuadros pequeños y una planta; en frente, delante de las ventanas, un sofá con una alfombra y a la derecha está la cocina. Luego hay una curva y allí está una habitación relativamente grande con una cama de matrimonio, mis trastos de la música y una mesa pequeña con un ordenador que está cerca de la puerta del único baño y todo justo de nuevo delante de otro ventanal de esos gigantes. Sin cortinas, ¡viva el exhibicionismo! Si no recuerdo mal, hace muchos años que no veo la película, es un poco parecida a la casa del chico de la película Big (cuando se tiene que ir  a vivir solo), pero en modesto.

Seguiré soñando con la misma persona que me acompaña. Nuestra vida no es perfecta ni con excesos, pero es la vida que yo quiero y necesito, la vida al lado de una persona que me comprende y que no necesita lo mismo que los demás para ser feliz, sino lo mismo que necesito yo.


Continuaré comiéndome mi Donut...

sábado, 21 de abril de 2012

Hay un Angry Bird en mi cama...


Digamos que hoy ha sido un día de esos a los que se les denomina como "agridulces". Ha habido detalles muy bonitos de esos que te alegran un poco el día o, como mínimo, un ratito. Pero a la vez ha habido detalles que me han agriado un poco el día. Sobre todo una mala noticia por parte de una amiga sobre otra amiga en común. Espero que finalmente se solucione todo, pero si la solución no es fácil, creo que entre todos la podremos encontrar. Al menos esa es la parte positiva con la que me quedo de todo esto. 



Eso fue antes de irme a entrenar. Me fui un poco tocada, así que pensaba que el día iba a ser una mierda, pero casualmente, no estuvo tan, tan mal como de costumbre. Un pelo de socialización y hasta mínimas conversaciones y contacto (no seáis malpensados), apoyo y un par de cosas que salen bien (con otras tantas que salen mal, claro está) me alegraron un poco la sensación que me quedaba de la tarde. Ahora me toca la tan ansiada semana de descanso que, lo mismo se alarga un poco… Intentaré que sea lo mínimo, pero tenemos fiesta el día 1 de Mayo, el día 2 también… Y pilla en día de entreno. Aún así el Domingo (¿era el Domingo u hoy Sábado?) he quedado (he quedado y no sé ni cuándo) para un acto oficial y espero poder ir. Depende del día que haga. Así aprovecho mi relax. Me han dicho que baje con mis compañeras, que estarán haciendo deporte, pero a mí aún me da un poco de cosa, todavía estoy como bien decía una compañera mía del instituto, "de pegote". A ver si poco a poco me voy adaptando y todo se me hace más sencillo, tanto estar con ellas como que mis piernas empiecen a aceptar que les va a dar igual quejarse, yo las voy a seguir forzando… Esto es por las buenas o por las malas, cuádriceps, aductor o el que leches seas…

Y ya de paso, pues tengo que ir a comprar material que me hace falta. Chubasquero para cuando llueva como el otro día, que todo el mundo tiene y yo no y un par de cosas que ya me van haciendo falta y siempre dejo para no comprarlo todo de golpe. Una vez comprado lo lógico e indispensable, van haciendo falta otras cosas que se hacen también hueco en lo lógico y lo indispensable. 

También tengo que escribir al soporte técnico del Mac para hace runa consulta, a ver si alguien me lo recuerda. No les sirve con pedirte el número de serie que también te piden la fecha de compra o el ticket. Dónde estará el ticket si no ha parado de correr, jajajajaja. Mañana le diré a mi madre que hay que buscar la garantía y el ticket y se acordará de la familia de mi querido Mac… Apostaría a que la caja del Mac es la que está justo arriba del todo debajo de una torre de mantas y mochilas, jijijijijijii. 

Bueno, por último y antes de irme a la cama, os confieso que estoy deseando ir a la tienda a comprar unas telas chulas, porque tengo en mente un proyecto que si me sale como quiero… Me va a encantar. Mío y sólo mío, mi tesoro. El caso es que esto aficiona, y de qué manera… Lo confieso, engancha, mirad sino de ayer a hoy el pajarito que he creado. ¿Os suena? No, no es el de Twitter. ¬¬










Aquí estaba todavía sin acabar, que como veis, no tiene nariz. Es para que se vean la cola y la cresta. :P Y las piernas de mi madre con mi Mac también. xD









No sé, fue ver la lámpara mientras estaba cosiendo el cuerpo (aún sin rellenar, sin nariz y todo a medio coser) y no se me ocurrió otra cosa que meterle la luz, con perdón, por el... xDDDD





jueves, 19 de abril de 2012

Más mono...

