Seguidores

Google+ Followers

lunes, 25 de abril de 2011

Oooohhhh... ...Oooohhh! ¡Mis lámparas Grönö!

A la nena se le está ocurriendo una idea... Por favor, vayan desalojando. xD

No, en serio. Hace un par de semanas que me siento un poco extraña. Apenas me apetece hablar con nadie (culpa mía) y ya que por fin terminé el dibujo que posteé en mi entrada anterior, me quedé vacía en cuanto a ideas artísticas. Tampoco me apetece nada escribir, supongo que por la misma razón por la que no me apetece hablar y hace ya tiempo que estoy dándole vueltas a algo.



Veréis, ¡me encanta Ikea! Desgraciadamente me pilla un poco lejos y nunca nos meten catálogos en casa porque vivimos en el culo del mundo (esto debe ser culpa mía también ¬¬), peeeeeeeeeeeero, como estoy renovando el cuarto de invitados de la otra casa (la situada en el culo del mundo, sí, esa), el que va a ser mi futuro estudio de grabación (wiiihh!) y el Ikea casualmente nos pilla de camino cuando vamos de una casa a la otra (mentira, pero yo hago que nos pille de camino, muajajajajaja xD) hace un tiempo fuimos a comprar algunas cosillas. Me compré un cojín (¿qué? Un caprichito. ¿Sabéis es cojín que tiene forma de corazón del que salen dos brazos? Sí, hombre, el favortio de Anne Igartuburu... ¡Pues ese!), unas estanterías para los libros (una en zig-zag negra, otra larga y negra y dos pequeñitas y blancas a las que quizá las haga un apaño), otras estanterías especiales para CD's (en casa "cedeses" xD) a las que giras y se convierten en estanterías para DVD's (o "deuvedeses" xD), una alfombra de pelo largo, una lamparita de estilo flexo pequeña para poner encima de la mesa y poder dibujar con luz cercana y... De repente nos dimos cuenta de que iba a tener que poner el ordenador en el suelo porque en mi nueva casa por aquel entonces no había mesa en la habitación, así que ya de paso, compramos una mesa y nos vinimos con unas cosillas pendientes para comprar que no había en ese momento (las estanterías pequeñas, un imán gigante para poner las fotos que me estáis mandando por carta y un sofá, que no cabía en el coche). Buah, nos teníais que haber visto, ahí, el par de dos, llamando a las cosas de Ikea por su nombre completo, como debe ser, con una pronunciación impecable: "¡Mami, quiero un Famnig Hjarta para el estudio!" "¿No tenéis la Kvart?" "Hmmmm, entonces me llevaré la Jansjo." Menos mal que allí todo el mundo está más o menos igual de perdido con el idioma... xD

Llegamos a casa y me puse a montar todo incluyendo cosas que compró mi madre y que no he nombrado. Luego cogí un libro, di la luz, me tumbé en la cama, lo abrí y saltaron los plomos de toda la casa xD Al día siguiente vino el electricista (a las 8:00, porque todo el mundo sabe que no se pueden arreglar cosas más allá de las 11:00 xD), cambió todas las bombillas y esa misma noche intenté leer por fin el libro. Luego dicen que los jóvenes no nos enganchamos a la lectura... Entré a la habitación con el libro en la mano, di la luz y volvieron a saltar los plomos xDD Al día siguiente vino el electricista y... ¿Sabéis lo que es un déjàvu? Pues eso. xD Así que al día siguiente fuimos a Ikea porque yo me negaba a encender esa lámpara de nuevo (cabe decir que se hacía de día en toda la casa cuando la encendía) y compramos unas lámparas nuevas, un par de lámparas Grönö que me servirían para ambas casas, una para cada habitación.

Digamos que Ikea me gusta por varias razones: Porque es barato, porque me parece que la gente de Suecia, Holanda, Noruega, Dinamarca... Es gente muy organizada y muy práctica (y si me equivoco me dejáis aquí con mi ignorancia que yo así soy feliz xD), porque montas tú los muebles (ays, tengo mi puntito bricomanía xD) y porque las cosas que compras además de chulas casi siempre son prácticas y tienden a ser tuneadas con relativa facilidad. Unas lámparas Grönö. Taaaaaaan blanquitas. Ahí, pidiéndome por favor que las saque de ese mundo de aburrimiento que es el vidrio blanco...

