sábado, 25 de febrero de 2012

Tan sólo un día -¿más?-

Pues no quiero verlo...





Hoy fue el día más largo de mi vida. Como en San Juan, pero un 24 de Febrero. Hoy fue el día más completo de mi vida. Como un día en el que te planteas madrugar para no parar y consigues hacerlo todo para terminar agotándote. Hoy también fue, junto con un día de verano de hace unos años, el peor día de mi vida. No hay necesidad de que suceda nada malo para que sea un mal día. Fue un día complicado. Pesado. Tonto. Ridículo. Drogado, torpe, raro, infame, trabajoso, poco ventajoso, escurridizo, asustadizo, temible… Fue como uno de esos días en los que te comunican, a pesar de tu terror a hablar en público, que debes hacerlo ante miles de personas en una reunión, exposición, entrevista, lo que sea. Ese día que te asustas pero que a la vez piensas: "Bah, quedan dos meses." Y luego vuelves a pensar: "Un mes aún, falta mucho". Cuando faltan dos semanas te empiezas a asustar, así que lo divides en días para que parezca más tiempo. Quince días. Pero a pesar de todo, el tiempo sigue corriendo y falta una semana. Una semana ya es poco. Aunque lo partas en días. Siete. "Quedan dos días" y ya no quieres ir. Entonces empiezas a buscar la manera de no hacerlo. De evitarlo, de posponerlo, de buscar tácticas para pasar menos miedo. No funciona. Lo que tenga que ser, será. Y no duermes. Y cuando llega el día, sólo te queda eso, contar las horas. Los minutos. Cuando está a punto de llegar, tienes ganas de hacerlo ya para que se pase. Pero vas con hora y debes esperar. Y al fin sucede.

Pues algo así. En realidad, daría igual que explique nada más. Apenas dos personas se enteraron de hasta qué punto fue para mí el día más largo y otra más sabe las razones, pero no viene al caso. No tengo muchas ganas de escribir hoy aquí. Aunque sea otro día, es una especie de alargamiento del día y hasta que no me acueste, para mi no pasará a ser el día siguiente. Aún así, este día tenía que quedar reflejado y, aunque se va a repetir con bastante asiduidad (este Lunes, este Miércoles, de nuevo este Viernes) me queda el desahogo de que el primero pasó y de que luego hay un pequeño descanso entre los demás.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Y seguimos con la hiperactividad...

Menos mal que le dije a mi madre que me alejase la bandeja de croissants, que me alejase la bandeja de croissants... Y va la muy joía' y compra ingredientes para que haga más, jajajajaja. Ahí, haciendo sangre. Que luego tomo azúcar y no duermo... xD Emmm... Sí, bueno, he hecho croissants (cruasanes, es que soy yo muy fina :P), ya lo sabéis. Mira que con algo así te puedes currar un buen desayuno de San Valentín, iba a preparar yo una presentación que... Peeeeero... Forever alone. Además, el 14 de Febrero es mi santo y una también quiere sus mimos. ¿Conocéis esa frase de "cómo huelen... Pues mejor sabrán..."?:




Vale... Sí, confieso, hice dos tandas con el pretexto de que son minis... Y uno me salió cachondón. :



No quería pegarse el cuernito y terminó sacándolo a relucir xD Era de los míos, con chocolate blanco. Si es que ya se sabe... xD



Los hice rellenos de chocolate negro para mi madre:



Y con chocolate blanco para mí. Los que no llevaban nada dentro los compartimos:



Mientras mi madre se fue a comprarme un encargo (¡ya tengo mi floratapeeeeeeeee!) del que iré poniendo avances sobre lo que voy a hacer, si me sale bien:



Yo me curré la cena. Mi madre estaba empeñada en que un día le hiciera la cena, que la repostería está bien pero que "se te pega" y... A ver... Cabe decir que es la primera vez en mi vida que hago la cena, pero cuando yo me lo curro, me lo curro, ¿si o no?

Monstruo relleno de jamón york y pollo. A mi madre no le apetecía con queso.






Se ve un poquito el pollito y el jamón :) (Y mi vaso de Pocoyo xD)




Lo siento, patita.




Para estar malita, no se me ha dado mal el día, ¿no creéis? :) Y sí, curiosamente estaba hasta bueno. o.O