Fijaos en cómo estaré que no me apetece ni escribir. Son las cuatro de la madrugada y ya estoy metida en la cama (sí, yo, a las cuatro...) pero tenía muchas cosas nuevas que contar.

Por ejemplo, mañana tendré anginas. Es lo que tiene estar a las 22:30 en la calle, en pantalones cortos y corriendo... O eso o la opción B, que es un empacho de chocolate con agua del que estoy disfrutando ahora mismo. O mejor, opción C, puede ser eso o que me mee en la cama, que no sé que es peor...

Bueno, a lo que iba, por fin me he pasado la jodida pantallita del Lep's World que tantos quebraderos de cabeza me estaba dando. Ah, no, eso no era lo que os quería contar, pero, ¿a que molo? :P ¡Vivan los leprechauns! (Se me va...)

Sigo esperando mis regalos de cumpleaños. Estados Unidos se está riendo de mí, ¿creéis que debería ir este verano a quejarme? Como no sé dónde está la tienda, puedo empezar por la zona de L.A., así, por decir una, al tuntún... Leí que en Italia tardaban hasta tres meses en recibir los paquetes desde esta tienda, así que supongo que me queda lo de siempre, esperar...

Esperar como espero que se me quite el dolor que tengo en la pierna, que no quiere abandonarme; esperar a ser mejor en mi nuevo proyecto físico (no ahondo en el tema, sólo lo sabéis tres personas); esperar a volver a estar como a los 12 años (xD); esperar mi jodido paquete y... A ser más sociable, menos miedosa, a salir a correr, a tirar unos tiros, a patinar, a hacer todo lo que tengo pendiente, a esperar a que llegue el verano...

En fin, que como no lo veo factible, llamadme negativa (?), mientras espero a que por fin saquen a la venta un libro que quiero comprarme, he ido probando mi nueva máquina de coser. ¡Por fin! Es una Singer. Al final aproveché a comprarla en LIDL, más que nada porque era un poquito más cara que la que tenía en mente pero me parecía una opción más segura. Total, esto va a ser, no sé si para toda la vida, pero al menos para que me dure el mayor tiempo posible. Es una marca mejor que la que quería y el precio que pagué de diferencia en este siendo un pelín más cara, me lo ahorro en disgustos que me podría llevar con la otra comprando por internet. El caso es que reía yo que el tema "cosil" iba a ser más complicado, pero una vez aprendes a poner los dos hilos (la bobina que va por arriba y la canilla, que va por abajo) va todo seguido. De hecho, ahora me iba a poner a hacer unos patrones para un experimento que tengo en mente (bueno, un par. Bueno, en mente tengo tres, pero primero los dos primeros y si salen bien, el tercero, que ese me va a encantar) pero me he metido en la cama y ahora me va a dar una pereza impresionante salir, así que... Mejor lo dejo para mañana, que es mi día libre y me lo tomaré de relax (mentira). Mientras tanto, os dejo una foto de lo que he hecho para probar la máquina. Debo dar las gracias a este estupendo pueblo porque siempre me sigue el rollo con cada locura que intento hacer y no como el otro. ¡Aprende, pueblucho de pacotilla! ¬¬ En fin, mariguano a pie de casa (y no os riáis, que se llama así...)


Mi madre dice que me ha quedado muy mono...



lunes, 9 de abril de 2012

B7

Estaba devanándome los sesos sobre si escribir al fin sobre mi proyecto de Septiembre, el cual por cierto ya tiene día fijo, y revelar la sorpresa y justo antes de empezar a escribir, me he acordado de algo y he preferido dejarlo para cuando esté terminado por completo.

Hace meses (?) que no me centro ni siquiera a la hora de escribir, pongo, quito, cambio, repito términos, no tengo claro cómo se escriben o utilizan determinadas palabras... Es algo que nunca me había pasado, sufro una especie de Alzheimer por estrés que ha hecho que tenga que abrir la página de la R.A.E. cada vez que me pongo a escribir una entrada en el blog. Estoy totalmente descentrada.