¿Os hacéis una idea de por dónde voy? :)

sábado, 23 de abril de 2011

¡La Estatua de la Libertad de New York! (Regalo de Francia a Estados Unidos)

Unos de los regalos que recibí el pasado día 30 de Marzo por mi cumpleaños fue una (deseada desde hace tiempo) impresora. ¡Por fin! Tenía más o menos claro desde hacía muchos veces que en cuanto me la regalasen, ese lienzo del salón de 50x61 iba a dejar de ser blanco (para bien o para mal ahora podréis juzgar) pero no tenía claro qué dibujar entre tantas ideas.

La inspiración involuntariamente me la dio Nata y su bar en New York. ¡Un menú Perabo, por favor! Especialidad de la casa para alérgicos a: frutos secos, frutas, verduras y hortalizas (espero que de aquí a mi visita al bar no tenga que extender la lista). No estoy en New York, pero la estatua beoda (beoda según mi madre) me hace imaginarlo.

Esta vez me lo tomé con bastante calma porque tenía otras cosillas que hace y salí prácticamente todos los días, así que cuando llegaba a casa era de noche y no dibujaba, me gusta más dibujar con la luz del día. Os dejo el WIP (work in progress) que os estoy un poco espesa con mi escritura…


DÍA I. El boceto (no sé si se verá por el tamaño de la foto, está pintado a lápiz ya en el lienzo)



DÍA II. Con las partes amarillas al completo.



DÍA III. Comienzo con el verde. Dibujo la cara y uno de los brazos de la estatua.



DÍA IV (o IIII como ponía en un reloj que vi una vez xD). El cuerpo comienza a insinuarse.



DÍA V. Por fin termino con el verde y tengo todo el cuerpo terminado aunque sin perfilar. Ya se va viendo, ¿eh?



DÍA VI. Este nuevo color es una mezcla. Ese día me tocó madrugar para irme a renovar el carnet (caducado desde hacía años, ejem…) y ya que teníamos que cambiar 50€ para pagar el maldito carnet, mi madre me compró los dos colores antes de ir a Comisaria (esto sonó con un toque delictivo, jajajajaja). Me dio su trabajito encontrar el color exacto pero queda muy bonito al natural. Es como salmón oscuro, muy chulo. Las fotos a veces no respetan mucho los colores.



DÍA VII. Con el fondo ya terminado.



DÍA VIII. Por fin empiezo con la última parte del dibujo, el perfilado en color negro.



DÍA IX. Parece que no, pero tiene su trabajo. Es la parte más delicada puesto que digamos, normalmente los colores de fondo y eso son más para “rellenar” y esto es todo a mano alzada siguiendo unas líneas relativamente rectas.



DÍA X. FIN. Terminado esta tarde cerca de las ocho.





¿Y a vosotros que os parece? (Lo admito, tenía otra entrada pensada para hoy, pero estoy bastante, bastante espesa o_O)

sábado, 16 de abril de 2011

Significado de soñar con (mis) casas

Como os había “prometido”, aquí van los significados que existen sobre soñar con casas incluyendo algunos comentarios personales. Sólo escribiré los que se asemejan a lo que soñé y omitiré los demás (¿¿soñar con casas llenas de cadáveres?? Para que luego me llaméis rara…).

Escriben en webs varias sobre el psicoanálisis, el significado de los sueños y el mundo esotérico que normalmente la casa con la que estás soñando te representa a ti en tu yo, tanto interno como externo. ¡Qué narcisista soy! Todo el día soñando conmigo misma… xD Y desde luego, si es así, se podría decir que soy alguien con personalidad múltiple dependiendo del momento o algo por el estilo, porque mis casas poco tienen que ver unas con otras… En fin, sigo. Las habitaciones representan los distintos aspectos de la persona y las puertas representan oportunidades nuevas (vamos a suponer que esta última parte me la creo para seguir con el psicoanálisis, porque lo que se dice oportunidades nuevas en mi vida…).

