Seguidores

Google+ Followers

sábado, 28 de mayo de 2011

¿Qué pides tú?

Pues eso, que yo también me indigno, pero esta vez, desde casa. Antes siempre estaba en todas las concentraciones de este tipo –ahora apodadas “perroflauteras”, lo cual me da lo mismo, estoy orgullosa de mis cariocas y mis pantalones Tailandeses- e incluso a veces he sido yo misma con alguna amiga quien las organizaba, pero una se hace mayor y… Como digo, ahora necesito un descanso y me indigno desde casa, aunque me sigo indignando.

Evidentemente y como se ha podido comprobar, casi un 100% de la población que reside en España en estos momentos y parte de la que no reside –me abstengo de poner comentarios sobre los mossos- está de acuerdo con las reivindicaciones que se están produciendo en varios puntos de la península y como digo, también de fuera. Gente de ideas políticas diferentes, de distintas edades, con diferentes sueños y religiones pero que están de acuerdo en una misma cosas –que para una vez que esto pasa en España, ya nos vale xD- y eso es lo que reivindicamos.

Pero… Si fuera posible el preguntar a cada persona cuáles son sus deseos, independientemente de que éstos coincidan o no con los de la lista reivindicativa, ¿qué pediríamos?

Por supuesto no me refiero a los deseos personales (a ver, yo quiero una casa de estilo victoriano, una Volkswagen T1 autocaravana, una Taylor… xD), pero no hablo de eso. Hablo de los deseos y necesidades que vendrían bien a las masas. A todos. A jóvenes y mayores.

¿Qué pides tú?


Yo tengo mi propia lista dispuesta a cambios:

- Necesitamos que los precios de las viviendas bajen. Ya sea a la hora de comprarla en efectivo, pagarla a plazos con una hipoteca o alquilarla, pero poniendo la atención en la palabra NECESITAMOS. Ya no es pedirlo o quererlo, es que al punto que vamos o incluso en el punto en el que estamos, hay gente a la que ya le resulta imposible pagarla. No hablemos de los demás gastos que produce una casa y los que no. No pido que una casa nueva de tres habitaciones cueste dos millones de pesetas, creo que pido que bajen de precio y creo que es algo realista y lógico.

- Necesitamos (y vuelvo a hacer hincapié en esa palabra) que los sueldos suban. O como he dicho, que los precios, y ahora no sólo incluyo la vivienda, bajen. Lo que no es lógico es que las cosas suban de precio mientras que los sueldos se congelen e incluso bajen.

- Quiero una Volkswagen T1. ¡Ah! No, no, perdón, dije que reivindicaciones personales no. Me emociono y…

- En serio. Quiero también que los políticos cumplan lo que dicen que van a hacer cuando todos les votemos y que nunca hacen. ¿Alguien cree que lo harán? Pues yo tampoco.

- Quiero que cuando los bancos entren en crisis –por “jugar” con nuestro dinero- salgan ellos y no tengamos que pagar nosotros la crisis financiera. Que se las arreglen para devolverme el dinero que tenía yo ahorrado y no lo que se acuerde que deben devolverme (hablo por esos 20.000€ por cliente que devuelven los bancos en caso de quiebra).

- Quiero que cuando un banco se quede con la casa de alguien por no pagar seis meses de hipoteca, se la queden con los pros y con los contras que esto tiene y no sólo con los pros. Ya que me quitas la casa por no poder pagarla y te la quedas, sigue pagándola tú y déjame al menos comenzar de cero. Escuché que esto sólo sucede en España, ya les vale.

- ¿Trabajar hasta los 70? No he leído si hay excepciones con respecto a esta nueva propuesta, pero… Espero que las haya. No me imagino a un albañil en la obra a los 70. Y no sólo podemos incluir a una profesión “activa” en esta reivindicación. ¿Qué hay de un psicólogo que pueda enfermar de Alzheimer? Si dejas de trabajar por enfermedad te dan cuatro duros y tampoco puedes seguir trabajando así. No sé, yo pienso que somos muy mayores, no nos dan apenas margen para disfrutar de una jubilación en condiciones. Dejas de trabajar para descansar y estás más preocupado por su tendrás dinero para pagar la casa (con una hipoteca a 50 años es bastante probable que esto suceda) o el banco se quedará con tu piso.

- ¿Un político trabaja cuatro años y tiene un sueldo vitalicio y yo tengo que cotizar al menos 38? Sin comentarios.



PD: Perdonad si he escrito alguna burrada o algo desactualizado o que no sea tal y como lo he puesto. A pesar de que he buscado información, no estoy nada puesta en temas políticos.

martes, 3 de mayo de 2011

Soy una chica


Sí, y a pesar de las confusiones de mucha gente tanto por mi nombre real (Álex) como por mi nick (Piper, aunque esta confusión no consigo entender tan bien como la de mi nombre), sigo siendo una chica y como tal, mi vida (y nuestra vida, chicas) siempre estará ligada a cuatro cosas clave: el rosa, los lazos, los corazoncitos y las flores.