A veces pensamos que lo que nos pasa es tan extraño que a nadie más le puede estar pasando lo mismo. Te sientes solo y piensas que, si se lo cuentas a alguien, es muy probable que no lo termine de comprender o al menos no todo o no como tú quisieras. Pero siempre, tarde o temprano, te tienes que desahogar.

Por eso te dedico esta entrada a ti. Porque cuando te hablaba de mis locuras, de todo lo que me estaba pasando, quizá no me entendías, pero sí he sentido que me apoyabas y que estabas ahí, cabecita loca. Bueno, a veces. Menos cuando el juego te da error y me escribes para decírmelo, siempre. :P Al menos entre devaneo y devaneo (mira la tercera acepción de devaneo en la R.A.E. xD). Un día loco de pastillas (ahora ya sabes que eres tú, ¿eh? Mira que tener que identificarte por eso y no por las cosas bonitas que te he dicho más arriba... :P); conversaciones absurdas pero con nuestro sentido, el que queríamos y nosotras entendíamos (y los que no, que se aguanten); secretos que poca gente sabe de cuando me quiero hacer la valiente y sale mal (punto extra que contribuye además a mi desubicación) o de cuando tú lo pasas mal y no se lo cuentas a nadie, pero que ahí esta. Todo ese largo etcétera que ya conocemos.

Tenemos un montón de cosas en común y aunque vaya adelantada en cuanto a fases, yo estuve en la misma situación en la que estuviste tú y no me encontré sola. Por ti. Ahora que sé que lo estás pasando mal... Ahora me toca devolvértelo.

Has de mirar bien, como ya hablamos, a las personas que dejas a un lado. Hay una manera muy efectiva de saber quiénes son tus amigos con esta técnica. Los que se enfadan y se marchan cuando lo pasas mal porque se sienten desplazados y son capaces de ver ese desplazamiento antes que tu propio sufrimiento, esos son por los que no tienes que desperdiciar tu tiempo. Los que se esperan a que caiga el chaparrón aunque les moje, se secan y vuelven a tu lado como si nada hubiera pasado o te echan una mano, son los amigos. A ellos les puedes dejar a un lado sin que pase nada ni te sientas culpable (pero un poquito, tampoco quiero que te acostumbres que a mí me toca de lleno). :P

Vales mucho, eso que nunca se te olvide. Pero debes tener en cuenta una cosa... Si te dejan, es peor para ellos y no para ti. Ahora parece que no y a veces nos dejamos pisar para conservar lo que tenemos, pero en un futuro verás que las situaciones cambian. Ten en cuenta que si no se arrepienten de haberte perdido en un futuro cercano o lejano, es porque nunca te valoraron, así que no merecieron ni la pena, ni tu tiempo. Nadie niega que sean buenas personas, simplemente puede que no sean buenas personas para ti. Si vuelven, tendrán que demostrar (y no nombrar) que esta vez se lo merecen. Soy partidaria de las segundas oportunidades, puesto que todos podemos errar. Errar es de humanos y recapacitar de sabios. Si de nuevo no sale bien, échale la culpa al destino si te da pena echársela a quien la tiene, pero esa en cualquier caso no eres tú. No des una tercera oportunidad, esa tiene varios nombres y siempre se llama cuarta, quinta, sexta, séptima... Y se resume en lo mismo. El cariño es muy difícil de demostrar y las cosas malas dan tan fácilmente la cara que si no abusas del primero, del cariño, ese "todo" se queda en un gran nada. Cuando quieres tener a alguien a tu lado y lo eliges para tenerlo, no lo escoges porque sea guapo, hable idiomas o sea una copia o un clon de lo que tú eras, eres o querrías llegar a ser. Nadie sabe por qué razones se escogen a los amigos porque simplemente no se escogen. Por eso, si en una relación del grado que sea, debes ser otra persona para con quien estás, debes actuar a fin de lo que quiere el receptor o por razones varias no se está a gusto, se llega a un punto en el que veo tres opciones más o menos claras: Empezar de cero, aclararlo todo hasta que no quede el mínimo recuerdo de lo que fue o dimitir. Esta última no implica nuestras últimas rendiciones, que luego sabemos lo que pasa. Implica que a lo mejor lo que fue en nuestra mente, no puede llegar a ser.


Esta vez decides tú y esta vez decides para ti.