Como os revelé (y como se ve en algunas de las fotografías) mis casas siempre suelen tener más de una planta aunque sean pequeñas y siempre son o tienen ático o buhardilla. Pues bien, el significado de soñar con buhardillas representa mi inteligencia. Nada que alegar, pero a pesar de tener ese dato (ahora confirmado xD) no lo entiendo. ¿Me está llamando inteligente o tonta de remate? ¿Cuanto más grande sea el ático más lista soy? ¿Unos días soy más tonta y otros más inteligente (que mira que conmigo puede darse el caso…)? Los sótanos (no aparecen en mis sueños) representan a nuestro subconsciente.

Que la casa esté vacía representa inseguridad. Que yo recuerde, siempre están vacías, con lo cual ese significado se asemeja bastante a mi personalidad. Aunque mis padres viviesen conmigo, en las casas estaba yo sola en el momento del sueño (mis padres venían luego que habían quedado xD).

Soñar con una casa nueva (a veces sueño con mis antiguas casas, pero en este caso, las casas eran nuevas para mí aunque no sé si nuevas de contrucción), bonita (sep), grande (a veces), con luz (a veces también), indica cambios positivos en mi vida como seguridad económica (claaaaaaro), tranquilidad (mucha xD), bienestar y estabilidad profesional (sobre todo la última muy acertada). ¿Veis? Esta era una de las partes que como que no me termina de convencer. ¿Será porque incluí algún “a veces”? Sí, será eso… Desde luego en la parte de significados no acertó ni en un uno sólo. Soñar con una casa nueva también puede anunciar un cambio de residencia (¿otra vez?) o acuerdos comerciales beneficiosos (¡y vuelta la burra al trigo! xD). También representa tu futuro, aunque no sé de qué manera.

La casa física es un equivalente de nuestro yo físico, según se muestre esa casa en nuestro sueño, así seremos nosotros… Emmmmm… Creo que necesito ayuda porque cada una es de un estilo totalmente diferente. xD De todas maneras, todas eran bonitas, de buena construcción y, grandes o pequeñas, son perfectas. Está claro que soy un estuche de monerías... :P

Soñar con una casa con todas las comodidades y dependencias es señal de riqueza para el que es pobre (buena falta me hacía. Y lo de los acuerdos comerciales beneficiosos también :P).

Cuanto mayor sea la casa, más grandes serán tus conocimientos y tu generosidad (ahora lo entiendo mejor, gracias por la segunda opinión tito Google :P).


Conclusión, en mis sueños soy muy "guapa" pero luego tengo que levantarme. xD

sábado, 9 de abril de 2011

En ocasiones… ¡Sueño con casas!

Siempre he tenido una relación estrecha y con un toque de paranormal con las casas. Mis padres me han dicho que de pequeña, cuando no estaba jugando con mis amigos, casi siempre estaba dibujando y yo recuerdo que, entre otras cosas, dibujaba muchas casas. Todo tipo de casas: las típicas casas que dibujamos todos de pequeños con humo en la chimenea y nubes y plantas alrededor, casas totalmente inventadas y que salían tan sólo de mi mente, casas innovadoras y que parecían diseñadas por algún arquitecto de última generación del siglo actual… E incluso sus planos. Tú podías coger cualquier dibujo de una de mis casas y casi con seguridad, esa casa tenía dibujos hechos por mí de la fachada, la parte de atrás, el jardín (si es que lo tenía), la casa por dentro vista desde arriba y muchas de las habitaciones con todo lujo de detalles vistas de frente. Supongo que por eso entre otras cosas, mi madre siempre me imaginó con la edad que tengo ahora trabajando como arquitecta o aparejadora (y como psicóloga también, que conste :P).