Y lo digo con conocimiento de causa, habiéndolo sufrido en mis propias… Euh… Iba a decir carnes, pero yo de eso no gasto. En fin, que no me refiero sólo a que cuando naces siendo mujer, tú madre (porque, ¿qué padre se ha preocupado alguna vez por la ropa de su bebé?) se empeñe en inundarte de rosa: habitación rosa, ropa rosa, patucos rosas, polvos de talco rosas (no, no estoy loca, ¡existen!), vestidos con flores, lazos zapateros y pinzas de lazos en la cabeza. Bueno, esto último cuando tienes pelo, pero si eres como yo, que nací con pelo, estás condenada.

Y yo mientras tanto me pregunto: ¿POR QUÉ? (Rollo Mou, sí…)

¿Por qué los chicos pueden ir de cualquier color y nosotras parece que sólo podemos ir de rosa? ¿Por qué no podemos ir de azul y que ellos vayan de rosa? ¿Confundirán a tu precioso hijo Eduardo con una chica si va de rosa? Podría ser, pero a mí no me preocuparía demasiado que esto sucediese. Me preocuparía algo más si esto pasa cuando el chavalín tenga 16 años…

Pues bien, hasta hace un tiempo me había preocupado el tema de no encontrar nunca lo que busco, y que conste que no soy la única a la que le pasa, pero en un pasado bastante reciente decidí ahondar más en las causas y di con la solución.

Os pongo en situación: Quería una sudadera, a poder ser negra y necesitaba unas zapatillas para casa. No es para tanto, ¿no? Pues ahora que hace un año que me mudé a esta casa y ya que no conozco demasiado el pueblo aún, decidí buscar por aquí a ver qué encontraba. Me pasé por una tienda de deportes que un día dando una vuelta había visto. ¿¡Sudaderas negras de chica!? Fue como ir a una óptica a pedir un kilo de berberechos.

- Es que para mujer sólo hay rosas…


¿¡Pero qué me está contando!? Pues efectivamente eso, me estaba contando que de mujer tienes sudaderas blancas con rosa, rosa fucsia, rosa clarito, blanca con dibujos rosas, blanca con flores rosas… En fin: ROSA. Con todas las variedades, eso sí, sólo les faltó ofrecerme una sudadera en salsa rosa. Pero no lo flipes pensando que van a tener una sudadera verde, azul, negra, amarilla fosforescente… No, no, el rosa tiene que aparecer por algún lugar, ¡eres una chica! Y bueno, con ocho años quizá lo aceptes, pero que con 25 años tengas que demostrar que eres mujer llevando ropita rosa…

Me traté de autoconvencer de que sería cosa de la tienda (aunque en el fondo no me lo creía ni yo) y visité otro par más de tiendas. Misma historia, ¿dónde vas intentando comprar sudaderas de otro color que no sea el rosa? La misma palabra lo dice: chica- rosa. ¿Rosa? Chica. xD En una de las tiendas, según entramos dijimos: “¿Una sudadera de mujer que no sea rosa?” Y el hombre optó por no soltar las manos de detrás de su espalda y simplemente negar amablemente con la cabeza como insinuando y luego confirmando de forma verbal: “Yo tampoco entiendo porqué pero de chicas no hacen nada que no tenga algún detalle visible que sea rosa. Y lo mejor es que de chico hay tanta variedad que incluso también tienen cosas rosas para elegir, pero en chicas… Sólo rosa.” Al final me fui con una sudadera que NO quería en un principio, más cara que el azafrán pero que, todo hay que decirlo, es muy bonita y me está convenciendo bastante.

Paso dos: ir a por las zapatillas. ¡Qué ganas! Estaba segura de las opciones que me iban a ofrecer en la tienda e iban a tener que ser rosas y con el día que llevaba… Nada, no os asustéis, al final no tuvieron que ser rosas. Son con un lacito. ¬¬ Y aún así son las más discretas. Mira que yo habría aceptado casi cualquier cosa, cualquier color, cualquier modelo y finalmente como veis, ¡tuve que ceder! En la sección de chicos las había: blancas, de animales, de bota, con velcro, ¡de los Simpson!, grises, en chancleta… En la de chica también había muchas opciones: rosa fucsia, rosa clarito, con flores, con corazones, con flores rosas, con lazos, blancas con rosa, rosa con flores… ¿¡Por qué las chicas no podemos llevar zapatillas de Los Simpson!? ¿Homer pondría pegas? ¿Es que acaso Springfield nos queda cerca para que venga y me vea con sus zapatillas?

¿Tan difícil es comprender que a las chicas NO siempre nos gusta el color rosa?