Recuerdo también que especialmente los Sábados eran un día muy especial para hacer dibujos de casas. Bueno, esto tiene una explicación y es que todos los Sábados me iba a pasar el día a casa de mis abuelos maternos. Allí tenía también algunos amigos y podía jugar con mis primos, pero por la noche cuando se iban, yo me aburría mucho y siempre tenía un rato para coger cualquier lápiz que tuviesen mis abuelos por casa y hojas que compraron especialmente para mí y dibujar. A veces dibujaba cualquier cosa que había por la casa y otras veces, dibujaba casas o hacía manualidades (dentro de las posibilidades que tenía estar en casa de mis abuelos claro). Creo que mi abuelo siempre fue un artista del dibujo según me dijeron, pero su trabajo de albañil no le dio muchas posibilidades de hacer nada en papel, así que representaba su vena artística en todo lo que hacía mientras trabajaba en la construcción. Era muy perfeccionista. Y además también recuerdo a mi primo mayor dibujando conmigo. Él siempre hacía dibujos de chicos con muchos músculos y con su cara, jajajajaja. Luego pasamos a los Pinochos. Cuando mi primo no sabía qué dibujar, me preguntaba qué quería yo que hiciese y siempre le contestaba que dibujara el cuadro que tenían en el salón mis abuelos. Era un cuadro bastante grande de un bosque con unos animales corriendo y un lago, así que era bastante complicado de dibujar. Él lo empezaba pero evidentemente nunca tenía tiempo de terminarlo. Un día, yo me llevé un cuento a casa de mis abuelos para tratar de dibujar el Pinocho que venía en la portada. Lo hice antes de que viniesen mis primos mientras mi abuela cocinaba y mi abuelo había salido a dar un paseo. Cuando llegaron y vieron el dibujo nadie creyó que había sido yo quien lo había hecho, pensaron que lo había calcado, así que mi abuelo me dijo que, si era verdad que lo había hecho yo, no tendría problema en volver a repetirlo… Me pasé toda la tarde dibujando otro Pinocho que me salió incluso mejor que el anterior. Desde entonces, mi primo cada vez que no sabía qué dibujar, hacía dibujos de Pinochos para mí. Y cuando nos aburríamos le decía, ¿me haces un Pinocho? Y siempre lo hacía.

Ahora, entre el poco tiempo que tengo para mí misma y que hacer dibujos de casas no me serviría nada más que para perder el tiempo y no hacer las demás cosas que tengo que hacer y que son un muermazo pero estas sí son de “provecho”, mi yo onírico ha decidido que comience a soñar con casas la mayoría de las noches. Me ocurre más o menos desde de Abril del año pasado, cuando me mudé con mis padres a esta nueva casa en la que ahora vivo. Es igual que cuando era pequeña, sueño con casas grandes, casas pequeñas, veo todos y cada uno de los detalles que las componen, su amplitud, su decoración, la iluminación, los defectos… TODO. En muchas de las ocasiones, mis casas tienen una planta alta de la que estoy absolutamente enamorada pero que nunca piso porque siempre olvido que está. Cuando me acuerdo, subo corriendo a ella y me vuelvo a enamorar de todo lo que veo. En ese momento decido que tengo que disfrutar de esa planta de arriba pero cuando bajo, vuelvo a olvidar que ésta existe. No le busquéis sentido, es un sueño, yo tampoco se lo encuentro. En estas casas, hay un montón de servicios. Mínimo, tenemos un servicio por planta si no es uno en cada habitación (tipo suite, como donde vivo ahora. Ays mi Jacuzzi ^_^).

Soy capaz de recordar con total perfección mis últimos sueños de casas, todos ocurridos en este mes que acabamos de empezar, por cierto, y eso que tan sólo hemos vivido 8 días de él.

En uno de ellos vivíamos en una casa robotizada, con pantallas planas por casi toda la casa, donde predominaba el blanco y la decoración minimalista, luces led azules y blancas pequeñitas y totalmente alucinante. Tenía acceso para minusválidos, escaleras y también una especie de acceso extraño que parecía un tobogán por donde podían entrar los niños. Yo entré por ahí… Contado así queda un poco WTF! Pero era preciosa y gigantesca. Los vecinos tenían casas muy parecidas y eran muy amables. Era de noche y un lugar en el que en la calle hacía mucho calor.

Por fuera era algo así.




Y algo parecido a esto por dentro. Y lo peor (o lo mejor) de este caso es que estas casas existen de verdad.







La segunda casa era una casa muy pequeñita. Yo vivía sola y estaba feliz, porque desde una ventana pequeñita que había podía ver un jardín pequeño que pertenecía a mi casa y toooooda una ciudad a mis pies. Ni siquiera tenía tele. Por la noche, me sentaba en un sillón al lado de la pared con una mantita azul encima y esperaba a que anocheciese para ver cómo se iban encendiendo las luces. Tipo New York pero con muchas más casitas bajas. ¿Los Ángeles quizás? :P







Ayer soñé que vivía en otra casa pequeñita y de nuevo en soledad. Era un dúplex, pero me lo alquilaron/vendieron como una casa de una planta porque decían que lo que había arriba no servía para nada. Yo ni siquiera recuerdo lo que había abajo. Creo que era lo más básico. La parte de arriba según me dijeron, podía utilizarla de trastero pero fue donde finalmente me instalé. Era una habitación amplia, con las paredes de color ocre muy oscuro sin pintar, con papel de pintor cubriendo el suelo y la única ventana rodeada por cinta de carrocero blanca y ancha. Como si hubiesen querido pintar pero nunca lo hubiesen hecho. Sorprendentemente, ésa era la habitación más calurosa, así que allí subí mi cama. Lo más alucinante de todo es que desde la ventana, podía ver la Torre Eiffel por completo. Se notaba que estaba lejos pero podía ver desde la parte de abajo de la torre hasta la punta iluminada por una luz azul tenue. Hay varias opciones: París, Las Vegas, Honduras... Me decanto por la primera por cómo recuerdo el paisaje.







Esta noche he vuelto a soñar con otra casa y de nuevo recuerdo cada ínfimo detalle. Cojines blancos y estampados encima de un sillón individual gris oscuro, delante de una ventana con una veneciana abierta amarilla pastel que daba paso a una terraza enorme a la que le faltaba la barandilla aún…





¿Sabéis lo primero que he hecho al despertarme hoy? Coger el iPhone, poner Internet y buscar el significado que tiene soñar con casas. Os cuento en la próxima entrada.

martes, 5 de abril de 2011

No me gusta salir en invierno. Ni en verano. En primavera tengo alergia y en otoño se caen las hojas.

¿Salir esta tarde? Mejor mañana. El último día fue... Fue esta semana. O la pasada. No sé, yo creo que este mes fijo, ¿en qué mes estamos?

Es que sería mejor mañana, hoy no me apetece nada. Nada de nada. Y encima luego tenemos que ir obligariamente a lo otro, yo ya no quiero salir hasta ese día, que estoy nerviosa. Y encima ya fuimos y ya me puse nerviosa la otra vez para nada. Cuando se pase, ya salgo todos los días, toditos. O bueno, algunos mejor. 

¿Y si digo que me duele la espalda? No, eso lo dije ayer. A lo mejor llueve, está nublado. Y hace frío. No salimos porque llueve y así tiene que ser mañana. Es que... Hoy no, mejor mañana, porque así como el Viernes nos vamos, no son dos días seguidos, que qué desgaste.

Bah, mejor pregunto que dónde hay que ir y si no me gusta el plan... Nunca me gusta. Se va a enfadar.

¿Dónde está la crema? Ya se alegra.

Es que... Jooooo. ¡Buffffff! 

Se enfadaría y ya se enfadó la semana pasada. Pero es lógico. Entonces es que no salí. 

¡Ay, mi mano! ¡Tiene vida propia! Como el día de la visita y yo con excusas. Pero de eso hace un montón. ¿Y todavía así? Yo creo que es peor. O no sé, pero igual no es. A ver si salgo de Málaga y me meto en Malagón. O al revés, pero igualmente sigo en el bucle.

Ya está. 

No, espera.

Ya. No. Espera que se me ha olvidado... ¿Y cómo quedaría mejor esto? Nunca voy como quiero. O nunca me sienta como querría. No me veo. Buah, ¿qué más da? Es un rato y luego ya da igual. Los cascos. ¡Mierda, no puse a cargar el iPhone! Entonces, ¿para que me llevo los cascos? ¿Reservo la batería por si pasa algo o voy escuchando música?

- ¡Áaaaaaaaleeeeeeeex!
- Ya voy. No espera. ¿Y tú?
- Te estoy esperando.
- Si no te has vestido aún.
- Es que cuánto tardas.
- Empecé tarde, porque a lo mejor era mejor salir mañana...
- ¡Vamos, abre la puerta!

¿Habrá alguien en el portal? No hay nadie. ¿Y en el ascensor? Oigo a alguien hablar. 

Hmmmmmm, yo jugaba mucho al fútbol antes de... Pero, ¿cuántos años tienen? ¿De mi edad no hay? ¿Dónde? Prefiero no saberlo porque entonces sería peor.

Viene alguien detrás. Un señor. ¿Tendrá niños? ¡Qué guay tener niños y llegar a casa!

Vaya rollo. Menos mal que está ella. ¿Y si tuviese...? No, no tienes. Ni vas a tener. Pero es que... Jason es tan guay... Seguro que con él sería todo diferente. Es gay, el chico perfecto. Me casaría con él en Las Vegas. Hoy con el súper trayecto en camión... No, en tráiler. No, en súper tráiler con coches de carga :)

¡Uy, que me caigo!

Molaría pasear por aquí. En un día de calor, sola... O sola no. Es que luego es un rollo. Con la moto. Ya pensaré otra cosa. Mamá me lleva. Y me deja. Y me paga. En Madrid. Barcelona también mola. Pero sería igual. O lejos sería mejor, pero al principio... ¿Y si todo volviera a ser como antes? Con sus cosas buenas y sus cosas malas COMO TODO EL MUNDO. En Los Angeles. Allí tendría que hacerlo todo yo. O venirme. ¿Qué leche venirme? ¡No iría! Pero sería una posible solución.

¡Alguien nos está mirando! Agacha la cabeza, agacha la cabeza. No que estuviera pegando tiros el pobre chico xD ¿Por qué la gente mira a otra gente? (Como el de: No toques, ¿por qué tocas? Que le gusta tanto a mi madre). A los tímidos no nos deberían mirar, se nos nota. ¡A mí se me nota! Jesús dijo que no, que para nada... Me ha mirado raro, lo mismo es que llevo pintalabios en los dientes xD Pues no, no llevo, seguro que es porque hacía gestos raros. ¡En casa no los hago! Como diría quien yo me sé, los mismos nervios >.< Da igual, no le voy a volver a ver... Y si lo hago voy a dar la impresión de ser igual de pava, así que... Como hablé con Albert, los tímidos con las cosas MUY claras no dudamos nunca, tan sólo de nosotros mismos. ¿Eso nos hace ser indecisos o tan sólo inseguros? 

- Mama, creo que le has molao'.
- ¿Eeeh?
- A un chico que ha pasao'
- ...
- Nada mama, que nunca te fijas en nada ni en nadie, mujél xD
- No...
- Ya lo sé, no todo el mundo es como yo.
- Te miraba a ti, porque eres muy guapa.
- Claaaaaaaaaaaaaaaaaro, ni yo misma lo habría dicho mejor, ¿cómo no se me había ocurrido antes? Y lo es amor de madre, ¿a que no?
- Jajajajajajjaja, ¡¡Áaaaaleeeex!! xD

No quiero entrar a esa tienda.

Dependienta: Así que la tele no se ve en su casa, pero en otras casas sí.
Mamá: Así es.
D: Pero, la sintonizaron y estaba enchufada a la colectiva.
M: Sí pero no se veía ningún canal.
D: ¿Ninguno? Pues es raro, se podría ver mal, pero ninguno... Aunque no me extraña, a veces en algunas zonas no se ve ninguna televisión y muchas marcas dan problemas, ¿de qué zona son?
M: X (¿O qué creíais? xD La entrada es muy zumbada, pero aún estoy cuerda :P).
D: Entonces la solución será cambiar de marcas o de antena hasta que den con ella y se vea.
Yo (entro en acción y no sólo sonrío, ¡tachán!): O cambiar de casa. xD
Dependienta y mamá: JAJAJAJAJAJA xD

(Ssssshhhhhh, ¡¡no te pongas roja!! Como un tomate.)


Mamá: Vamos a ver la ropa. Yo ya estaba pensando en mi segundo "acto de presencia" (eehhh, que estoy aquí) del día. Un logro, dos en un día xD

- Álex
- Qué
- ¿Te gusta esta camiseta?
- ¿Cuál? ¿Esa?
- Sí, esa.
- ¡Siesa tú! xD
- ¿Ves como al final te lo pasas bien?
- Sí mamá...

...


Desde este momento hasta dentro de, al menos, una semana. Mi vida continuará, pero mi mente pensará de forma reiterativa en la última vez que me puse roja. Me da igual lo que piensen los demás, pero no lo que yo pienso.


Seeeeh, fin de la paranoia xD